16 bits remasterizados.

Sin duda alguna Super Nintendo fue la consola en la que nacieron decenas y decenas de fantásticos títulos RPG y donde también se consolidaron grandes sagas del género. Final Fantasy o Dragon Quest siguen muy vivas hoy en día, otras tantas han ido cayendo en el olvido como la saga Mana o la que hoy nos ocupa Romancing SaGa. Estas últimas han llegado a Nintendo Switch. El recopilatorio de la saga Mana no ha salido de Japón y la segunda entrega de Romancing SaGa, que ciertamente es la quinta de la serie SaGa, acaba de llegar a la consola híbrida de Nintendo completamente remasterizada.

La historia de los siete héroes

Romancing SaGa 2, lanzado originalmente en 1993 para Super Nintendo, cuenta la lucha de siete héroes que salvaron el reino tras acabar con el mal, pero tras ello desaparecieron sin dejar rastro y se convirtieron en leyenda. Después de un tiempo regresan, pero no son como los habitantes del reino esperaban, ahora son nuestros enemigos.

Durante la aventura tomaremos el control de distintos personajes en la línea sucesora de los gobernantes del imperio. Cada vez que perdamos la vida, ya sea por caer en combate o porque la historia así lo diga, podremos elegir un sucesor que heredará los genes, es decir, las técnicas de su predecesor. Perderemos también a todos los compañeros del equipo, morirán para siempre. De todas formas no hay que preocuparse, en el imperio hay un buen número de mercenarios que darían su vida por ayudarnos en nuestra aventura, y estos nunca dejarán de aparecer.

Somos, como quien dice, el gestor de un reino que se expande durante décadas. Un planteamiento realmente original en comparación con otros RPG, donde solemos ser el héroe que salva al mundo. Aquí debemos salvar nuestro reino.

Remasterizando…

La remasterización de Romancing SaGa 2 cambia mucho el estilo gráfico. Ahora todo está más detallado, aunque es cierto que la esencia sigue siendo 2D, pero todo está mucho mejor definido. Los personajes siguen estando pixelados y es algo que desentona bastante con la considerable mejora de los escenarios que los rodean.

Los combates, por su parte, no han sufrido tanta mejora. Estos son igual de estáticos que los originales, dado que los personajes siguen igual de pixelados, no hay ninguna mejora de animación, salvo en contadas ocasiones. Los fondos de los combates si han mejorado, igual que los escenarios de fuera de ellos. Es algo que llama bastante la atención, lo cuidados que están todos los fondos, edificios y decorados y lo pixelados y carentes casi de animación que están los personajes.

La remasterización no se ha limitado sólo al aspecto visual, también hay nuevo contenido. Al entrar al juego nos dará la opción de elegir entre la versión original o la mejorada, la cual recomiendan. El contenido añadido incluye nuevas mazmorras, clases, localizaciones y el modo New Game+, mediante el cual podremos traspasar datos de nuestra partida a una nueva.

… el remake de móviles

No obstante, todo esto tiene truco, y es que esta remasterización no está hecha sobre el juego original, sino sobre un remake del original hecho hace unos años para dispositivos móviles. Lo cual, por desgracia, se nota demasiado.

La interfaz es la de la versión para teléfonos móviles, está claramente pensada para ellos. Todos los menús del juego son terriblemente intrusivos, están muy centrados en la pantalla y ocupan la mitad de esta. El tamaño de los textos es realmente grande, pero a pesar de ello, falta información. Durante los combates si queremos consultar la salud de nuestro grupo deberemos pulsar un botón, cuando lo clásico suele ser que el menú esté en la parte inferior de la pantalla y se pueda ver la salud y los enemigos en todo momento. Este juego tiene una interfaz completamente diferente y nada pensada para televisores.

El control por su parte es bastante incómodo. Funciona mediante “baldosas”, como los RPG de la época o los juegos de la saga Pokémon hasta la sexta generación, estas no son visibles lógicamente. se hace realmente extraño que un juego que se considere remasterización y más viniendo de un previo remake siga funcionando de esta guisa. En espacios pequeños no dejaremos de colisionar con los obstáculos debido al breve, pero molesto, retardo del control y su poca precisión. En las mazmorras tres cuartos de lo mismo, los enemigos son visibles y también se mueven así, pese a verlos, en la mayoría de ocasiones no podremos evitar la colisión y por ende, el combate.

A consola con el mínimo esfuerzo

Es otro más de esos RPG de la edad dorada del género en Super Nintendo. Su concepto de “muerte permanente” lo hace realmente original en su desarrollo y lo desmarca del resto de juegos del género. No es el mejor RPG de su época ni mucho menos, los combates son lentos y además está completamente en inglés.

La revisión no es todo lo redonda que podía haber sido, el hecho de estar hecha sobre el remake para teléfonos móviles trae consigo varios problemas de control e interfaz. Por otro lado los nuevos gráficos lo hacen realmente bonito de ver y son muy fieles al estilo original, además de tener contenido extra.

Si le perdonamos esos defectos es realmente un título muy recomendable y la oportunidad perfecta para probar otro gran RPG que en su momento no nos llegó.

 

Comentarios