Si el camino no vale, recórtalo.

Splitter Critters llega a la eShop de Nintendo Switch tras destacar en el mercado de los móviles. La propuesta del estudio RAC7 trae jugabilidad directa y sin tapujos, escenas ni nada por el estilo;  simplemente comenzamos a jugar niveles uno tras otro con un concepto simple, pero elegante. Se nota su procedencia, lo que lo convierte en un título pensado para jugar en ratos breves.

Cortes que cambian el mundo

Unos pequeños alienígenas se han perdido por diversos planetas (que hacen a su vez de mundos), y nuestro deber, como robot asociado a su nave nodriza, es recogerlos en un OVNI para que puedan volver con sus compañeros. Sin embargo, no podemos tocar a ningún personaje o elemento del escenario, pero tenemos un poder que va por encima de las leyes de la física.

Nuestro robot puede moverse libremente por el escenario y, donde lo desee, puede realizar un corte en cualquier dirección. Pero un corte del escenario entero, de la pantalla en su conjunto, desgarrada de un extremo a otro. ¿Para qué sirve eso? Pues para que una de las partes recortadas pueda desplazarse por la zona del corte y que se quede colocada en la posición que queramos. De esta forma, si antes un escenario tenía dos alturas diferentes, la nueva colocación puede crear un camino para que los bichitos avancen.

Una vez hecho un corte se puede revertir, y tenemos la posibilidad de realizar y mantener más de un corte a la vez (aunque hay un límite), de forma que podemos crear zonas que poco se parecieran a las originales. Pero no todo será tan sencillo como construir un camino, pues hay un factor que hay que tener en cuenta: existen peligros por el camino en forma de elementos ambientales o de enemigos que destruirán a nuestros extraterrestres si entran en contacto con ellos. Por lo tanto, también hay que realizar movimientos que alejen todo esto de la zona por la que se mueven nuestros personajes.

Sé el splitter

Realmente lo que empieza a darle variedad al juego, para que no sea la situación siempre parecida, son los diferentes tipos de extraterrestres que tenemos que salvar. Por ejemplo, algunos se mueven siempre recto, sin importar si hay o no un vacío; otros siempre se matienen en la misma superficie yendo y viniendo y otros son capaces de golpear a los enemigos. El juego comienza bien introduciendo los más fáciles, pero poco a poco se nos obliga a estar muy atento e incluso a tener que realizar varios cortes relativametne precisos en un margen pequeño de tiempo para que no haya bajas (y por lo tanto fallo).

Hay dos opciones de control, táctil (utilizando un botón de apoyo) o todo con botones. Pese a que la opción de tocar la pantalla parece la más sencilla para realizar los cortes, el manejo tradicional funciona bastante bien e incluso puede resultar más cómodo. Con poco se puede hacer mucho, pero hay que estar pendientes de los límites de cortes y el peligro que acecha. Además, una opción interesante es que, una vez que el camino final está creado, podemos hacer que el tiempo avance más rápido para no tener que esperar a que los bichos hagan todo el recorrido.

Gráficamente es sencillo y eficaz, con escenarios y personajes por capas bien diferenciados entre sí. Un estilo que permite el desplazamiento y rotura del escenario sin ningún tipo de bajón o problema y que, en general, funciona muy bien. Minimalista en interfaz, colores y diseño, se puede decir que luce bien, y que además la música que lo acompaña no desmerece.

Splitter Critters es un juego con un concepto original y con una estructura que permite fácilmente jugar una partida rápida en cualquier momento. Sencillo en controles y quizás algo simple a la larga, pero con una idea que te hace darle al coco de una manera especial. No es un juego largo, pero con su propuesta y precio quizás tampoco pude pedírsele más (y lo mismo habría caído en una mayor monotonía).

Comentarios