Buddy & Me ofrece diversión instantánea para todos los públicos con una ambientación adorable. Es muy simple en ejecución, lo que provoca que se sienta algo repetitivo y corto.

Buddy & Me: Dream Edition es la edición final del proyecto de Sunbreak Games. Pese a que en su campaña de KickStarter no llegaron al Stretch Goal de Wii U, su intención de llevar el proyecto a la sobremesa siempre estuvo ahí.  Y es por ello que finalmente, tras unos años de por medio y la colaboración de otros estudios, su título ha visto la luz en la eShop de la sobremesa.

Mi amigo el monstruo

La infancia, una época llena de diversión sin darle importancia a las preocupaciones del mundo adulto. Los niños dan rienda suelta a su imaginación y son capaces de tener en mente cualquier cosa, siendo los sueños el lugar en el que pueden vivir todas esas ideas. Éste es el viaje en el que nuestro personaje, chico o chica, recorre un mundo de fantasía acompañado de un simpático ser volador llamado Buddy.

La ambientación es uno de los grandes pilares de este juego. Ese universo infantil, lleno de color y simpáticos conejitos voladores (además del gran co-protagonista amarillo) nos evoca un sentimiento de nostalgia de los días de nuestra niñez. Esta aventura está principalmente construida para que cualquier persona, sin importar la edad, pueda disfrutar de un rato entretenido y tranquilo que le llene de felicidad.

Buddy & Me es un endless runner, uno de esos juegos en los que el protagonista avanza automáticamente sin parar hasta el final, que en este caso lo marca el fin del tiempo. El deber del jugador consiste en saltar y planear para ir cayendo en las distintas plataformas y no caer al vacío (en caso de caer, un conejo nos salvará). Hay conejos para recoger y también mejoras de tiempo, velocidad, multiplicador de puntos, todo con la finalidad de conseguir alargar la duración de la partida activa, ya que ésta se acaba cuando el contador de tiempo llega a cero.

El objetivo de cada partida es hacerse con el mayor número posible de estrellas, las cuales se encuentran a lo largo del escenario, antes de que se acabe el tiempo. Al final se busca conseguir la puntuación más alta en distintos aspectos como número de estrellas, distancia recorrida, conejos salvados u otros factores. Lo importante de conseguir estrellas es que éstas rellenan una barra y, cuando se llena, durante unos segundos controlaremos a Buddy volando por el cielo mientras se consiguen más estrellas y potenciadores.

Las estrellas ya mencionadas sirven también para desbloquear contenido en la pantalla de extras. En ella se puede conseguir contenido de arte conceptual, trajes para vestir al chico o a la chica (uno de ellos es una sorpresa especial), la posibilidad de poder comprar potenciadores al iniciar una partida, diferentes escenarios en los que jugar (representados por las estaciones del año) y visualizar récords. Esta misma pantalla sirve también para elegir la personalización de la partida en cada uno de los parámetros desbloqueados.

Pese a su simpleza a la hora de jugar, toda la representación a nivel artístico es una maravilla en 2D, propia de un cuento de niños. Su principal problema es cierto popping cuando hay cambios de sección en la partida (como cuando pasamos a montar a Buddy), pero no hay ralentizaciones u otros problemas técnicos. La música es muy agradable, si bien su principal problema es la falta de variedad de melodías. En Wii U se puede jugar tanto en la pantalla del mando con Off-TV como en el televisor, aunque en la gran pantalla luce mejor.

Buddy & Me: Dream Edition coge todas las actualizaciones aparecidas en la versión de móvil y añade algunas mejoras, creando la versión definitiva del juego. Está lejos de ser sobresaliente, pero tiene una atmosfera que resulta agradable y que invita a jugar. Su universo tiene potencial para extenderse más, pero de lo que no cabe duda es que es un título ideal para que los más pequeños se inicien en la aventura de los videojuegos.