La bruja de umbra está de vuelta en Nintendo Switch y llega de la mejor forma.

Bayonetta, uno de los hack’n slash más esperados en Nintendo Switch, llegará el próximo 16 de febrero. Tras dejarnos unas buenas sensaciones hace unas semanas en las primeras impresiones, ahora, tras haberlo exprimido, os podemos contar nuestra opinión final.

En busca de los recuerdos

Quizás para un hack’n slash la trama no es algo importante, pero en Bayonetta hace que el juego se enriquezca significativamente. Su historia nos pone en el papel de Bayonetta, un bruja de Umbra que ha perdido todos sus recuerdos y que su única misión es acabar con los seres angelicales. A lo largo de su camino irá encontrándose con diferentes personajes y situaciones que harán que vaya recordando poco a poco quién es y qué es lo que debe hacer.

La trama de este juego se divide en 18 capítulos, contando su prólogo y un epílogo, en la que vamos a tener situaciones inesperadas incluso hasta en sus propios créditos. Como no quiero entrar mucho en el tema para no revelar nada importante lo que si os puedo decir es que te deja con ganas de jugar a su segunda entrega nada más acabar este primer título.

 

Además, si queréis profundizar un poco más en el universo, el juego nos ofrece la posibilidad de que sepamos más acerca del mundo gracias a una serie de libros que hay esparcidos por la ciudad. Podemos consultar esta información siempre que queramos accediendo a los archivos, aquí además podemos consultar información sobre los demonios, los ángeles que nos hemos encontrado, las técnicas adquiridas y las notas reunidas.

Jugabilidad alocada

Como todo hack’n slash, el combate es el pilar fundamental y nuestro objetivo es llegar hasta un determinado lugar y acabar con todos los enemigos que encontremos. En Bayonetta esto se mantiene pero gracias a los toques de humor del juego y las diferentes situaciones que se plantean hace que este sea bastante dinámico y divertido. ¿Alguna vez habéis disparado con una moto por una autopista o derribado misiles desde un avión? Pues esto y más es lo que podemos disfrutar en Bayonetta.

 

Y no solo vamos a tener que pelear, en ocasiones vamos a tener que huir de los enemigos y  estar alerta a lo que ocurre. Si realizamos combos podemos llegar a llenar el medidor para realizar un “Ataque de Tortura”, un ataque especial, que acabará con nuestro enemigo o bajará bastante su vida. También podemos recoger las armas de los enemigos y aprovecharla para realizar ataques que acaben con varios enemigos a la vez. Por ejemplo, en ocasiones incluso vamos a tener que pulsar los botones adecuados para poder esquivar y sobrevivir a una muerte instantánea.

Al principio para atacar tenemos que usar ataques básicos como dar patadas y disparar, pero a medida que avanzamos podemos desbloquear nuevas técnicas y armas que harán que nuestros combos lleguen a ser bastante espectaculares. Para conseguir las nuevas armas será necesario que encontremos los Himnos Angelicales. Estos tienen forma de vinilos y están esparcidos de forma oculta por los niveles. Una vez que hayamos completado este tenemos que llevárselo a Rodin para que nos fabrique una nueva arma.

 

Para conseguir las técnicas hay algunas que tenemos acceso desde el principio, a cambio de dinero claro, pero otras es necesario que avancemos en la historia para que se desbloqueen. Por lo que si queremos tenerlas todas tenemos que realizar visitas frecuentes a las “The Gates of Hell”. Aquí vamos a encontrar a Rodin, nuestro traficante de armas, que a cambio de Halos (y de si Bayonetta quisiera algo más) podemos conseguir nuevas armas, objetos, técnicas, tesoros de Rodin y accesorios que nos pueden ser bastante útiles. Hay gran cantidad de cosas para adquirir pero para poder hacerlo vamos a necesitar bastante dinero o lo que es lo mismo luchar mucho.

Podemos potenciarnos de diferentes formas o bien gracias a los accesorios o a los Chupachups. Estos últimos los podemos conseguir de diferentes maneras: comprándolos, fabricándolos nosotros o canjeándolos con los puntos del minijuego de matar angeles (Angel Attack) al final de cada capítulo. Los Chupachups nos permiten desde recuperarnos hasta hacer que tengamos más defensa o ataque.

Los accesorios también son bastante útiles. Podemos equiparnos hasta tres accesorios y cada uno tiene diferentes efectos. Por ejemplo, uno de ellos nos permiten activar de forma automática el tiempo de bruja. Durante este modo, que podemos activar si esquivamos justo a tiempo a un enemigo, hará que estos se queden congelados, los que nos permite poder realizar un contraataque y comenzar a realizar un gran combo. Y no solo nos va a ser útil en las batallas sino que también servirá para avanzar en los escenarios.

 

Nuestra actuación en los escenarios tiene su recompensa. En función de si hemos recibido algún daño, los combos realizados si hemos utilizado algún accesorio u objeto recibiremos una puntuación.Esta puntuación nos permite conseguir más halos así como una clasificación. Se podría decir que el juego nos pone como reto superarnos a nosotros mismos intentando conseguir el “Platino Puro” como resultado.

Y si os parece demasiado fácil el juego nos permite elegir entre diferentes dificultades así como luchar en unos desafíos ocultos llamado Alfheim que nos permitirá conseguir corazones de brujo o perlas lunares. Conseguir estos nos puede ayudar en dificultades superiores ya que el primero va a hacer que tengamos más salud y el segundo que aumente nuestra capacidad mágica. Superar el juego no os va a llevar mucho tiempo pero si queréis conseguir todos los trofeos internos (llamados Lágrimas de Sangre de Umbra) y todo lo que hay oculto el juego se os van a duplicar las horas de juego.

Jugando donde queramos

Aunque quizás no estemos ante la mejor versión de Bayonetta, el trabajo que han hecho para llevar a Nintendo Switch ha sido bueno. Vamos a tener una resolución de 720p y una tasa de frames de 60. Tras bastantes horas seguidas y repitiendo algunas fases varias veces no he notado que hubiera problemas de rendimiento. Si en alguna ocasión ha bajado no he llegado a notarlo por lo que vais a poder jugar con fluidez tanto en su versión portátil como en el dock.

 

Hay que tener en cuenta que han pasado ocho años desde que salió Bayonetta para Xbox 360 y PlayStation 3 y que probablemente no haya envejecido tan bien como su secuela. Aún teniendo esto presente hay que añadir que su diseño artístico es bastante peculiar y variado ofreciéndonos variedad en el diseño de sus enemigos y sus escenarios. Y si no os gusta luchar con el traje básico de Bayonetta en esta versión volvemos a tener disponibles los trajes de Link, Samus, Peach y Daisy.

Si su estilo artístico llama la atención también lo hace su banda sonora. En principio las canciones que suenan a lo largo de los escenarios no van a destacar mucho pero están acordes a su ambientación. En cambio la música de batalla es la que más vamos a recordar y tararear. Esta versión de “Fly To The Moon” es adictiva y te acaba animando a lo largo de cada una de las batallas. Sobre su doblaje, como ya mencioné en las impresiones nos llega en japonés e inglés por los que esto queda a vuestra elección.

Aunque realmente Bayonetta no nos ofrece ninguna novedad, sigue siendo un juego bastante divertido. Dado que es un juego bastante adictivo y os va a dejar con ganas de más os diría que la mejor opción es adquirir este título junto a Bayonetta 2, ¿qué hay mejor que tener una ración doble de Bayonetta?

Comentarios