Ángeles y demonios se congregan para ser destrozados en Nintendo Switch.

Son muchas las frases que definen Bayonetta 2 como videojuego. “Uno de los mejores hack-and-slash de todos los tiempos”, “una obra maestra dentro de Wii U”, “una orgía de ángeles y demonios orquestada por Platinum”. Sin lugar a dudas, la secuela de las aventuras de la Bruja de Umbra se coló en no pocos corazones en su estreno en la desafortunada sobremesa de Nintendo, siendo la compañía quien ha obrado el milagro de llevar el título a Nintendo Switch.

En un intento de saciar el hambre por la tercera entrega de la franquicia, Bayonetta 2 viene a recordar lo tan buen juego que fue. La lucha de la atrevida bruja contra los ángeles traspasaba en la nueva entrega las puertas de Inferno. Platinum, además de demostrar el potencial de Wii U en su día, concibió un título sublime, casi divino, que no tuvo la suerte de cautivar a tantos jugadores, lanzando una nueva oportunidad a los poseedores de Switch para embarcarse entre cielo y infierno. ¿Serán suficientes las novedades como para arrastrar a nuevos y anteriores jugadores? Veamos si Bayonetta 2 se gana de nuevo las puertas a Paradiso.

Una concepción única de ángeles y demonios

Si algo me ha llamado la atención siempre sobre Bayonetta es su concepción artística sobre el cielo y el infierno (en el título, Paradiso e Inferno). El bagaje artístico tras este juego difícilmente lo logra otro, siendo la apabullante creatividad de Platinum Games en este aspecto una de las virtudes del título. Ángeles y demonios reciben un diseño al que estamos poco acostumbrados. Mientras que los primeros se conciben como seres más orgánicos, forjados en oro, los demonios son seres horripilantes, producto de las pesadillas, miedos y pecados de los humanos, seres con apariencia artificial, metálica y con un halo tétrico.

Es aquí donde, personalmente, Bayonetta despunta. Su jugabilidad, de la que hablaré posteriormente, es impecable aunque la inspiración tras la historia y personajes es insuperable. En la secuela, se hace más mención que nunca a la creación de la Trinidad: Paradiso, Inferno y Caos, los mundos donde habitan ángeles, demonios y humanos respectivamente. Tras recuperar su memoria, Bayonetta se embarca en una travesía para recuperar el alma de su amiga Jeanne, última Bruja de Umbra junto a la protagonista.

Es a lo largo de esta misión donde se cruzará con un mal mayor que le afectará completamente. Un extraño niño, los Ojos del Mundo o la lucha contra un Sabio de Lumen (los cuales se creían extintos) son algunas pinceladas de la frenética trama que conforman Bayonetta 2, mejor gestionada que en la primera entrega y con momentos de infarto. Sabes que un título que de primeras te suelta en una torre del reloj, cayendo en un acantilado sin fin, luchando contra cientos de ángeles solo puede depararte más y mejores situaciones aún más grotescas. No hablaré más por miedo a que Madame Butterfly aparezca para darme una paliza por largar más de la cuenta.

En resumen, historia y personajes conjuran una aventura sublime, con un ritmo frenético, mejor apañado y que en cada capítulo sabe mantener enganchado al jugador. Bayonetta es la absoluta protagonista, no por sus curvas o su atrevida sensualidad. Platinum Games consiguió crear un personaje donde esta sensualidad forma parte de su carácter, un protagonista femenino alejado de estereotipos que es quien realmente tiene la sartén por el mango a lo largo de la aventura. Entre tantas reivindicaciones en la actualidad y por un desvirtualizado papel de la mujer en el videojuego, Bayonetta pone una piedra más en la búsqueda de papeles femeninos más meritorios y que multitud de juegos están logrando actualmente en la industria.

Baile de puños y balas

Bayonetta supuso una obra maestra dentro del género del hack-and-slash. Parte de este mérito lo tiene su jugabilidad. Platinum Games se ha especializado de siempre en la creación de excelentes sistemas de combates, demostrando esta virtud en títulos como The Wonderful 101 o la franquicia NieR. Bayonetta 2 no supone una notoria evolución en este aspecto respecto a la primera entrega, aunque si algo funciona bien para qué cambiarlo.

El sistema de combate mantiene los cimientos del anterior juego. Podrás aporrear botones para destrozar a los enemigos, aunque la belleza reside en conocer los muchos combos que la Bruja de Umbra podrá realizar, un baile repleto de puñetazos, patadas y muchas balas. Destacando especialmente el control en combate, el cual se siente igual de preciso que en Wii U, es gracias a él por lo que se logra la excelente jugabilidad tan laureada en la secuela. Bayonetta logra encadenar combo tras combo, a cada cual más impresionante, en combate, una danza que solo aquellos más habilidosos podrán aprovechar.

Junto a estos movimientos, se podrán desbloquear nuevos en las Puertas del Infierno. El local gestionado por el excéntrico Rodin posee interesantes objetos, los cuales se podrán intercambiar por halos o esencias de demonios. También tiene a disposición de cliente esta librería de nuevos movimientos, desde patadas ascendentes hasta nuevas transformaciones en cuervo o murciélago para la bruja, ampliando la cantidad de movimientos que ya de por sí podía realizar Bayonetta, completado por los instrumentos de tortura que puede invocar en combate, causando gran daño al enemigo “afortunado”.

Junto a las dotes de combate de la bruja se combina sus habilidades en la brujería. El Tiempo de Bruja es lo más característico. Si Bayonetta logra esquivar un movimiento en el momento justo, el tiempo se ralentizará, pudiendo la bruja pegar con extremada comodidad a los enemigos indefensos. Sobre esta mecánica se ciñe gran parte del sistema de combate, siendo indispensable tener un gran manejo del timing en cada batalla, así como de los movimientos enemigos, para recibir la menor cantidad de daño posible y realizar el mayor número de ataques y combos encadenados ya que esto incrementará la valoración que se reciba al final de cada combate.

Para rematar este festival de balas, en Bayonetta 2 se introduce el Clímax de Umbra. Una vez se haya cargado completamente, Bayonetta podrá desencadenar el clímax, uno de los momentos más impactantes en cada combate. Una vez activado, podremos realizar movimientos más poderosos, los cuales dejan indefensos a los enemigos, que concluyen con un poderoso ataque protagonizado por alguno de los demonios con los que Bayonetta ha firmado contrato. No es un añadido revolucionario en la jugabilidad, aunque sí brinda los momentos más impresionantes en el título lejos de las cinemáticas que salpican el título, muchas de ellas escandalosamente bien llevadas.

Cerrando la jugabilidad, encontramos las armas y complementos. Un número nada desdeñable de armas adornan el arsenal de Bayonetta, introduciendo diferentes formas de combatir. Desbloqueándose a lo largo del juego por medio de coleccionables dispersos por el escenario que Rodin no dudará en aceptar, las habrá de larga distancia, así otras más centradas en el combate físico. Desde afiladas guadañas, pasando por versátiles mazas o un látigo con el que azotar a los pecadores, Bayonetta modifica su forma de combatir, pudiendo equipar algunas de estas armas en brazos y piernas por igual. Son muchas las combinaciones que se podrán realizar, modificando los combos que la bruja podrá realizar en combate.

Finalmente, se concluyen con los complementos. Estos utensilios místicos permitirán a Bayonetta realizar ciertas acciones en combate, como activar el Tiempo de Bruja cuando reciba daño o lanzar una fila de mariposas que le protejan del daño en combate. Como podéis apreciar, Rodin es un comerciante excepcional, aunque sus métodos para obtener esta mercancía no sean de lo más limpios. Aunque lógicamente esto no le supone nada a la conciencia de un demonio.

Bendición portátil

Dejémonos de largas y pasemos a uno de los aspectos más interesantes. ¿En qué se traduce Nintendo Switch en novedades para el título? En primer lugar, el aspecto técnico se ve ligeramente mejorado. El título correrá independientemente del modo de juego (portátil o sobremesa) a 720p y 60fps como en Wii U. Priorizando la fluidez, el título brilla en el modo portátil. Siendo uno de los juegos que mejor lucen en este modo, pocas veces hemos sufrido ralentización alguna, manteniéndose una fluidez pasmosa. Es gracias a esto por lo que la jugabilidad de Bayonetta 2 es sublime, donde la tasa de refresco ayuda al frenetismo característico de la franquicia.

Dos pares de lo mismo en sobremesa. Habiendo disfrutado del juego en un monitor de 24″, no hemos notado que los 720p perjudiquen en absoluto el aspecto técnico, aunque esta resolución si que podrá rascar en televisores de mayor número de pulgadas. La faceta artística ayuda a que el título luzca de forma celestial. La majestuosidad de Noatum o las tétricas profundidades del Abismo en Inferno lucen mejor en Nintendo Switch gracias a las leves mejoras en materia de iluminación y texturas. El título lucía excelente en Wii U, mejorando en este aspecto en la consola híbrida.

Sin embargo, una de las virtudes de Switch en Bayonetta 2 es la portabilidad. Sabemos que todo port de Wii U a Switch gozará de esta ventaja aunque en Bayonetta 2 matizaremos por qué. La construcción del juego, por capítulos, permite echar una partida en cualquier momento y lugar en un intento de mejorar la puntuación lograda. De esta forma se mejora la sensación de rejugabilidad, dada además por los muchos coleccionables escondidos en los escenarios. Especial mención a los portales al Muspelheim, realidad alternativa donde habrá que superar desafíos concretos para superarlo. No son pocos y estarán dispersos por el escenario, siendo el superarlos todos y lograr la mejor puntuación otro de los ladrillos que se suman a la rejugabilidad.

Finalmente, cabe mencionar el Clímax Múltiple. El modo multijugador introducido en la secuela hará uso del carácter local de la consola. Pudiendo jugar dos jugadores, cada uno con Joy-Con en mano, de forma local, así como hacer uso del online. Para rematar las posibilidades de Nintendo Switch, se introduce la posibilidad de los amiibo, los cuales desbloquean vestimentas para Bayonetta, algunas de ellas inspiradas en título de Nintendo, las cuales se podrán conseguir además a lo largo del transcurso normal del juego sin tener la obligación el jugador de tener la correspondiente figura amiibo para desbloquearla.

¿Cómo evaluar Bayonetta 2 en Nintendo Switch? Esta cuestión llevó rondándome la cabeza durante todo el tiempo que lo he jugado. Como videojuego, se merece indiscutiblemente un 10; como port de Wii U cojea de alguna pata.

Bayonetta 2 es uno de los mejores títulos de las últimas décadas, una obra maestra por parte de Platinum Games. ¿Este port era necesario? Personalmente, sí. En Wii U no tuvo tan fuerte impacto como el que puede gozar en Switch, siendo una segunda oportunidad para hacer llegar la sublime obra orquestada por el estudio nipón a nuevos jugadores. Los antiguos verán en esta versión una forma de revivir las aventuras de la Bruja de Umbra, siendo la portabilidad uno de sus principales llamativos.

Quizás algunas decisiones a nivel técnico perjudiquen en cierta medida el título, aunque Bayonetta 2 es, en la actualidad, de los juegos que lucen mejor en el modo portátil. La fluidez impera por encima de la resolución en sobremesa, aunque los 720p/60fps en portátil son una tremenda delicia. Sin lugar a dudas, Bayonetta 2 brilla por su rejugabilidad, portabilidad y excelente acabado en portátil. En este aspecto, de diez.

Los incentivos para atraer a los antiguos jugadores quizás no sean los mejores. La expansión del Climax Múltiple al modo local se queda en algo anecdótico, una forma de revivir con un amigo de este excelente modo multijugador. No son muchas más las razones de adquirir el título, aunque saciar la espera de Bayonetta 3 con la excelente secuela sin lugar a dudas es una buena terapia.

Como título, de 10; como port, no llega a rozar la perfección. Que esto no aleje a Bayonetta 2 de atravesar las puertas de Paradiso. De forma indiscutible, es una obra maestra y su llegada a Nintendo Switch brinda una nueva oportunidad a quienes no lo jugaron en su día. Sin embargo, es la falta de incentivos reales lo que le hace rozar la perfección pero no alcanzarla. Con todo, la secuela es una obra maestra que, de nuevo, me ha hecho volar a la Luna con su mágica propuesta.

Comentarios
  1. 1.
    No acabo de entender cuales son los problemas técnicos respecto a la versión de Wii U. ¿Es técnicamente inferior?
    Encuentro que el cooperativo local es un aliciente bestial.
    Igualmente muy buen análisis, qué ganas de jugarlo el viernes.