Seguir
Portada » Análisis » Luigi's Mansion

Luigi's Mansion

Han pasado ya 16 años desde que el primer juego de Luigi’s Mansion desembarcase en Gamecube. Este título protagonizado por el hermano de Mario se convirtió en uno de los grandes juegos de la consola de sobremesa de Nintendo, pero tenía sus defectillos. Gracias al buen hacer de Nintendo con esa primera entrega tuvimos un Luigi’s Mansion 2 para 3DS en el 2013, un juego bastante diferente con unas cuantas mansiones más, coleccionables y mil cosas por hacer. Pero en el fondo se trataba de lo mismo, capturar fantasmas con nuestra Succionaentes. Ahora sabemos que tenemos buena ración de fantasmas con el hermano de Mario, puesto que la remasterización de la primera entrega se anunció en marzo para 3DS y ahora sabemos que una tercera entrega está en desarrollo para Nintendo Switch.

De lo primero es de lo que venimos hoy a hablaros. de esta remasterización o port de la primera entrega para la actual consola portátil de Nintendo. A la hora de introducir este juego creo que solo cabría decir que viene a subsanar algunos de los errores con los que contaba el juego original, añadiendo muchas cosas para hacerlo más atractivo y rejugable, retocando otras que ya estaban o introduciendo un nuevo modo de juego, el cooperativo. Así pues, no sería descabellado afirmar que estamos ante la versión definitiva de Luigi’s Mansion, lo que debió ser, y que deja de ser un juego de solo 5-6 horas si vamos a saco, a uno de un buen puñado si queremos hacerlo todo.

Las novedades gráficas y jugables conforman una gran remasterización

A la hora de hablar de una remasterización, el primer punto a tocar creo que es obligado, los gráficos. Lo que pasa es que esta remasterización también la tenemos que mirar por los añadidos en controles, pero ya llegaremos a eso. En el caso de este Luigi’s Mansion se puede afirmar sin temor a equivocarse que estamos ante un remozado gráfico, puesto que algunos colores de la paleta cambian, ciertos elementos de los escenarios están mejor definidos. Pero, hay cosas que lucían mejor en Gamecube, sin embargo yo lo achaco a la resolución de pantalla. Una vez que lo tenemos delante de nuestros ojos no tiene nada que ver con esas comparativas que se ven por Internet y no le hacen justicia a la versión de 3DS.

Todo está en su sitio, hay cosas que apenas han cambiado y, en este sentido, las escenas cinemáticas son exactamente iguales o las animaciones para abrir la puerta. Pero también hay que decir que hay nuevas escenas relacionadas con el nuevo contenido y también alguna animación nueva por parte de Luigi. También contamos con algún modelado que ha cambiado y que se agradece bastante. En pantalla también veremos como algunas cosas han cambiado su tipografía como algunos números o letras y que facilitan bastante la lectura.

Volviendo a los añadidos en controles, estos se basan en lo que supuso la evolución de la saga hacia Luigi’s Mansion 2. Por un lado tenemos la posibilidad de seleccionar el control original o el de la segunda entrega, más versátil y menos ortopédico. Con la adaptación a 3DS también hemos perdido un joystick, por lo que el control se adapta, por un lado podemos usar la cruceta para hacer que Luigi mire hacia hacia arriba, abajo o uno de los lados, o, si somos poseedores de una New 3DS, podemos usar el c-stick. También podremos hacer movimiento lateral si mantenemos pulsado el botón B.

Uno de los grandes clásicos, y con razón

Aunque se trata de uno de los grandes clásicos de Nintendo, esta nueva entrega también pretende atraer a nuevos usuarios y es por eso que es interesante conocer la historia y cómo de qué trata este Luigi’s Mansion. La historia de Luigi’s Mansion nos pone en la piel de Luigi, que llega a una mansión que supuestamente ha ganando en un concurso en el que él no ha participado. Cuando entra por primera vez todo está a oscuras y lo único que se encuentra es un fantasma y al profesor Fesor capturándolos. El profesor lleva a Luigi a su laboratorio, donde le explica que esta mansión surgió de la nada hace muy poco tiempo, que de su galería se escaparon todos los fantasmas y le reglara la Succionaentes para capturarlos. Luigi también descubre que su hermano Mario ya había decidido emprender esta aventura, pero había fallado y está atrapado en la mansión y ahora es él quien debe ser el salvador.

El juego se basa en capturar todos los fantasmas con personalidad, que serán jefes y minijefes, y recorrer la mansión pasando de habitación en habitación consiguiendo llaves, medallas de elementos que nos permitirán usar fuego, agua y hielo con la Succionaentes; y, por el camino, capturar otros tipos de fantasmas normales, cada uno con sus diferencias. Estos fantasmas los capturaremos primero apuntándolos con la linterna, lo que dejará su corazón al descubierto, y ya podremos capturarlos. Sin embargo esto no vale para los jefes y minijefes, puesto que cada uno tiene una mecánica diferente para dejar su corazón al descubierto basado en su personalidad, sus gustos o la habitación en la que se aloje. Los jefes serán incluso todavía algo más diferentes puesto que nos llevarán a una zona donde el fantasma tiene el control y tendremos que hacer frente a cosas todavía más raras de lo normal.

A la hora de avanzar en el juego se hace en un sistema de habitaciones y secretos. El completar el puzzle detrás de una habitación encenderá las luces y, en ocasiones, nos darán un cofre que desbloquea la siguiente habitación y así sucesivamente, pero también hay cosas opcionales que pueden llevarnos por un camino equivocado. Estos caminos opcionales nos darán más monedas, billetes, joyas, perlas o lingotes que sumarán la puntuación final de una fase, que luego podremos intentar batir. En las dos primeras fases del juego será todo bastante lineal, pero a partir del tercero tenemos más libertad en cuanto a exploración y secretos. Durante nuestro recorrido nos toparemos con el principal coleccionable que tenía el juego original, los Boos, que en un momento de la historia los liberamos y tendremos que capturar a los 50 que hay sueltos por la mansión.

Cada uno de los fantasmas que son jefes o minijefes quedarán registrados como cuadros cuando finalicemos una fase. Estos cuadros quedarán colgados en la galería, que ha sido completamente remodelada en esta versión, y podremos combatir contra ellos nuevamente para conseguir una puntuación y unas medallas que irán desde el bronce hasta el oro en un principio pero luego podremos hacer las medallas de platino también, pero esto os lo contaremos más adelante.

Novedades para darnos muchas más horas que el original

Como decíamos al principio, es un juego que está planteado para darnos unas cuantas horas, siempre y cuando queramos ponernos con las novedades. Hay un sistema de logros, que empiezan con logros de principiante y luego van subiendo de dificultad según los completemos, pero para desbloquear la siguiente dificultad de logros hay que completar todos y cada uno de los de una categoría. También está el nuevo modo cooperativo, de momento no podemos decir a quién controla el segundo jugador (aunque el juego ya se ha lanzado en América  y ya se sabe), pero este segundo personaje será más débil e irá a todas y cada una de las habitaciones a las que vaya Luigi. Aunque es más frágil, recupera salud cada vez que cambiamos de habitación y puede revivir las veces que quiera. Como es lógico, la captura de fantasmas entre dos jugadores es mejor y más rápida.

Otro cambio es en el post-game, una vez que superemos la mansión original, tendremos la mansión oculta. Esto es algo que ya estaba en el juego original, pero en occidente llegó solo como un modo espejo, era la misma mansión pero dada la vuelta. En Japón, en cambio, cambiaba todo de sitio y subía la dificultad. En esta versión de 3DS se han basado en la versión de Japón, ofreciéndonos una experiencia parecida pero más difícil a lo que es el juego normal y con algún añadido, puesto que cuando desbloqueemos esta mansión oculta también podremos retar a los fantasmas que ya hemos capturado para conseguir las medallas de platino. A nivel jugable también hay alguna novedad aparte de lo ya comentado de los controles, la más importante es la posibilidad de jugar con la linterna normal o con la estrobombilla, que da una ráfaga blanca que cubre un área mayor.

Incorporaciones jugables y un atmósfera única

Otra de las grandes incorporaciones jugables es la adaptación a dos pantallas. Mientras que en la pantalla de arriba tenemos el juego en sí, abajo tenemos la Game Boy Horror, el invento del profesor Fesor. Con este aparato podemos ver en la pantalla inferior el mapa, nuestra puntuación y los fantasmas que hemos capturado. En esta ocasión el mapa ha sido totalmente remodelado y ahora es más sencillo per igualmente efectivo a la hora de mostrarnos dónde estamos o qué puerta hemos desbloqueado. La otra función de la Game Boy Horror es la cámara, que nos permite observar objetos y fantasmas, ahora la cámara no se mueve solo con el joystick, sino que lo movemos con el giroscopio de 3DS y funciona muy bien. Esta adaptación a dos pantallas está muy lograda y facilita mucho la labor de exploración.

El apartado sonoro en Luigi’s Mansion sigue siendo una maravilla. Con una melodía típica y pegadiza aunada con música de fondo y ciertos efectos sonoros, se consigue una atmósfera única. Además, cada personaje sigue contando con sus efectos de voz y, por ejemplo, es normal ver a Luigi silbando la melodía del juego mientras vamos explorando la mansión. Algunas de estas canciones han recibido una mejora y se han introducido nuevas canciones y efectos que se corresponden con esas nuevas escenas o el personaje extra del modo cooperativo.

Conclusiones

Al principio decíamos que probablemente estuvieramos ante la versión definitiva de Luigi’s Mansion, y reitero lo dicho. El primer Luigi’s Mansion es un juego capaz de engancharnos par descubrirlo todo y el sistema de fantasmas con personalidad que funcionan como jefes y minijefes es una maravilla. Pero en el original todo era muy corto, si nos poníamos en serio en un par de tardes lo teníamos completado. Ahora esto no pasa, a no ser que solo queramos jugar a la historia principal que dura unas 6 horas. Es un juego con una buena cantidad de secretos, pero ahora tenemos logros, cooperativo, medallas contra los jefes o una mansión que nos pondrá a prueba cuando nos pasemos el juego.

Quizá pueda parecer que no es una remasterización, sino un port de la versión de Gamecube para 3DS, pero hay muchas cosas que cambian. Gráficamente, lo dicho, se ve mucho mejor de lo que muestran los vídeos de Internet y tiene algunas mejoras. En lo jugable hay muchas mejoras basadas en lo que fue la segunda entrega. Sonoramente sigue siendo una delicia, de lo mejor que te puedes echar al oído. Todo esto en un juego que ya de por sí era excelente. Quizá no son suficientes alicientes para volver a adquirirlo si ya lo teníamos en Gamecube, sobre todo porque si vamos a saco nos va a durar lo mismo, pero merece la pena pasar por este Luigi’s Mansion de 3DS y conocer de primera mano un juego magnífico.

Nota Revogamers

La primera entrega de Luigi’s Mansion está de vuelta en 3DS con su gran historia original pero también con una gran cantidad de añadidos que darán a los jugadores una buena cantidad de horas y la posibilidad de descubrir un gran juego de Gamecube

8.5

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  David Gómez hace 1 mes.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.