Ittle Dew 2+

La traviesa aventurera ataca de nuevo

Ittle Dew 2+ es la secuela directa de un modesto título que nos cautivó con su homenaje en clave de humor de las clásicas aventuras de Link. Es un juego de acción y aventuras en vista cenital, donde descubriremos un mundo extravagante como sacado de la de mente de un niño, donde nos aguardan despreocupados enemigos y enrevesados rompecabezas. Para esta ocasión, además, nos ofrece contenido adicional en un versión ampliada del original.

La balsa prometida

Ittle y Tippsie van a la deriva en su sencilla balsa hasta que, como era de esperar de semejante embarcación, se hace pedazos dejándolas varadas en una isla desconocida. Lejos de sentirse desamparadas, lo ven como una oportunidad más para tener emocionantes aventuras en busca de los posibles tesoros que aguardan en tan enigmática tierra. Es entonces cuando aparece Passel, un personaje sospechoso que dice ser el guardián de la isla y trata, por todos los medios, de ahuyentar a nuestras protagonistas. La historia se va enredando mientras vamos conociendo a los locales, que nos pondrán las cosas aún más difíciles, cuando todo lo que queremos es encontrar las piezas necesarias para reconstruir nuestra balsa y largarnos de la isla.

Ittle Dew 2+ está diseñado de tal forma que podemos ir a cualquier lugar en cualquier momento, afrontando las mazmorras en el orden que queramos. De modo que podemos sacar provecho de ciertos objetos y atajos, que no están disponible si seguimos el camino recomendado por el mapa. Además de las mazmorras, que se completan en un suspiro, existen multitud de puertas ocultas y portales, que nos dan acceso a zonas secretas donde aguardan rompecabezas que nos harán pensar. La recompensa, pueden ser lapiceros de colores (para pintar más corazones), piezas de madera que podemos intercambiar en cierto lugar u objetos que potencian nuestras habilidades de combate. Movernos por este mundo resulta bastante ágil, gracias a las rápidas transiciones entre pantallas, los portales que comunican el pueblo con las mazmorras y los caminos subterráneos que nos permiten atajar grandes distancias.

Ittle Dew 2+

Repartiendo palos

El combate en Ittle Dew 2+ se cimienta sobre un control preciso donde predominan los tajos rápidos, combinados con una acción evasiva que nos permite rodar para evitar el daño durante una fracción de segundo. También contamos con las diferentes herramientas que encontramos a lo largo de la aventura, como la siempre efectiva dinamita que podemos lanzar mientras corremos o una vara capaz de repeler proyectiles. Los enemigos por su parte, son todos muy diferentes entre sí, desde las típicas criaturas que deambulan sin hacer daño a nadie, pasando por abejas que se lanzan en picado, globos oculares que disparan orbes de energía, despiadadas cazarrecompensas que aparecen y desaparecen a placer o los desafiantes jefes, habitantes de la isla a bordo de temibles máquinas de combate contratados para detenerte. Es un juego con una buena dificultad, gracias a unos enemigos que no se andan con medias tintas, lo que nos obliga a permanecer siempre alerta y ser persistentes.

En cuanto a los rompecabezas, piedra angular del juego, están por todas partes. No son nada que no hayamos visto antes, como pisar losas en cierto orden, golpear varios cristales en un intervalo corto de tiempo o mover bloques sobre interruptores, pero el uso de los objetos les da un giro interesante haciéndolos más complejos y exigentes. Otro detalle curioso, es que si prestamos atención a las conversaciones que tenemos con los diferentes habitantes de la isla, podemos descubrir pistas que nos llevan directamente a zonas ocultas o nos enseñan como resolver algunos enigmas.

Ittle Dew 2+

Saltando a un mundo tridimensional

Ittle Dew 2+ evoluciona gráficamente para ofrecer algo más complejo de lo que vimos en su primera entrega, pero sin distanciarse de su estilo cartoon gracias al uso del cel shading con un bordeado que vibra dándole un aspecto sensacional. Los escenarios están diseñados meticulosamente y con una gran dosis de imaginación, con lugares como la playa de bastones de caramelo, el bosque donde caen estrellas o el volcán de nachos donde las bananas crecen del suelo. Esta originalidad e irreverencia se extiende a las mazmorras, donde nos adentramos en lugares del todo inesperados, y a los enemigos, increíblemente carismáticos y entrañables. Por otro lado, la música y sonido acompañan perfectamente, con melodías que cambian constantemente de una zona a otra.

Ittle Dew 2+

Veredicto de Ittle Dew 2+

Ittle Dew 2+ tiene todos los ingredientes de la saga en la que se inspira, pero gracias a sus numerosas virtudes, logra desmarcarse como una propuesta diferente cargada de personalidad propia, algo que ya logró en su primera entrega. Es un juego que desprende originalidad por todos sus poros, manteniendo el tono desenfadado en todo momento y logrando que pasemos un rato realmente entretenido. Aunque no sea especialmente largo, encontrar todos sus secretos así como completar el mundo de los sueños (contenido ampliado de esta edición), alargará algo la duración global del título. En resumen, es un juego absolutamente recomendable, desafiante y divertido.

Comentarios