Este poncho te dará personalidad.

Con la llegada de los ¨indies¨ comenzaron a surgir propuestas que despertaron el interés de los jugadores al ver que se abrían puertas a experiencias que no serían posibles por otro tipo de medios. También llamaba la atención que podría tratarse de una puerta para traer de vuelta experiencias del pasado. El título que nos ocupa atrajo la atención de muchos por las dos razones. Si quieres saber que nos ha parecido PONCHO, ponte tu mejor poncho y continúa leyendo.

¡Qué PONCHO más bonito!

Poncho, un robot con la peculiaridad de llevar puesto un poncho puesto, despierta en un mundo devastado y post-apocalíptico en el que ya no queda rastro de humanidad. Una enorme torre roja se proclama como superviviente ante la catástrofe que ha derrumbado y convertido en ruinas todo producto surgido de la mano del hombre.

La herencia humana, los robots, viven con temor sus últimos días ante la falta de fuentes de energía que los llevará a convertirse en chatarra, a la vez que lamentan con nostalgia épocas mejores junto a sus creadores. Poncho tiene clara su misión: llegar hacia la Torre Roja, la cual parece ser la respuesta y solución a todas las incógnitas.

Estéticamente, PONCHO es un título muy llamativo, de los que te entra por los ojos y hace que no quieras cerrarlos para no perderte ningún detalle, ya que prácticamente cada pantalla, todo, está inundado de detalles en esta aventura, lo que lo convierte en la principal prueba de que hay un trabajo considerable detrás de su desarrollo.

WiiUDS_Poncho_06_mediaplayer_large[1]

PONCHO utiliza una estética ¨pixel-art¨ para devolvernos a épocas que muchos recordamos con nostalgia en donde predominaba el género de las plataformas, pero con la suficiente personalidad como para no caer en el saco de lo genérico y forjarse una imagen propia con la que ser reconocido al instante.

A pesar de presentar un aspecto desenfadado, hay que destacar su capacidad de transmitir que nos encontramos en un mundo desamparado y falto de esperanza, en donde la naturaleza empieza a resurgir frente a la huella, ahora en ruinas, dejada por la humanidad. Gráficamente es cautivador, pudiéndose disfrutar tanto en el televisor como en el Wii U gamepad en cualquier momento gracias al Off-TV.

Aún así, PONCHO no está exento de fallos técnicos: los parones de un segundo de duración son ocasionales y, por supuesto, molestos. Además, nos hemos visto obligados a reiniciar el juego en un par de ocasiones, en donde, la primera vez no permitía realizar un cambio de dimensión por lo que Poncho quedó atascado en una plataforma, y la segunda porque el sonido desapareció completamente. Y hablando del sonido, un factor que contribuye positivamente a la experiencia, acompañándonos con melodías que dotan a este mundo de un aura de misterio.

WiiUDS_Poncho_01_mediaplayer_large[1]

En tu plano o en el mío

PONCHO nos ofrece un juego de plataformas puro, donde no encontramos ni enemigos ni armas con las que realizar ataque alguno. Aunque su propuesta no es innovadora, ya que existen otros títulos que hacen uso de ella en menor o mayor medida, sí lo es en la manera en que está implementada: tendremos que movernos entre planos o dimensiones, como lo queráis llamar. Así es, valiéndose de los botones de dirección, un botón de salto y cada uno de los gatillos para desplazarnos hacia delante o hacia detrás, podremos movernos entre tres planos de profundidad.

De esta forma, este vaivén tan dinámico entre planos convierte a los propios escenarios en la base jugable de PONCHO, ya que tendremos que jugar con las diferentes dimensiones para encontrar el camino que nos ayude a avanzar. No hay objetos que romper ni elementos que arrastrar de un lugar a otro, el escenario es el puzle, el recurso fundamental de la aventura.

El título tiene un amplio componente de exploración al no haber ningún tipo de señal o indicación que nos indique el camino a seguir, y la regeneración espontánea al morir es un factor que nos incita a ello, pues no son pocos los caminos y plataformas que se ocultan entre planos y que esconden los coleccionables con los que cuenta la aventura. El diseño de escenarios, por su condición innata, alcanza un gran nivel, y aunque no todas las pantallas cuentan con la misma calidad, el balance general es estupendo.

Poncho 2

Mamá, cinco minutos más.

La aventura de Poncho nos ha durado exactamente tres horas en su primera vuelta, indagando e intentando conseguir el máximo número de gemas y llaves, que vienen a ser los coleccionables de cada fase. Calculamos que para conseguir el 100% no requiere más de cinco horas.

Pasa algo curioso con este juego, porque da la sensación de que el final llega abruptamente. Despertamos en un mundo devastado, vamos conociendo las condiciones en las que se encuentra y los resultados de la catástrofe que se ha producido, conocemos un par de ¨sociedades¨ y tribus y, sin previo aviso, nos topamos con la fase final. No le da tiempo a desarrollarse, tenemos un comienzo y seguidamente un final. Es una verdadera lástima, porque nos hubiera gustado conocer más de este mundo que han creado, ya que han dejado un amplio margen para descubrir.

WiiUDS_Poncho_05_mediaplayer_large[1]

PONCHO resulta ser un juego al que artísticamente pocos reproches se le pueden echar, ofreciendo un planteamiento interesante que invita al jugador a seguir jugando, siendo su peor defecto su fugaz duración, el cual sin previo aviso nos dejará con ganas de más. Aunque esto tiene una connotación positiva: PONCHO nos ha gustado.