Voez, el análisis del primer juego musical que llega a Nintendo Switch estrenando el modo portátil

El género de los juegos musicales no se ha querido perder el estreno de Nintendo Switch y lo hace con Voez, un juego que tras su paso por las plataformas móviles da el salto a la nueva consola de Nintendo de la mano de Flyhigh Works a los cuales les toca la difícil tarea de distinguir su producto del resto de versiones para ver si realmente merece la pena descargarlo de la eShop o con tenerlo en el móvil nos es suficiente. Todo esto y mucho más es lo que vamos a valorar en este análisis para Revogamers.

En modo portátil

En el lanzamiento muchas de las características de Nintendo Switch se han pasado por ellas “de puntillas” y una de ellas es su pantalla capacitativa, es decir que funciona como la de los móviles en vez de la resistiva que hemos tenido en portátiles desde la época Nintendo DS y en sobremesa en Wii U. Esto implica, por tanto, que con Nintendo Switch hemos dicho adiós al Stylus, este pequeño lápiz que nos ayudaba a jugar a juegos musicales como el que nos ocupa.

Voez es, por tanto, el primer juego que opta por esta manera de jugar y lo hace en modo portátil, es decir que, como tenemos que pulsar con nuestros dedos la propia pantalla, el único modo de poder jugarla es con nosotros y podemos optar por quitar los Joy – Con si queremos estar más cómodos ya que todo se maneja con la pantalla táctil como si fuera una tablet.

Es por ello que nos ponemos cómodos con la Switch en las piernas (o superficie plana) y nos disponemos a calentar nuestros dedos para enfrentarnos a este reto musical, cogemos los cascos para poder mimetizarnos con la música y nos disponemos a darle al Play.

Más de 3 rombos

No so alarméis que no, no estamos ante un juego para adultos sino más bien que los rombos son los protagonistas de este juego musical. La pantalla de juego es una serie de líneas donde van cayendo estos rombos y tenemos que pulsar la pantalla en el momento justo para poder encadenar combos y conseguir así la puntuación más alta posible para que nuestra valoración en ese nivel también lo sea.

Pensaréis que, salvo por los rombos, muy original no es la propuesta, pero cuando a los pocos minutos de empezar ya estás tatereando la canción del tutorial es que este juego consigue transmitir algo que lo hace especial. pero vayamos por partes.

En este tutorial aprendemos los movimientos más básicos: Tenemos rombos grandes y pequeños que bajan solos, en grupo o con varios rombos en paralelo, por lo que necesitarás las 2 manos y varios dedos para poder tener éxito y no llenar de fallos tu partitura. También existen otros medios rombos que señalan un lado y tendremos que deslizar en la dirección que marquen y hay otros rombos continuos, para pulsar en la misma línea o en movimiento mientras se desplaza por la pantalla.

En este primer nivel te preguntas si todo va a ser tan simple y repetitivo en las más de 100 canciones distintas que incluye, pero pronto descubrimos que con sólo esos elementos en pantalla se pueden hacer grandes cosas.

De este modo, nos disponemos a elegir una nueva canción y las hay de diferentes tipos que van desde canciones de J-Pop a instrumentales, a piano o directamente música electrónica. No son de ningún videojuego ni de cantantes conocidos pero no lo necesitan para que la selección sea lo suficientemente variada y entretenida y algunas de ellas son verdaderas obras maestras a las que vuelves una y otra vez a jugar no por batir tu record (que también), sino para seguir tarareando esa melodía que te engancha sin remedio.

Las canciones las podemos ordenar por orden alfabético o por dificultad, a gusto del consumidor pero no te asustes si eliges un nivel alto de entrada y no das ni una porque el juego requiere su práctica. En mi caso, tras desesperarme con algunas canciones decidí empezar por las más sencillas para ir pillándole el truco.

Agilidad táctil

Sí, necesitas ser muy ágil y jugar con las 2 manos ya que el juego no distingue si eres diestro o zurdo y los rombos caen a la misma velocidad en los 2 lados de la pantalla. La sensación es magnífica ya que da la impresión de estar tocando las teclas de un piano y los rombos van cambiando de dirección y de ritmo según sea la propia canción, encajando a la perfección el ritmo de las pulsaciones con la música y te crea un clímax en el que parece que la música sale de ti.

La historia es muy simplona aunque poco más necesitamos. Somos un grupo de amigos amantes de la música que queremos llegar al estrellato con nuestro propio grupo musical. Esta historia se nos va mostrando en imágenes que relatan junto a unos textos en inglés lo que les pasa a este grupo de amigos y alguna de las ilustraciones son dignas de compartirlas por redes sociales gracias al nuevo botón de captura de imagen del Joy – Con.

Para ir desbloqueando la historia tenemos que superar diferentes retos como por ejemplo pasarnos X canciones con un determinado nivel de puntuación y tenemos 76 imágenes a desbloquear. Al principio parece sencillo pero conseguir altas puntuaciones en el modo difícil o especial es un coto reservado para los dedos más ágiles.

Por ejemplo, para conseguir en el modo difícil un rango B (que todavía están el A y el S por encima) no podemos dejar escapar ninguno de los casi 300 rombos caen, lo cual no es nada fácil ya que en estos modos la canción cambia por completo, ya que no se trata sólo de subirte la velocidad de caída de los rombos (la cual puedes regular tu en cada canción) sino que aunque sea la misma melodía el nivel se reinventa casi por completo complicándolo de manera exponencial por lo que podemos considerar que al final son 348 las canciones incluidas, por lo que tenemos juego para rato.

Y por si nos parece poco, tenemos más de 200 avatares a desbloquear para ir superando retos lo que unido a las próximas actualizaciones gratuitas que nos han prometido, hacen que estemos ante un juego que vas a aprovechar muy bien.

La diferencia con la versión para móvil es que en Nintendo Switch por poco más de 20€ tenemos la versión completa, cuando en móvil es un Free to Start a más de 1€ cada canción suelta, lo que deja en muy buen lugar a esta versión que nos ocupa. Además sólo jugando en una tablet tendrías sensaciones parecidas por que en un móvil normal no hay espacio de pantalla suficiente para garantizar precisión.

En conclusión, Voez pasa el corte con nota y destaca dentro del catalogo inicial de Nintendo Switch demostrando que aunque haya nacido como desarrollo móvil en su pase a Switch se adapta a la perfección a la máquina con una propuesta muy fresca por la inmersión que consigue en el jugador en esa comunión entre música y ritmo que lo hace perfecto para despertar nuestros sentidos tras nuestro paso por Hyrule.