4 héroes, 8 bits y mucha diversión.

Ninja Striker! ha llegado a la eShop de Nintendo Switch sin hacer mucho ruido, pero eso es porque no le habéis dado una oportunidad a este arcade con estética 8 bits lleno de acción y ambientado en un Japón plagado de ninjas y criaturas propias de su folklore como yokais o kappas.

Ninjas de 8 bits

Q-Cumber Factory, los responsables de Ninja Smasher! para Nintendo 3DS, están de vuelta con un nuevo título que mantiene en su mayor parte la fórmula jugable del anterior juego pero da un paso adelante hacia la acción más directa y, por lo tanto, deja de lado las plataformas, algo que gustará a algunos pero no a muchos otros.

Y es que Ninja Striker! parece, al menos nada más arrancarlo, un juego de plataformas en el que, además, hacer continuos ataques dirigidos (como el Homing Attack de Sonic), sin embargo pronto caeremos en la cuenta de que, si no usamos el botón de salto, casi mejor. Pero dejemos esto para luego.

Primero toca hablar de sus 4 protagonistas: un ninja, una ninja, un ninja con cadenas y un robot ninja. Sí, todo muy ninja, pero es que ese es el eje central del juego, tanto en ambientación como en jugabilidad, con distintas técnicas ninja para cada personaje, por lo que dominarlas todas será fundamental.

Después, por supuesto, toca jugar.

Elijamos al ninja que elijamos, compartirán los movimientos de salto, doble salto y el ataque teledirigido, pero se diferenciarán en su habilidad única, también conocida como Shinobi Action.

4 historias, casi 4 jugabilidades

Ninja Striker! no es demasiado largo, de hecho, es más bien corto si tratamos solo de completar su modo aventura, el cual está dividido en 6 zonas de 4 fases cada una.

El gran problema es que los 4 personajes compartirán localizaciones, lo que no ayudará ni a la variedad ni a la rejugabilidad, aunque está en realidad se basará en las ganas que tengamos de superar nuestro propio récord en cada pantalla, y es que ahí es donde reside el verdadero encanto del juego.

Tomando como referencia los juegos de las generaciones 8 y 16 bits, Ninja Striker! sabe que su punto fuerte es su sistema de juego basado en obtener la máxima puntuación posible. Por ello constantemente estaremos enlazando combo tras combo, llenando de paso y de 0,01 en 0,1 nuestro multiplicador.

Cada vez que soltemos un espadazo a un enemigo o que recojamos una moneda subiremos ese 0,1 hasta llegar a un máximo de 2X en el multiplicador; pero ojo, porque si tocamos suelo, techo o pared (somos muy hábiles y nos aferramos a cualquier superficie), el contador de múltiplo se reiniciará, ahí es donde entra en juego la habilidad única de cada personaje conocida como Shinobi Action.

El ninja vuela en círculos unos instantes, la ninja mucho más tiempo mientras lanza kunais, el ninja con cadenas se impulsará con su cadena siempre que la enganchemos a algo y el robot usará su cabeza-martillo para proyectarse en línea recta unos metros.

Como veis, todos parecidos pero diferentes, lo que hará que tengamos que aprender a jugar con cada protagonista. Si os gusta su mecánica y su estilo de acción directa, agradeceréis estas diferencias entre personajes.

Color y chiptune

Si la jugabilidad de Ninja Striker! viene refinada de tiempos de los 8 bits, los gráficos y el sonido pueden alardear de lo mismo. El juego se ve muy bien, colorido y con todos los elementos bien definidos, aunque, como entonces, estos se repiten con asiduidad, sobre todo los enemigos, pero por suerte varían algo según avanzamos en el juego, aunque poco.

Tristemente, la acción se ralentiza cuando hay muchas cosas en pantalla, inexcusable en un juego tan poco exigente como el que nos ocupa.

La música sí que es sublime todo el rato, aunque una vez más tenemos que lamentar la falta de variedad. En la primera fase de cada zona siempre sonará la misma melodía, ídem para la segunda, tercera y cuarta. Esas son todas más la del menú. Al menos son tan pegadizas que las acabaréis tarareando alegremente.

Aun con todo, Ninja Striker! logra su objetivo que es el de divertir de forma directa y lo hace con una fórmula refinada aunque se ha dejado por el camino el plataformeo más puro y tampoco le habría venido mal un modo a dobles, por pedir…

Por los 3,99 € que cuesta en la eShop tenéis un juego divertido y cuidado. ¡Y con ninjas!

Comentarios