Corriendo hacia la libertad con estilo.

Dos largos años después de su lanzamiento en el continente Americano, llega finalmente a Europa, no sin aumentar sensiblemente su precio de venta, el refrescante y alocado runner Alien On The Run. Por fin podemos disfrutar de este título desarrollado por G-Style y publicado por Joindots, que encierra en su interior pura diversión en formato portátil.

Prision Break

Os presentamos a Delude, una simpática y extraña criatura de más allá de las estrellas que, sin saber como, ha acabado recluida en una nave alienígena desconocida. Nuestro objetivo consiste en guiar a tan afable ser en un carrera contrarreloj, a lo largo de una serie de escenarios cargados de trampas y absurdos mecanismos, que harán nuestra tarea aún mas complicada.

Hay un total de 17 escenarios a nuestra disposición, que a su vez se dividen en cuatro niveles más un quinto donde tenemos que recoger una serie de botes de salsa extra picante. Por lo que tenemos un total de 85 niveles diferentes con los que deleitarnos. Un número considerable que no aumenta en demasía la duración del título, ya que se trata de niveles muy cortos, rápidos y dinámicos, que sin embargo resultan adecuados para el formato portátil.

Un momento… ¿salsa picante? En efecto, y tiene una explicación de lo más racional y científica. Al parecer, nuestro inocente Delude cuenta con un “propulsor gaseoso” incorporado, que reacciona a dicha salsa, provocando una erupción de proporciones épicas capaz de lanzar a nuestro héroe fuera de la nave y en última instancia, en caída libre a su planeta de origen. Pero al igual que todo lo sube tiene que bajar, en este caso todo lo que baja vuelve a subir. La alegría de Delude dura poco porque nada más llegar a tierra firme, sus efusivos congéneres lo reciben con los brazos abiertos para balancearle brutalmente proyectándole de vuelta a su prisión espacial.

[imagen 01]

Las mil y una poses

El primer paso para liberal a Delude, es superar un tutorial que nos enseña el movimiento insigne que nuestro personaje utiliza para librarse de los recurrentes rayos tractores. Si mantenemos pulsado B mientras corre, se desliza hasta que lo soltemos, ejecutando una divertida pose capaz de destruirlos en caso de ser amarillos. Si embargo, los rayos tractores morados son indestructibles y debemos deslizarnos a través de ellos o pulsar repetidamente B para escapar de su influencia. Este sencillo movimiento es el núcleo jugable de todos los niveles, pero conforme avanzamos, descubrimos nuevos artilugios que bloquean el camino así como diversas trampas como pueden ser un suelo electrificado o resbaladizo. Nada de esto queda cubierto en el tutorial, pero basta con encontrarlos una vez para comprender al vuelo como sortearlos.

Tras esta toma de contacto, se abre ante nosotros todo un mundo de posibilidades donde muchos de los escenarios son accesibles desde el principio. Su diseño hace un uso ejemplar de todos los elementos disponibles en el juego, desde los inspirados en una trampa en concreto a otros donde cuidadosamente se mezclan. También han acertado con la curva de dificultad, con unos niveles iniciales sencillos, que al superarlos dan acceso a versiones más desafiantes, para en ultima instancia, si logramos la puntuación suficiente, desbloquear los niveles más difíciles. Aunque el verdadero reto, más allá de llegar al final de cada nivel lo cual no es excesivamente complicado, consiste en lograr la máxima puntuación, que requerirá en muchos casos de una ejecución casi perfecta.

A tal efecto, podemos previsualizar cada nivel antes de empezar para planificar nuestra ruta (especialmente interesante en los niveles donde hay que recoger la salsa) y reiniciarlos de forma instantánea si hemos cometido algún error. Adicionalmente, cabe mencionar que más adelante se desbloquean una serie de accesorios que, en mi opinión, rompen por completo el juego y sin duda es un error que se desbloqueen tan pronto, tentando al jugador con algo que podría considerarse hacer trampa.

[imagen 02]

Bueno, bonito y barato

El aspecto gráfico de Alien On The Run es el idóneo para acompañar a este tipo de juego desenfadado donde predomina un tono de humor. En primer lugar, nos encontramos con unos escenarios muy bien diferenciados, compuestos por un muro de fondo, la pista de obstáculos delimitada por una delgada línea roja y un vacío e impenetrable abismo. Cada escenario, todos diferentes entre sí, imita lo que sería el interior de una nave, con un aspecto tecnológico salteado por trampas que destacan por sus colores vivos y efectos llamativos. Aunque el absoluto protagonista es, sin lugar a dudas, Delude.

Con un diseño adorable remarcado por el uso de cel shading, esta carismática criatura siempre encuentra un momento para divertirnos con una alocada pose de su vasto repertorio. Aunque uno podría pensar en esta interrupción durante la carrera como algo que rompe el ritmo del juego, lo cierto es que se mezcla de forma totalmente natural e incluso nos beneficia en ocasiones a la hora de esquivar ciertas trampas.

Al igual que ocurre en tantos otros juegos de corte independiente de la eShop de Nintendo, Alien On The Run no hace uso del efecto estereoscópico, y lo cierto es, que no lo echamos en falta, el juego luce muy bien sin él. No nos olvidamos de una música y efectos de sonido atípicos que son exactamente lo que podríamos esperar de esta alocada propuesta.

[imagen 03]

Veredicto de Alien on The Run

Alien On The Run es un título modesto que bien podría llegar a pasar desapercibido dado su carácter independiente y el considerable retraso que ha sufrido en el lanzamiento para nuestra región. Si hay algo que podemos echarle en cara, es que resulta desafortunadamente corto y aunque sus mecánicas no llegan a ser repetitivas por ese mismo motivo, habría sido todo un acierto contar con más variedad de situaciones y trampas.

Tampoco son especialmente interesantes los elementos desbloqueables, que se limitan a un recoloreado de nuestro protagonista y ciertos accesorios que haríamos bien en no usar. No obstante, todo esto son minucias comparadas con una jugabilidad absolutamente adictiva y perfectamente diseñada para nuestro disfrute.

En resumidas cuentas, es un juego que logra brillar con luz propia en destellos de pura diversión y buen humor, que aunque resulta breve, cumple con creces.