Mega Man VII es la última aventura del héroe azul de Capcom en llegar a new Nintendo 3DS. A falta […]

Mega Man VII es la última aventura del héroe azul de Capcom en llegar a new Nintendo 3DS. A falta títulos que amplíen esta franquicia que lleva años olvidada, buenas son las revisiones y adaptaciones de los originales a las consolas actuales. El recopilatorio Mega Man Legacy Collection trajo Mega Man I-VI a la eShop de Nintendo 3DS, dejando fuera los cuatro últimos juegos numerados (dos de ellos clásicos que sí estuvieron en Mega Man Anniversary Collection). El primero de ellos, el séptimo a nivel numérico, llega ahora a la consola virtual de new Nintendo 3DS tras su paso por el sistema de descargas de la sobremesa.

El primero en 16 bits

Si hay algo que hizo especial a Mega Man VII fue el cambio a nivel técnico de la saga. Fue el primero de la serie original en aparecer en Super Nintendo, y por ello el estilo característico del pequeño robot y sus aventuras dieron el salto lógico hacia un estilo de 16 bits con un estilo similar al que ya había usado la serie X pero sin renunciar a los elementos más característicos de las entregas de NES, y continuando la historia de Mega Man VI tras la captura del Dr. Willy.

Como viene siendo habitual, vuelve a haber una serie de Master Robots a los que derrotar. Un breve nivel de introducción sirve para explicar la situación, introducir al enigmático Bass y permitir al jugador hacerse con los controles del personaje. Una vez terminado, comienza la clásica elección de fases (en un inicio hay cuatro disponibles), en las que hay que recorrer un escenario y acabar con el Master Robot de turno al final de la misma como jefe.

Mega Man cuenta con su cañón Mega Buster para hacer frente a todos sus enemigos, pero no será la única arma a su alcance. Además de su compañero canino Rush, cada jefe derrotado brindará a nuestro héroe un tipo de disparo nuevo. Es una de las claves de la franquicia, y no sólo a nivel jugable, sino en la secuencia de debilidades entre jefes que puede desembocar en que el orden que se escoja para completar los niveles sea algo sencillo (en lo que a combates finales se refiere) o un completo infierno.

Mega Man y Mega Dog

En el menú existe también una tienda para comprar tanques de relleno de energía o munición. Es importante tener las armas adicionales siempre listas para poder avanzar en las rutas ocultas que se esconden en los niveles, las cuales nos llevan a obtener jugosas recompensas para utilizar en las compras o bien otras como las letras R-U-S-H con las que conseguir que el robot humanoide y su compañero se fusionen para obtener nuevas habilidades.

Rush es un fiel compañero para todo tipo de acciones. Gracias a él tenemos un propulsor, un trampolín o una excavadora de secretos. Es un elemento que no se hace obligatorio para completar la aventura, pero que ofrece nuevas posibilidades y puede evitar que nos veamos contra las cuerdas en más de una ocasión.

En total, los ocho Master Robots y la zona final pueden completarse en una hora, pero es una tarea casi imposible, pues más de una vez moriremos y tocará volver a empezar. De hecho, el juego cuenta con un sistema de contraseñas para reanudar una partida desde un punto específico, aunque el añadido de los puntos de restauración hace que no sean necesarios (y de paso se facilita mucho la cosa al tener un buen punto de control a mano). A nivel técnico y visual es una maravilla de los 16 bits y que tiene una música espectacular, no desentonando demasiado a día de hoy.

Otro clásico más

Mega Man VII sigue engordando el catálogo clásico del personaje en la portátil de Nintendo. Pese a ser el primero de su subsaga en utilizar un apartado técnico nuevo, continúa con todas las mecánicas ya vistas en las entregas anteriores. A día de hoy puede no haber envejecido del todo bien a nivel jugable, pero es uno de esos clásicos que merece la pena jugar. La versión de new Nintendo 3DS, por su resolución y formato, es la mejor forma para disfrutar de las aventuras del Blue Bomber en una de las consolas actuales.