Portada » Análisis » Surgeon Simulator CPR

Surgeon Simulator CPR

Surgeon Simulator CPR

Uno de los títulos que casi nunca falta en los canales de la mayoría de los YouTubers de aquí a hace varios años es Surgeon Simulator. Y es que su jugabilidad encaja perfectamente en dicho entorno, con intervenciones quirúrgicas de lo más alocadas, que disfrutar con cuanta más gente mejor. Tras ser publicado originalmente en 2013, pasando desde entonces por diferentes plataformas, llega ahora a Nintendo Switch bajo el título Surgeon Simulator CPR (Cardiopulmonary resuscitation Co-op Play Ready), donde pretende aprovechar sus posibilidades, pero su falta ambición le puede hacer perder enteros.

Mano a la obra

Surgeon Simulator nació hace cinco años, y lo hizo de una manera un tanto especial. Para la Global Game Jam de 2013, sus responsables crearon la primera versión del juego durante las 48 horas reglamentarias de la competición, siguiendo la temática de aquella edición, que era latidos del corazón. El resultado alcanzado les hizo querer seguir profundizando y tras un mayor tiempo de desarrollo, no mucho más tarde, llegó la primera versión comercial.

Como la mayoría de los títulos pertenecientes al género simulación, si bien no buscar la experiencia más realista, este indie carece de hilo narrativo alguno. Cuentas así con diferentes y variadas cirugías por delante, que conforme avanzas se van desbloqueando, estando presentes tanto los trasplantes originales, las intervenciones en ambulancia y antigravedad del espacio, así como la autopsia extraterrestre.

En todos partes con un claro objetivo, el paciente ya preparado y los instrumentos necesarios listos ante ti para ponerte con ello inmediatamente. El único elemento a vigilar, y que puede poner en peligro el éxito de la misión, es la pérdida de sangre. En un traspié puedes hacer que el paciente pierda una pequeña cantidad de forma puntual o generarle una lesión que origine una hemorragia de mayor o menor intensidad, fallo que tienes que corregir de inmediato con un simple pinchazo.

Uno de los elementos que más llaman la atención es el propio menú, desde el que seleccionas las operaciones a realizar. Y es que se trata de un escritorio muy retro en el que cuentas con varios elementos con los que puedes interactuar de misma manera que durante las intervenciones. Una excelente oportunidad para familiarizarte y poner a prueba tus dotes, por ejemplo cogiendo el teléfono o cambiando el disquete del ordenador.

Surgeon Simulator CPR

Abstenerse nerviosos

Nada más iniciar el juego te encuentras ante dicho escritorio, sin explicación alguna respecto al funcionamiento del juego, algo que no tardas en solucionar intuitivamente. Sin embargo, al afrontar la primera operación encuentras un escenario idéntico, aunque ahora es una situación bien diferente. La intuición da paso así a la imaginación, y en seguida comienzas a intentar cosas para abrirte camino hacia el órgano enfermo, para una vez sustraído arrojar el sano al cuerpo, finalizando la misión justo ahí. Se trata pues más de hurgar y probar que de seguir un, inexistente, protocolo.

Poco a poco desarrollas la destreza necesaria para usar la mano, completamente ortopédica, desbocada y auténtica antagonista de Surgeon Simulator CPR. Pese a aprovechar, imprecisamente, el sensor de movimiento de los Joy-Con, este se reduce al giro de la muñeca, siendo necesario emplear el stick y botones para desplazar la mano. Aclarar también que no acabas alcanzando un manejo como para realizar con notable soltura los movimientos necesarios para las operaciones, encontrando únicamente un punto mínimamente pasable para llevarlas a cabo.

La citada falta de explicación durante las operaciones no tiene por qué ser un elemento a valorar negativamente, ya que esta invita a pensar la estrategia más imaginativa para desarrollarla. Sin embargo, sí que los controles precisan de una mayor explicación, la cual se reduce a un simple dibujo respecto al sensor de movimiento de los Joy-Con.

Surgeon Simulator CPR

Debido también al premeditado tosco control, la jugabilidad de Surgeon Simulator CPR está contraindicada en aquellas personas con menos paciencia. El mero hecho de tener que repetir varias veces tan sencilla acción como es coger un bisturí, tirando en su consecución el resto de instrumentos hacia el inaccesible suelo, para luego en un movimiento descontrolado de la mano cortar de más, pueden hacer perder los nervios a muchos.

Algunas negligencias

Más allá de lo antes comentado, existen varios aspectos igualmente de relevantes a tener en cuenta. El primero es su reducida duración, algo que refuerza la sospecha de que Surgeon Simulator CPR no se disfruta tanto en solitario, siendo realmente su género más cercano a un juego para fiestas que a un simulador, pese a lo engañoso del título.

Basta con jugar un par de partidas con amigos para reír un rato emulando a médicos poco ortodoxos y viviendo divertidos momentos, como que el reloj de la muñeca se suelte y precipite hacia la cavidad torácica del paciente. Relacionado con ello, un solo par de Joy-Con son suficientes para disfrutar al mismo tiempo con alguien más, entrando en escena una segunda mano que puede participar con igual libertad.

Surgeon Simulator CPR

Una vez completada una intervención, no son muchos los alicientes que tienes para volver a repetirla, salvo que quieras mejorar la puntuación o probar con unos métodos diferentes. En este sentido, la dificultad no se ve incrementada progresivamente, sino que es una constante basada en sus controles, requiriéndose simplemente armarte de paciencia, de manera que una vez dominados avanzarás sin prisa pero sin pausa por cada caso.

Por último, el apartado sonoro queda como un elemento inadvertido con una banda sonora repetitiva. En cuanto a los gráficos, no ofrece cambios respecto al visto en otras versiones, y si bien en el modo portatil de Nintendo Switch luce muy bien, su jugabilidad se reduce mucho con los Joy-Con unidos a la consola. Se echa en falta también el uso de la pantalla táctil, algo que la edición de Surgeon Simulator para iOS sí ha contado.

Conclusiones

Retomando las primeras líneas, pocas explicaciones requiere la jugabilidad de Surgeon Simulator CPR si has estado siguiendo a algunos YouTubers en los últimos años, siendo esta versión de Nintendo Switch una adaptación con unos indomables controles que, junto a su deliberadamente impreciso manejo, enturbia la experiencia haciéndola más desquiciante de lo que es. Asimismo, no incorpora elementos nuevos, ni termina de exprimir las posibilidades de la consola, antojándose así esta una oportunidad perdida.

No esperes encontrar un título con una mínima base en materia de medicina, algo que tampoco pretende. Su objetivo es que te diviertas en compañía, ya sea pasando el mando o en cooperativo, con una fórmula, que eso sí, no solo puede hacerte desesperar sino que no tarda en agotarse.

Nota Revogamers

Seudocirujano por un rato.

5.5
Escrito por
Player, amiibo de mis amiibo y miembro 1999 del club de fans de John Boy.

¿Te ha Gustado?

0 0
Comentarios
Comentarios

Para comentar tienes que estar logueado

Si no tienes una cuenta, puedes crearte una al instante para comentar.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Wences A. Machado hace 3 meses.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.