FIFA 19 Nintendo Switch destacado

FIFA pasa de ronda un año más en Nintendo Switch, aunque esta vez en los penaltis.

El año pasado Electronic Arts trajo a Nintendo Switch su título del deporte estrella por estos lares, además en el mismo año de lanzamiento de la consola. Si bien llegó con algunas limitaciones, el ser la primera incursión con un, hasta cierto punto, justificable limitado tiempo de desarrollo, dichos pasos iniciales y algunos aciertos les sirvieron para llevarse el partido en pleno descuento. Eso sí, dejando entrever algunos destellos de la calidad en cuanto a lo que podría llegar a alcanzar aquí y fijando al respecto las vistas en FIFA 19.

En consecuencia, de misma manera que con permisividad aceptamos el entrante que aceptablemente resultó ser FIFA 18, exigimos al mismo tiempo un mayor esfuerzo para una posterior entrega, ante las ya pocas excusas que podían usar como defensa.

FIFA 19 Nintendo Switch Betis Joaquín UEFA Champions League

Promocionando otras consolas donde sí tienen la verdadera experiencia FIFA 19…

Ahora, este nuevo título llega con unas considerables expectativas, tanto por las mejoras pendientes como las novedades que ahora suma esta nueva edición. No obstante, esto plantea un problema, y es que sus esfuerzos se ven duplicados, pues ya no se trata de alcanzar el producto del año pasado, sino el de este. Es por ello que ya te adelantamos que pese a los avances, estos se quedan lejos de lo esperado.

Asaltando la UEFA Champions League

Una de las más llamativas y promocionadas novedades de esta nueva temporada en FIFA 19 es la adquisición de las licencias de la UEFA Champions League, UEFA Europa League y Supercopa de Europa. Unos sellos más que se unen a una franquicia que reúne una nada despreciable cantidad de derechos de ligas, equipos, estadios – exceptuando entre los más importantes el Camp Nou – y demás elementos relativos al mundo del fútbol. Mientras que las tres competiciones se integran perfectamente en el modo Carrera, la UEFA Champions League ocupa un lugar más destacado, pudiendo crear torneos personalizados para ello y embellecer los partidos rápidos con el ambiente de la máxima competición del fútbol en Europa.

Continuamos con otra importante novedad, muy enfocada al juego con amigos en casa. Sobre todo para los que buscan una pachanga rápida y divertida, alejada de los clásicos partidos y torneos. Y es que, junto a la ya citada competición europea, los partidos rápidos ahora permiten determinar la duración, posibilidad de seleccionar al azar los equipos, si queremos un rey de la pista y tipo de partido, siendo esta la opción más divertida.

Ante nosotros se abren así algunas reglas muy entretenidas para los partidos: Supervivencia, perdiendo un jugador el equipo que marque, Larga distancia, contando los goles fuera del área por dos, A 2 goles, donde durante un extenso partido el ganador es el primero en anotar dos goles, Sin reglas, desapareciendo las faltas, y Cabezazos y voleas, en el que los tiros desde el suelo no se aceptan.

Anotando con finalización exacta

Por otra parte, tenemos la denominada finalización exacta, opción que aquí puede pasar un poco desapercibida, pese a venir por defecto activada. Mediante ella, si una vez ejecutado el disparo vuelves a pulsar dicho botón, justo antes de golpear el balón, su velocidad, precisión y efecto se verán incrementados. Al fallar sobra decir que ocurre lo contrario, siendo el cursor sobre el jugador el que nos indica su correcta realización, cambiando el color del contorno al verde. Esta es una opción que dominada puede ofrecerte unas buenas ventajas y que no desajusta en exceso las probabilidades de marcar.

Frostbite, Ignite y Electronic Arts

En cuanto a los partidos, nada más saltar al terreno de juego percibes la mejora gráfica respecto al año pasado. Un cambio, que junto a su fluidez, ni siquiera te hace echar en falta mayor potencia en primera instancia. Con los primeros minutos, dicha sensación se sigue manteniendo. Sin embargo, los problemas más importantes llegan pasados unos encuentros. Problemas que tienen que ver el motor gráfico Frostbite, bajo el cual corre su hermano mayor pero no este FIFA 19, ofreciéndote en esencia la misma jugabilidad que el año pasado, derivada directamente de las entregas de 2015 hacía atrás.

Ni que decir tiene que no nos exigimos la fidelidad visual alcanzada con dicho motor, pues sería osado pensar que una plataforma híbrida puede mover lo que una de sobremesa, sino la riqueza técnica que este brinda, con una enorme variedad de movimientos, un conseguido sistema de colisiones, etc. Pues en apenas un rato descubres que con el anticuado Ignite los jugadores siguen pecando de una limitada variedad de movimientos, articulándose un tanto artificiales, y destacando sobre todo la tosquedad de algunas acciones, en especial las relativas a la lucha por el balón. En definitiva, unos partidos más superficiales y menos tácticos y realistas a los disponibles en las principales competidoras de Nintendo Switch.

FIFA 19 Nintendo Switch CR7 Joaquín

Derivado de dicho problema, encontramos también la continuada falta del modo El Camino, el cual desde que surgiese en FIFA 17 ha ido dando grandes zancadas, haciendo que incluso cojamos cariño al joven protagonista y compañía. Tal es así que, en esta ocasión, no solo perdemos la historia de Alex Hunter, sino la de Danny Williams y Kim, que también se incorporaban ahora.

Es justo en ese momento cuando entran en escena otras pequeñas carencias en este sentido, ya exigidas, haciendo que todo en combinación te deje la sensación de estar ante un producto que sigue a medio gas. Vuelven a faltar así las rápidas y sugeridas sustituciones sin necesidad de pausar el partido, y varios detalles que hacen más inmersivos los encuentros, como determinadas cinemáticas, los rostros reales de algunos de los entrenadores o el espray de las barreras.

Online desfasado, pero con amigos

Como contrapartida, llegamos a otro aspecto altamente demandado en FIFA 18, y que ahora se ha materializado: las invitaciones para los amistosos online. De esta manera, ya puedes jugar con tus amigos fácilmente en partidos en línea.

Dentro del multijugador online, para muchos la única razón de ser de estos títulos, su absorbente FIFA Ultimate Team (FUT) vuelve a dejar atrás algunos modos anteriores a esta nueva entrega, además de las novedades de este año. Y es que con todo ello, este FUT es en posibilidades comparable al de FIFA 16. Vuelven a faltar de tal manera el modo Squad Battles, con el que obtener recompensas enfrentándote a equipos diseñados por otros jugadores, y el FUT Champions, el más competitivo que te lleva a plantar cara a los mejores del mundo. Mientras que tampoco hay rastro del nuevo Division Rivals, que ofrece partidos con jugadores con habilidad similar a la tuya y te permite ganar una selección de recompensas semanales. Como resultado, tenemos únicamente las temporadas, FUT Draft y torneos, tanto para un jugador como en línea, además de las temporadas de amistosos, única novedad, y que llega paralelamente a las invitaciones para partidos amistosos online.

FIFA 19 Nintendo Switch FUT

En lo referido a lo jugable, pese a que en un partido normal el ritmo es el justo para disfrutar de una aceptable experiencia, al entrar al universo en línea esta puede volverse un tanto vertiginosa, haciendo del partido todo un correcalles. De manera que el encuentro puede acabar convirtiéndose en un espectáculo desbocado por momentos, en el que se echa en falta mayor pausa y juego en el centro del campo.

Negociando su renovación

Mientras que la edición principal de FIFA 19 plantea el debate acerca de si sus aportes respecto a la temporada pasada son suficientes como para justificar su compra, aquí esa misma cuestión esconde diferentes matices.

En primer lugar, no todo son reproches, y es que si algo consigue este título deportivo es trasladar el fútbol allá donde quieras gracias a Nintendo Switch, con un modo portátil que goza de un rendimiento bastante fluido y un nivel de detalle mayor al del año pasado. Algo sobre lo que hay que sopesar todos los aspectos negativos recabados, pues indudablemente habrá jugadores a los que la balanza les compense. Mientras que aquellos que ya se quedaron con la mosca tras la oreja en FIFA 18 posiblemente no vean alicientes suficientes para repetir ahora.

Una vez en este punto, no quedan dudas en cuanto a que se ha optado por partir del apresurado antecesor para aplicar algunas de la principales novedades de FIFA 19, en lugar de rehacer su obsoleta base, incompatible con algunos contenidos demandados. Retoques que a fin de cuentas simplemente le han servido para salvar los muebles de un desastre mayúsculo, teniendo incluso en cuenta que seguimos sin contar con algunas opciones destacadas. Más allá de las notables ausencias relativas al FUT y El Camino, no esperes ver suplidas tampoco la falta del modo Clubes Pro, el catálogo de recompensas o la compatibilidad con la aplicación FUT para web y móviles.

FIFA 19 Nintendo Switch Copa femenina

Por último, y paralelamente a sus carencias, encontramos que algunos de sus elementos no solo se encuentra llamativamente desfasados, reciclándose aquí contenidos de ediciones anteriores en exceso, sino que piden a gritos una profunda actualización. Más allá del motor gráfico, otro elemento insalvable son los comentarios de Manolo Lama y Paco González, pues no solo son excesivamente repetitivos sino que están muy limitados. Tanto es así que no encontramos ni rastro de Antonio Ruiz, ni de las observaciones referidas a las estadísticas o mínimas anécdotas que se alejen de describir los pases y tiros.

Conclusiones

Ni estamos para nada ante una edición Legacy, ni evidentemente esperábamos una adaptación calcada a la versión principal en lo que al apartado visual se refiere. El gran “pero” reside en que, tomando en consideración su antecesor, se ha echado muy en falta una versión mucho más rica en posibilidades que, con sus limitaciones, pueda ofrecer una fiel adaptación y no una desfasada alternativa.

En resumidas cuentas, FIFA 19 llega con algunos avances a Nintendo Switch, aunque no todos los que debería. Nuevamente estamos ante una de esas tesituras que tan poco nos gustan, debido más a los pocos esfuerzos que a las limitaciones reales del sistema, en la que los que tengan otra plataforma en la que jugar a este título deportivo tendrán que entrar a valorar, más allá de si estos añadidos compensan el volver a pasar por caja, si prefieren la experiencia completa con más contenidos y profundidad o la opción híbrida, porque de momento, ni parece ni se espera otra cosa.