Ice Station Z

Ice Station Z se trata de un juego de supervivencia de zombis multijugador de mundo abierto disponible en la eShop de 3DS, un título pobre y falto de contenido, al que lo único que lo salva es su modo multijugador.

Ice Station Z es un juego único en el catálogo virtual de 3DS: un survival de zombis multijugador de mundo abierto, completamente en inglés, ambientado en unas islas perdidas en el Ártico. Aunque la idea puede resultar interesante, al llevarla a la práctica, Wobbly Tooth no ha conseguido crear un título suficientemente entretenido como para dedicarle nuestro tiempo.

Es una pena, porque Ice Station Z podría haber llegado a ser mucho mejor. Sin embargo, la falta de pulido y profundidad en prácticamente todos sus apartados es evidente desde los primeros minutos de juego, y ni aún dedicándole horas consigue mejorar y expandirse como la gran mayoría de juegos de supervivencia. Solo su multijugador online para ocho personas ofrece un mínimo de diversión.

Congelado en medio de la nada

Ice Station Z tiene tres modos de juego: un solo jugador, multijugador local y online con hasta ocho jugadores. En cualquiera de ellos, apareces en medio del mapeado con lo mínimo, sin tutoriales ni ningún tipo de explicación para guiarte. Este es sin duda uno de los pocos puntos álgidos del título: los primeros momentos en los que empiezas a descubrir cómo funciona.

Así pues, vas explorando el gélido mapeado, buscando suministros para sobrevivir, armas para combatir contra los zombis u otros supervivientes, o vehículos para atravesar el mundo rápidamente. Tu mayor aliado es la interfaz de la pantalla inferior, parecida a la de un teléfono móvil, en la que puedes encontrar el mapa, el inventario, la linterna, el equipo, etc. También te indica cómo te encuentras, para saber si tienes que calentarte, buscar comida  o curarte, entre otras cosas.

El primer y principal problema de Ice Station Z nace del propio mundo, extremadamente vacío y pequeño. A pesar de que hay elementos que se reproducen de forma aleatoria, no hay suficiente variedad de objetos ni cambios en el paisaje como para dejar que te sumerjas en él más allá de un par de horas. El escenario consiste básicamente en árboles que puedes atravesar, viviendas pequeñas con algún que otro suministro y poco más.

Ice Station Z

Ice Station Zzz…

El misterio que desprende Ice Station Z se esfuma cuando te das cuenta de que no hay ningún tipo de objetivo, más allá de sobrevivir continuamente a los elementos y las adversidades en un mundo tan sumamente aburrido. Su estética poligonal de baja calidad y su falta de detallismo también contribuyen a la sensación de que no hay nada de interés en su frío ambiente.

En cuanto a sus controles, no ayudan en absoluto a hacer el juego más divertido. No podemos correr, nos arrastramos muy lentamente, apuntar con las armas es poco preciso y la cámara se limita a quedarse detrás de nuestro personaje. En su versión para new 3DS mejora levemente, ya que permite manejarla con el C-Stick y suaviza las texturas, pero no llega a ser suficiente.

El único intento de ofrecer algo realmente novedoso es una serie de minijuegos que han implementado en algunas tareas, como cortar madera, cargar el móvil o dormir. Sin embargo, son tan simples y aburridos que no suponen una mejora. Por otra parte, el sonido es casi inexistente, y los pocos efectos que nos encontramos pueden incluso llegar a ser irritantes, como el ruido que produce la moto de nieve.

Ice Station Z

Sobreviviendo a otros jugadores

A pesar de todo, hay un modo que llega a funcionar, aunque sea un mínimo, que es el multijugador, sea local u online. Ice Station Z dispone de un chat de voz y otro de texto. Aunque el segundo es bastante mediocre, el primero funciona bastante bien, pudiendo comunicarte con hasta siete jugadores diferentes. Esto es bastante útil, ya que podemos aliarnos, cazar otros supervivientes o incluso traicionarnos entre nosotros. La única diferencia con el modo de un jugador es que hay menos zombis, lo cuál es extraño porque debería de ser al revés.

Resumiendo, Ice Station Z falla en su ejecución, desde su apartado gráfico hasta su jugabilidad más básica. Incluso me he llegado a encontrar algún que otro bug. Tiene margen de mejora, pero considerando el tiempo que ha pasado desde su lanzamiento, tiene pinta de que va a quedarse como está. Aunque puede llegar a ser divertido si se juega con amigos, Ice Station Z no merece la pena, incluso por ese precio.

Categorías: Etiquetas:
Comentarios
  1. 1.
    Lastima, la idea era buena pero la ejecución es muy pobre. Parece un juego de 64.
    Sin embargo, si no fuera tan vacío, no importaran los gráficos. Pero es que el gameplay también es cutre.