Seguir
Portada » Análisis » Análisis de Back in 1995

Análisis de Back in 1995

Terror clásico.

Los juegos indies nacieron con el propósito de darles una oportunidad a estudios pequeños de realizar videojuegos comerciales con menos recursos que las grandes desarrolladoras, en un momento en el que desarrollar un videojuego era una tarea millonaria. Muchos de estos juegos indies para abrirse paso en la industria recreaban experiencias del pasado (de la época de las 8 y 16 bits) haciendo un llamamiento a la nostalgia. Back in 1995 llega con el propósito de recuperar la sensaciones que nos trasmitían los primeros juegos en tres dimensiones de la época de las 32 bits.

Volver a pasar miedo

Back in 1995 es un juego de terror a la vieja usanza, que recrea a los primeros juegos del género de la época de las 32 bits, en concreto a Silent Hill y también a la saga Resident Evil. En el título se nos pone en el contexto de una ciudad infestada por monstruos, siendo nosotros uno de los pocos supervivientes que quedan. Vemos una torre alta a lo lejos, en la cual parece encontrarse la solución a todos los problemas.

Como no podía ser de una forma, la jugabilidad también recupera la esencia clásica. Nos movemos a partir de nuestro propio eje, por lo que, al movernos hacia delante, lo hacemos hacia donde esté mirando nuestro personaje y no desde donde se posicione la cámara. Contamos con un menú donde ver, y también equipar para poder utilizarlo durante el juego, todos los objetos que recogemos del escenario.

En realidad no hemos pasado tanto miedo

Ciertamente, Back in 1995 se parece a nuestros queridos clásicos, pero dista mucho de ser como ellos y, por supuesto, ni por asomo divierte como aquellos. La jugabilidad no es que sea tosca, ya que esto tiene su encanto, pero es lenta, muy lenta, con animaciones lamentables. La acción es simple, el reto inexistente y el ritmo torpe, con situaciones metidas con calzador e incluso repetitivas.

Gráficamente Back in 1995 es un juego malo, y volvemos a recalcar que no tiene que ver con la estética de los juegos de aquella época. Los diseños son simples y poco inspirados. Enemigos hechos con cuatro polígonos lo dejan patente. Además, la ambientación brilla por su ausencia, fracasando en lo más básico en un título de terror: dar miedo. La música podría dar el pego, pero en muchas ocasiones no transmite lo que se ve en pantalla y parece que está puesta porque sí, sacándonos de la inmersión. El juego además dura apenas dos horas.

Es difícil sacar aspectos positivos a esta obra. En todos los aspectos resulta mediocre e insustancial. Me cuesta recomendarlo porque no creo que agrade ni a los nostálgicos, pues hace 20 años también me hubiese costado encontrarle algo a destacar de manera positiva. Back in 1995 simplemente es un mal juego.

Resumen
Es difícil sacar aspectos positivos a esta obra. En todos los aspectos resulta mediocre e insustancial. Me cuesta recomendarlo porque no creo que agrade ni a los nostálgicos, pues hace 20 años también me hubiese costado encontrarle algo a destacar de manera positiva. Back in 1995 simplemente es un mal juego.
4
Pobre

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Carlos Firás hace 1 mes.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.