Seguir
Portada » Análisis » Análisis de Deadly Premonition Origins

Análisis de Deadly Premonition Origins

Hay videojuegos que, por suerte, superan con mucho las primeras impresiones que nos causan. Tal es el caso de este Deadly Premonition Origins, adaptación a Nintendo Switch de la versión Director’s Cut del original juego nacido de la mente de Suehiro Hidekata, alias SWERY, hace casi ya una década.

Vídeo de la edición Director’s Cut para anteriores sistemas. La misma que nos ha llegado pero con otro nombre.

Please, call me York

El agente del FBI Francis York Morgan (o York, todo el mundo le llama así), va al pueblecito de Greenvale a investigar la muerte de una joven que, al parecer, tiene un componente esotérico e incluso de culto.

Al más puro estilo Twin Peaks, inspiración que no oculta en ningún momento, pronto seremos testigos de varios sucesos paranormales que, al contrario de lo que podría parecer, nos harán querer más si cabe resolver el caso. ¿Niños que parecen querubines y que nos hablan en sueños acerca de una mujer colgada de un árbol con los brazos en cruz desnuda y destripada? ¿Toques de survival horror vieja escuela? ¿Personajes carismáticos? ¿Doble personalidad? Todo eso es Deadly Premonition y mucho más, aunque en plan bajo presupuesto. Muy bajo presupuesto.

Porque estamos ante un juego que muchos consideramos de culto (sí, me incluyo, ya en Xbox 360 lo hacía); uno de esos juegos de autor soberbios por su planteamiento, su originalidad y lo arriesgado de su propuesta como pudieran ser Flower, Sun and Rain, No More Heroes, Disaster: Day of Crisis o Cursed Mountain. No te dejará indiferente si le das una oportunidad y sobre todo si le perdonas su aspecto gráfico feo y lleno de bajadas de frames, su mundo abierto de chichinabo y sus efectos de sonido para llorar, y no de miedo.

Quienes lo hagan, encontrarán una aventura en tercera persona que recuerda a Resident Evil 4 en su jugabilidad con armas y su gestión del inventario, a Silent Hill por razones obvias y también, y que muchos me perdonen, a Shenmue en cuanto a qué hacer y en su más que limitado entendimiento de lo que es un mundo abierto. En este podremos hacer muchas más cosas que ocuparnos del caso en cuestión, y serán precisamente la cantidad de detalles que aquí encontraremos lo que hará que Deadly Premonition sea único; y también que nos enteremos mejor de cómo funciona todo la segunda vez que lo juguemos.

Si queremos seguir al sheriff y su ayudante en la resolución del caso, podremos hacerlo, pero nos estaremos perdiendo a toda una serie de personajes singulares y perturbadores a partes iguales que nos proporcionarán misiones secundarias de lo más variopintas. Pero ojo, porque hay eventos a los que dirigirnos a una hora concreta, por lo que habrá que estar siempre atentos del reloj, y de dormir, comer o asearnos.

Pequeños detalles, como las tarantinianas charlas mientras conducimos (sobre cultura popular como películas y series), que hacen que cada minuto de las casi 20 horas que nos llevará completar el juego no caigan en saco roto. Un poco más si gustamos de coleccionar todos sus secretos o si nos gusta entretenernos en carreras, pesca y otras actividades a realizar al aire libre.

Por supuesto, todo esto no es su núcleo jugable, aunque lo combina magníficamente bien. Lo que haremos cuando estemos en plena investigación será disparar (apuntando sin movernos en pleno 2019, quién me lo iba a decir), romper bidones y cajas clónicos, recabar pistas, resolver pequeños puzles y elaborar perfiles. Esta última es la habilidad principal del agente York, una habilidad que comparte y comenta con Zach, quien parece estar únicamente dentro de su cabeza; hasta responde a nuestro protagonista. Un rasgo que a veces trataremos de ocultar a los habitantes del lugar, claro que ellos también tendrán sus propios secretos.

El elenco de personajes de Deadly Premonition Origins es, sencillamente, magistral. Cada NPC que os crucéis tiene su propia personalidad definida, su manera de hablar y de moverse y sus intenciones más o menos ocultas. Claro que tampoco serán muchos y casi todos tendrán un esquema de movimientos igual de cutre, pero qué más da a estas alturas. Ya hemos visto 2 000 veces el mismo pino, 40 la misma textura en las paredes, otras tantas el mismo diseño de enemigos y además hemos conducido varios kilómetros los coches con peor manejo de la historia del videojuego y hemos sobrevivido, un poco más no nos va a hacer daño. Y así es como van pasando los minutos y las horas y acabas cogiéndole un cariño inimaginable a este título de serie entre B y Z que, eso sí, tiene una banda sonora de auténtico escándalo, donde destaca especialmente el tema The Woods and the Goddes. Avisados estáis.

 

Y sin embargo, te quiero

Deadly Premonition Origins no es un juego para todo el mundo; de hecho, es probable que lo sea para poca gente. Es un juego que si no lo movió Wii en su día, fue por poco, un título al que le falta presupuesto pero le sobran buenas ideas y que además están, en su mayoría, bien implementadas. Su público agradecerá las idas de olla de su protagonista, un personaje al que llegaréis a querer tanto como a Kyle Hyde, por poner otro ejemplo detectivesco.

Que su feo, pero feo envoltorio no os lleve a engaño, Deadly Premonition es un juego para el recuerdo, tanto por lo bueno como por lo malo. Ojalá la segunda entrega mejore en lo técnico lo visto aquí pero no demasiado, que también es parte de su encanto.

Resumen
Si eres de mente abierta y todavía soportas ciertas mecánicas a todas luces obsoletas, descubrirás un juegazo al que poner en un altar por casi todo menos por lo técnico; bueno, y por detalles jugables. Sin embargo, lo bueno pesa mucho más en esta ocasión.
8
Notable
Escrito por
Señor Bichos para ti.

¿Te ha gustado?

2 0
Comentarios

Para comentar tienes que estar logueado

Si no tienes una cuenta, puedes crearte una al instante para comentar.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Marcos Catalán hace 1 semana, 4 días.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.