Hace bastantes años que se lanzó este juego en IOS. Ahora llega a Nintendo Switch una aventura que recuerda demasiado a The Legend of Zelda.

Oceanhorn: Monsters of Uncharted Seas se lanzó en noviembre de 2013 para sistemas operativos IOS y durante casi un año y medio fue un título exclusivo de Apple. A partir de marzo de 2015, ya empezó a salir en más plataformas, hasta el punto de que con el lanzamiento del juego en Nintendo Switch se cierra el círculo, llegando a estar presente en todos los formatos habidos y por haber, a excepción de Nintendo 3DS y Wii U.

Tras este largo periodo de casi 4 años, por fin llega a una plataforma de Nintendo. Llega a la casa de Link y la Leyenda de Zelda. Ahora la pregunta es: ¿Disfrutará el nintendero de esta aventura o le dará de lado por el excesivo parecido?

¿Inspiración o plagio?

Hay quien piensa que The Legend of Zelda: Breath of the Wild no es un Zelda. Pues bien, esto no es un Zelda pero se parece mucho a uno, sobre todo a The Wind Waker. El que un juego se parezca a otro no tiene por que ser malo. El problema viene cuando vemos que hay tantos parecidos, que lo que en un principio podría parecer una influencia u homenaje se acabe convirtiendo en una copia descarada.

Hay que dejar claro que estamos ante un buen juego y que tiene muchos elementos que lo identifican como propio. El principal problema lo vamos a tener si hemos jugado anteriormente a alguno de la saga The Legend of Zelda ya que, aunque Oceanhorn se parezca mucho, no es ni por asomo de una calidad comparable. A cualquier persona que haya jugado a este título sin haber probado antes cualquier aventura de Link le parecerá sobresaliente, sin embargo, aquí el dicho de que las comparaciones son odiosas viene como anillo al dedo, porque, a pesar del excesivo parecido, le falta esa magia que tienen los juegos de Nintendo y en especial Zelda.

Vamos a surcar los mares inexplorados

Todo comienza cuando el protagonista de nuestra historia despierta y encuentra la carta de su padre que le dice que ha ido a enfrentarse al gran monstruo Oceanhorn. A partir de ahí empezará nuestra aventura. La trama no es demasiado profunda, y a veces es un poco liosa. Sin embargo, tiene el suficiente aliciente como para querer descubrir todos los secretos que encontraremos en los Mares Inexplorados. La novedad más diferenciadora con respecto a la mayoría de juegos de la saga The Legend of Zelda es que aquí el jugador va subiendo de nivel y eso nos irá dando una serie de mejoras en el personaje.

Otro aspecto interesante y que da bastante juego son los objetivos (o retos) que se nos proponen al inicio de cada nivel y que van desde trasladar un objeto de una isla a otra, gastar un número determinado de monedas en la tienda o hablar con los habitantes de las islas. La resolución de puzles suele ser sencilla, en ocasiones es tan simple que lo haremos complicado intentando buscar una solución más compleja.

Otro factor determinante, y que hace que The Wind Waker vuelva a aparecer en nuestro análisis, es el mar. Desde prácticamente el inicio del juego utilizamos nuestra barca para viajar por las distintas islas que conforman la aventura. Si con Link navegar era, en ocasiones, bastante aburrido, aquí lo es mucho más, ya que no tenemos control del barco, simplemente le decimos a qué isla queremos ir y allí se dirige automáticamente. A partir de conseguir una pistola para la embarcación, nuestro viaje será algo más divertido ya que la utilizaremos para quitar de en medio a enemigos o cajas y eso nos dará monedas u objetos para nuestra aventura. De todos modos y a pesar del aliciente de disparar mientas se mueve el barco, es bastante monótono el desplazamiento, menos mal que el recorrido entre islas no es demasiado largo.

Capítulo aparte merece la banda sonora del juego, compuesta por Nobuo Uematsu y Kenji Ito, compositores de cientos de melodías para juegos, entre los que podemos destacar títulos de la saga Final Fantasy. El contar con estos genios en la banda sonora es algo que se nota desde el principio del juego. La música tiene tanta calidad que hace que la valoración final del juego suba.

¿Merece la pena Oceanhorn?

Teniendo en cuenta que Oceanhorn: Monsters of the uncharted Seas es un juego que se diseñó en un principio para móviles, estamos ante una propuesta profunda y que nos llevará entre 10 y 15 horas completarlo, aunque si queremos llegar al 100% en cada una de las islas serán muchas más. El juego está bien adaptado a los controles de Nintendo Switch y, como cualquier título de esta consola, nos da el plus de jugarlo en casa a 1080p y 60 fps o llevarlo en la palma de nuestra mano y jugarlo en cualquier lugar. A nivel gráfico, luce bastante bien aunque se nota que es un juego que ya tiene un largo recorrido y que viene desde plataformas móviles.

Algo que no termina de convencer son algunos movimientos bruscos al coger o lanzar un objeto. Para lo que ofrece el juego, tiene un asequible precio de 14,99 €, aunque sí es verdad que en IOS y Android puede descargarse a unos 5 €.

La pregunta es clara ¿merece la pena? La respuesta es un contundente sí. Se trata de un gran juego que nos tendrá bastantes horas pegados a él. El principal problema es que al parecerse tanto a Zelda esperábamos que nos transmitiera la magia de este juego y eso no ha ocurrido. Habría que olvidarse del parecido más que razonable y disfrutarlo como el buen juego que es.

 

 

Categorías: Etiquetas: ,
Comentarios
  1. 2.
    Tampoco seamos exagerados, psycotic. Los hay mucho peores. Pero, desde luego, Oceanhorn no es una maravilla y le pesa tanto parecerse a Zelda. Sobre todo, por la falta de fluidez de la que adolece.
    3.
    Para nada, esto es lo peor del mundo. En el cine son los apestados, los que calcan una película de renombre pero en miserable, en desastre, en anodino. Puro reclamo a rebufo de algo grande para engañar, confundir o intentar recoger las migas.
    Aquí nadie ha intentado aportar algo. Ni siquiera han intentado estar a la altura del juego que copian. Sólo copian el aspecto para eso, engañar, confundir.
    4.
    psycotic
    Este juego es un escándalo, una mierda colosal, una catástrofe videojueguil.

    No estoy de acuerdo. Vale que copia de forma descarada a Zelda y eso nos puede parecer realmente mezquino, pero de ahí a decir que es una mierda colosal... Estar a la altura de The Legend of Zelda no es fácil, así que no se le puede exigir eso a un juego que salió para teléfonos móviles hace 4 años y que se puede encontrar a unos 5 euros en la mayoría de las Stores.
    El juego no es ninguna obra de arte, pero está bien y entretiene bastante.
    5.
    Pero en este caso son ellos los que se han puesto a la misma altura. No es un "tipo zelda pero", es zelda, han copiado todito pero mal, no es mejor (ni siquiera aguanta el tipo) en absolutamente nada de lo que copia, que no referencia, ni adopta.
    Sinceramente me importa poco que sea barato, que sea de móvil o cualquier excusa. Si tu mismo te pones a la altura de Zelda sin disimular (porque no quieren disimular, lo que quieren es que se note a tope), pues comparemos. Y la comparación me dice que vale más la pena gastarte 60€ en un Zelda que 5€ en este.
    Luego la gente llora por 5€-8€-10€ de la consola virtual, pero vamos, los pones a la par y están regalados.