Este muerto está muy vivo

Resident Evil: Revelations 2 llega por primera vez a una consola Nintendo tras haberse saltado, inexplicablemente, Nintendo 3DS, donde su primera parte cautivó a seguidores y no tanto de una saga que ya lleva con nosotros más de 20 años, tiempo durante el cual nos ha ofrecido tanto clásicos atemporales como entregas notables y otras totalmente olvidables, por suerte este Revelations 2 no tiene nada de esto último.

Viejos conocidos y nuevas incorporaciones

Resident Evil: Revelations 2 mezcla sabiamente lo nuevo con lo viejo, no solo en la historia o los personajes, sino también en las mecánicas.

El juego es una secuela de Resident Evil: Revelations y, como tal, se desarrolla después de los sucesos acaecidos en Terragrigia, y también después de lo visto en Resident Evil 5, por lo que encontraremos alusiones a estos títulos y a otros anteriores de la saga.

Si antes fue un barco, el Queen Zenobia, ahora nos toca enfrentarnos al T-Virus y sus múltiples cepas en una isla donde la minería es, o era, la principal forma de ganarse la vida.

Durante la aventura viviremos 2 historias diferentes protagonizadas por 2 parejas, una formada por Claire Redfield y Moira Burton y la otra por Barry Burton (el colega lleva con nosotros desde el primer juego de la serie, ahí es nada) y Natalia Korda, aunque, como es obvio, ambas acabarán por entrelazarse, cerrando así un arco narrativo con altibajos que por momentos raya a unos niveles realmente altos y otros deja demasiado a la vista que se trató de un videojuego con un origen episódico.

Ambas parejas tienen en común que uno dispara y el otro, bueno, abre cofres, molesta y poco más.

Es una de las grandes lagunas de esta entrega, donde una vez más haremos de niñeras y donde los personajes, digamos, menos principales, han sido desaprovechados, aunque no del todo.

Siguiendo la estela de León

No, esta vez el agente Kennedy no aparece por ninguna parte, pero en Revelations 2 hay mucho de Resident Evil 4, y del primer Revelations, obviamente.

Con una quinta parte que no satisfizo ni a fans ni al nuevo público, aunque inexplicablemente sí a gran parte de la crítica del momento, a Capcom no le quedó otra que volver al survival horror, motivo por el cual nació la subsaga Revelations, gran deudora de la sabia mezcla de estilos que vimos en Resident Evil 4 y que, por alguna extraña razón, no continuó en la sexta entrega, por lo que, una vez más, quienes gustáramos del terror más clásico, hubimos de volcar nuestras esperanzas en estas historias paralelas.

Con unos mimbres tan buenos y siendo la continuación de uno de los mejores juegos de Nintendo 3DS, era raro que Revelations 2 fallase, y no lo hace, pero, ni sorprende como su antecesor ni tampoco acierta en su modo de presentación (por episodios), lo que da lugar a una historia abrupta que no te deja disfrutar de los personajes como realmente habrían merecido.

Por el contrario, en el apartado jugable mejora lo visto anteriormente y agiliza prácticamente todas las acciones, como el cambio entre personajes, el árbol de habilidades o la mejora de armas. Son cosas que ya vimos en la primera parte pero que ahora son menos tediosas de hacer, menos abrir cofres, eso sí que no hay por dónde cogerlo.

Y, como ya ocurriera en Resident Evil 4 Wii Edition, vuelven los controles por movimiento. Quizás no sean tan precisos como en el juego de Wii, pero casi, eso sí, sabiendo configurar la sensibilidad al apuntar, os recomendamos que la bajéis a 1 o a 0.

Apuntar certeramente a la cabeza de los zombis (¿o eran infectados?) será sumamente satisfactorio en este modo, igual que usar el cuchillo o incluso recargar, donde Capcom ha aprovechado el sensor infrarrojo del Joy-Con derecho. A lo que no le ha sacado tanto partido ha sido a la Vibración HD. Existe y es regulable en intensidad, pero no esperéis florituras.

Por supuesto estos controles pueden combinarse con los tradicionales, así la experiencia será más descansada.

Compartir es (sobre)vivir

En todo Resident Evil canónico que se precie, el modo historia siempre ha sido el principal, y aquí no podía ser menos, sin embargo y como viene ocurriendo últimamente, podremos jugar este modo a dobles a pantalla partida. No en vano siempre habrá 2 personajes en pantalla, así que había que aprovecharlo.

Su otro modo principal y que os robará incluso más horas que la campaña, que dura entre 10 y 12 horas la primera vuelta, es el Modo Asalto. No es la primera vez que lo vemos, pero sí es la primera vez que está tan sumamente completo.

En escenarios creados para la ocasión, podremos jugar tanto en modo solitario como en multijugador local o en línea a este modo que se basará en eliminar a las crecientes, en número y dificultad, hordas de enemigos que van apareciendo.

A medida que vayamos superando fases, iremos consiguiendo mejores armas, puntos de habilidad, nuevos gestos, trajes, personajes… Todo ello de forma muy dinámica y además con eventos semanales que podréis consultar tanto desde el propio juego como desde www.residentevil.net, donde podréis vincular vuestras cuentas de juego y aprovecharos de los objetos únicos que reparten.

Y por si su modo Campaña y su Modo Asalto se os quedaran cortos, también podéis jugar a los 2 episodios extra que trae el no cartucho (llega solo digital el juego, recordemos). Hablamos de La lucha y Mujercita. El primero de ellos está protagonizado por Moira, y cazar animales será clave para sobrevivir. En el segundo Natalia, la niña, será la absoluta protagonista, bueno, ella y su misterioso doble, y ahora el sigilo será lo que impere.

Son, sin duda, dos buenos añadidos que hacen que esta versión sea la más completa al incluir todos los DLCs que salieron en su día.

Cabe destacar que cuando juguemos a dobles a cualquiera de los modos, podremos hacerlo usando cada uno un Joy-Con. Cierto es que la soltura en el movimiento será menos, pero os salvará más de una tarde acompañados. Y si tenéis mandos de sobra, usadlos, el juego admite todas las combinaciones posibles.

Resident Evil en Switch

Resident Evil: Revelations 2, al contrario que la primera parte, nunca pasó por los circuitos de Nintendo 3DS, por lo que es normal que se vea mejor que la revisión HD que sufrió este juego.

Ahora vuelve a ser portátil, si queremos, claro, y tiene un acabado fenomenal, como ya lo tuvo en su día. Tiene detalles, como el movimiento de la ropa o la distancia de dibujo, que impresionan aun a día de hoy, aunque al juego ya se le van notando los años y que viene de la pasada generación, sobre todo en algunas texturas.

Por otra parte, la atmósfera está muy bien conseguida, pero puede que por momentos peque de ser demasiado oscuro, incluso cuando salimos a exteriores, donde por cierto vemos algo de popping en la vegetación, algo que no debe preocuparos en absoluto.

Lo que no nos ha gustado tanto ha sido el efecto granulado que se ve si jugamos en modo portátil. En la tele el juego funciona de maravilla, pero al coger la consola en nuestras manos se ve un efecto gránulo, sucio, que se hace más evidente cuanto más negro hay. Y si hacéis una captura de pantalla en este modo no os digo nada.

En cuanto al audio, Resident Evil: Revelations 2 cuenta con un doblaje a la altura del primer juego, que por cierto inició esto de doblar los Resident Evil, pero a Barry no le pega esa voz, aunque os haréis a ella.

La música también es muy buena, con un tema, el del menú con protagonismo del violín, que pone los pelos de punta para bien.

Conclusión

Resident Evil: Revelations 2 no es mejor que su primera parte en cuanto a la historia, pero sí en el Modo Asalto, y eso es algo que, quienes gusten de jugar a multijugador, agradecerán.

Tiene infinidad de secretos por descubrir y de coleccionables y logros, lo que le convierten en, quizás, el juego más largo de la saga si vamos a por el 100 %.

Es ágil de jugar y la historia engancha, aunque va de más a menos y tanto Moira como Natalia están desaprovechadas, menos mal que cuentan cada una con un episodio específico, a los que os recomendamos jugar después de haber acabado la historia.

Gráficamente cumple con nota, pero no esperéis que luzca actual, aunque los motores que usa Capcom siempre han sido robustos como ellos solos. En el sonido pasa otro tanto, destacando, eso sí, por bueno, con un tema central de los de recordar durante mucho tiempo.

Los controles por movimiento son un gran acierto, pero tendréis que configurarlos. Lástima que la Vibración HD se haya quedado en casi nada.

Llega solo en formato digital, pero su precio de salida de 24,99 € lo convierten en una opción muy a tener en cuenta para los seguidores de la saga en general y de los juegos de terror (aunque aquí hay más acción que sustos) en particular.