Baseball Riot es un juego de puzles y física rebosante de comedia. Estampa la pelota de béisbol contra diversos esbirros de Explodz, haz que rebote contra paredes y plataformas para derribar a varios enemigos de un golpe y consigue el máximo número de estrellas posible.

Cuando nos ponemos a los mandos de Baseball Riot nos vienen a la cabeza de manera inmediata juegos como Angry Birds y sucedáneos, títulos que parecían ya archivados y guardados en un cajón bajo llave. Los juegos basados en físicas, y dinámica de proyectiles realmente existían mucho tiempo atrás, pero no estallaron realmente hasta que los famosos pájaros alzaron el vuelo en dispositivos móviles. 10Tons se ha propuesto sacar de la nevera este estilo de juego con títulos como Tennis in the face y el propio Baseball Riot. Juegos sencillos, de muy fácil comprensión, pero también dinámicos y entretenidos.

Gabe el justiciero

En Baseball Riot nos ponemos en la piel Gabe Carpaccio, un jugador de baseball retirado por una lesión que ahora tiene la misión de evitar que su antiguo equipo quede corrompido por los dirigentes de la bebida energética Explodz. En su cruzada tendrá que enfrentarse a una buena cantidad de ultras, jugadores y demás personajes que intentarán detenerlo. Un contexto sencillo, efectivo y que nos permite ponernos rápidamente bajo los controles de Gabe, que es lo realmente importante en un título de este estilo.

Ganar sin Home Runs

Baseball Riot es, básicamente, un pequeño gran puzle en el que tenemos que derrotar a todos los enemigos que se presentan en cada nivel con solamente tres golpes de pelota. Estos enemigos no serán móviles, ni siquiera nosotros podremos movernos mínimamente, todo el juego se desarrolla en escenarios cerrados con un intrincado diseño y distribución de elementos y personajes.

Nuestro objetivo final es hacer rebotar los esféricos que lanza Gabe a través del entorno para eliminar a estos enemigos (preferiblemente golpeándolos en la cabeza). Esto no es tarea fácil, al menos una vez hayamos pasado el primer mundo del juego, ya que nos encontraremos con personajes con distintas habilidades, como bases que pondrán fin a la trayectoria de la pelota como esta se acerque demasiado a sus manos o cachers, a los que no se les puede golpear a no ser que se les golpee de espaldas, además de otros más genéricos como árbitros, fans y jugadores de los Electrolytes. Por desgracia la cantidad final de enemigos que realmente se diferencian entre sí y supongan un reto a la hora de superarlos es bastante pequeño, si bien es cierto que suelen estar bastante bien combinados dentro de los niveles, especialmente en los dos últimos mundos del juego.

Además de los rivales que nos encontraremos dentro de cada nivel Baseball Riot presenta también una serie de elementos que pueden favorecer o bien perjudicar nuestra misión de eliminarlos a todos. Entre ellos paneles de cristal que entorpecerán los lanzamientos, neumáticos que modificarán la trayectoria de la pelota, tubos que al ser golpeados lanzaran 3 pelotas aleatoriamente por el escenario o cócteles explosivos que detonarán y barrerán todo a su alcance.

Bates y estrellas

Aunque nuestro objetivo principal dentro de Baseball Riot es eliminar a nuestros enemigos, la verdadera esencia del título y donde radica realmente su dificultad es en completar el título con tres estrellas en cada uno de los niveles. Estas estrellas se encuentran distribuidas inteligentemente por los escenarios y supondrán un reto extra para el jugador, ya que requerirá técnica e intentos extra el lograr “combear” el eliminar a los personajes con la recolección de estrellas.

Además, si logramos realizar un lanzamiento que encadene una buena cantidad de estrellas y rivales alcanzados conseguiremos bolas extra para completar el nivel. Si no nos vemos obligados a gastar estos tiros el juego nos recompensará también con bolas doradas, el culmen de puntuación al que puede aspirar el jugador.

El mundo de Baseball Riot está dividido en una serie de “mundos” o más bien zonas dentro de Estados Unidos, cada uno de los cuales cuenta con 12 fases diferentes. Avanzar entre las distintas fases es tan sencillo como eliminar a todos sus enemigos, pero para poder cambiar entre mundos se nos requerirán una serie de condiciones algo más complejas, como conseguir al menos 2 o 3 estrellas en cada una de las fases, o conseguir un par de pelotas doradas en algún nivel concreto. No son misiones excesivamente complicadas, aunque sí se puede hacer algo pesado si lo que buscamos es simplemente acabar el juego y no tenemos afán completista.

Simplicidad y desgana?

En el apartado técnico Baseball Riot pasa prácticamente de puntillas, pero tampoco necesita grandes alardes, gráficamente se busca un estilo de dibujo animado desenfadado y cómico que funciona bien, el motor de físicas del juego también suele cumplir bastante bien, no se dan en ningún momento rebotes o parábolas extrañas o técnicamente imposibles, y dos bolas lanzadas exactamente al mismo lugar tampoco se comportarán exactamente igual, todo dependerá del tipo de superficie o los enemigos con los que vaya impactando.

El peor de los puntos dentro del ámbito audiovisual es sin duda el sonido, la música se repite en cada uno de los niveles y los efectos de sonido también son pobres y repetitivos, ni siquiera los gemidos cambian en exceso entre los diferentes modelos de enemigos. Otro de los aspectos realmente negativos es que el título este completamente en inglés, no es realmente un problema dado la baja cantidad de texto que nos encontramos en el título, pero es algo que también habla bastante mal de la desarrolladora, dado el poco trabajo que requería.

Conclusión

Baseball Riot es un juego de un aspecto desenfadado y amigable, con un buen diseño de niveles, una cantidad de fases y misiones considerable y que presenta varias formas de potenciar la rejugabilidad. Cuenta también defectos evidentes como el hecho de estar completamente en Inglés o su falta de variedad a la hora de representar a los enemigos y sus habilidades para cortar los lanzamientos de Gabe.

Pero ante todo estamos ante un título muy correcto al que le pesan más las virtudes que los defectos y que permite a los jugadores gozar de sesiones de juego mayoritariamente cortas pero realmente entretenidas e incluso a veces desafiantes.

Comentarios