Impresiones - Modo Héroe en Splatoon 2

Agente 4 por un día. Veamos de qué tinta está hecho el modo para un solo jugador del esperado juego de los calamares.

Última toma de contacto con Splatoon 2 previo a su lanzamiento. Tras disputar reñidas partidas territoriales, el aparente descanso que íbamos a disfrutar en la redacción era una simple ilusión. Allí estaba Tina esperando para zambullirnos en otra disputa con los Octarianos, ¡y es que de nuevo el Gran Siluro de Cromópolis ha desaparecido!

Perla y Marina, integrantes del grupo Cefalopop, son las que dan la voz de alarma en su habitual programa. ¿Cómo ha podido desaparecer de nuevo el siluro? Y lo que es peor, ¿Mar también está desaparecida? Cuantas noticias malas en un mismo día. En fin, con este panorama nos toca visitar de nuevo el Distrito Pulpo, no sin antes percatarnos de la gran renovación que ha experimentado. Estos Octarianos saben cómo adaptarse a los nuevos tiempos.

 

Modo Héroe 2.0, más y mejor

Tras las presentaciones, Tina nos da nuestro nombre en clave: Agente 4 (¿quiénes habrán sido los tres primeros?). Tan pronto como conseguimos nuestra arma, nos disponemos a afrontar la primera fase. De nuevo, encontramos distintas islas esparcidas con multitud de fases que completar, aguardando a un jefe final un tanto irritado por el estropicio que hacemos en cada una de ellas.

Hasta ahora, resulta familiar a lo vivido en el primer Splatoon. Sin embargo, los auténticos cambios esperan en cada una de las fases. En ellas seguimos el mismo objetivo: rescatar a los pequeños siluros eléctricos. Lo llamativo es el profundo cambio a nivel de diseño que han experimentado. Más elaboradas, en cada una encontramos elementos particulares que debemos emplear con cabeza para salir victoriosos, donde un buen uso de ellos nos facilitará las cosas a la hora de derrotar a los muchos tipos de Octarianos.

La guinda la ponen los jefes finales. En nuestro caso, nos enfrentamos a una suerte de tostadora gigante, un ingenio de la tecnología octariana capaz de derribarnos con sus rápidas embestidas basadas en panes que salían a una vertiginosa velocidad de sus muchos hornos. Todos tienen un punto débil y será fundamental encontrarlo si queremos salir de ahí con los mismos tentáculos con los que hemos entrado.

Como novedad, podemos escoger entre distintas armas antes de cada fase. Tina ha mantenido contacto con Jairo. De esta forma, el dependiente de la Armería Todotinta pone a nuestra disposición distintos equipos de élite. Desbloqueándolos conforme avanzamos en las fases, podemos elegir entre el Lanzatintas, Rodillo o Cargatintas entre otros, un amplio arsenal que promete afrontar las fases de diversas formas. Además, podemos mejorar nuestro equipamiento, pudiendo emplear el caviar rojo para incrementar las capacidades de recarga de nuestro tanque o adquirir varios tipos de bombas para la causa.

Tras probarlo a fondo, el Modo Héroe gana enteros en Splatoon 2. Su fórmula renovada y perfeccionada aporta un modo más completo y mejor que el de la primera entrega. Además, se le califica como indispensable para adquirir las dotes de batalla que un Inkling necesita, una suerte de tutorial que será muy útil de cara a encarar el multijugador.

Si sumamos un fuerte componente rejugable, el uso de diversas armas (pudiendo alternar entre ellas) y los coleccionables distribuidos por las fases, el modo Héroe de Splatoon 2 es un agradecido añadido. Vuelven los trozos de pergamino, documentos que nos permiten indagar en la historia que esconde tras de sí el título, así como se añaden las sardinas, las cuales nos ayudarán a la hora de perfeccionar nuestro equipo.

Splatoon 2 llegará el próximo 21 de julio. En breve tendréis en Revogamers un completo análisis sobre el pintoresco shooter. Hasta ese momento… ¡No os andéis con medias tintas!