Seguir
Portada » Análisis » Análisis de At Sundown: Shots in the Dark

Análisis de At Sundown: Shots in the Dark

Cuando se hace un juego para consolas cuyo enfoque es multijugador, es inevitable pensar que lo que realmente puede hacerlo bueno es una comunidad constante de jugadores con los que poder jugar, o bien disponer de compañeros para disfrutar juntos en modo local. At Sundown es un título que tiene potencial, y que está muy orientado a que nos echemos partidas muy rápidas con otras personas.

Colours at sundown

En este juego nos encontramos un shooter de perspectiva cenital con personajes que se mueven y apuntan usando los dos sticks en el que se dan combates entre cuatro personajes de forma muy rápida. Los escenarios son pequeños, al estilo de los niveles de Luigi en Nintendo Land, por lo que nos encontraremos rápidamente con nuestros enemigos, y veremos muchos disparos y muchas muertes. Cada uno tiene sus propias características de luz, a las que tendremos que sacarles partido para ganar.

Cada vez que morimos reaparecemos, pudiendo cambiar de arma en dicho momento. A veces aparecemos para morir en unos instantes (por estar en el punto de mira de un rival), pero una vez que nos acostumbramos a ello cada vez que salgamos actuaremos mucho más rápido, ya que un par de disparos o tajos nos pueden dejar fuera de combate. Una vez que un jugador llega a determinado número de muertes (o la condición que hayamos puesto para terminar el encuentro), se acaba la ronda.

Las partidas duran poco, pero eso es algo que si jugamos online puede propiciar que haya mucho movimiento y que no sea necesario estar enganchado muchas horas para jugar. Si bien una vez que le hemos cogido el tranquillo la estrategia que seguiremos es la misma, podemos cambiar el enfoque de la partida jugando por equipos o con bots (aunque esto último no es tan divertido).

La cualidad clave, la luz

Hasta ahora todo parece muy sencillo, pero hay que tener en cuenta que no todo lo que pasa se ve en pantalla, y es que hay que aprovecharse de las luces y sombras que vemos por el escenario, ya que al movernos por estas últimas somos invisibles para nosotros mismos y para el resto, siendo clave usarlas bien para la estrategia de la partida.

La idea central es muy arcade, aunque se puede hacer repetitiva. Existen mapas, modos y armas que se van desbloqueando a base de jugar el tutorial y “subir de nivel” que suponen un añadido interesante para motivarnos a jugar, pero que no suponen tampoco mucho cambio a la hora de jugar (salvo los modos).

El juego de luces y sombras en el juego está bien representado y los personajes son diferentes y están bien diseñados, aunque para lo poco que los vemos generalmente los identificaremos como un monigote del color que sea. Pese a que hay ligeras diferencias entre los personajes, a la hora de la verdad lo que realmente destaca es la habilidad del jugador con las armas.

At Sundown funciona muy bien y es divertido, pero si estás solo y no tienes online no merece la pena y te puede quemar pronto. Con un grupo variado de gente en local es entretenido, y el ritmo de sus partidas encaja con el juego online. Una vez que se tienen todos los escenarios y modos las posibilidades aumentan, pero es algo cuyo proceso puede hacerse también tedioso.

Resumen
Un shooter rápido y sencillo de jugar, pero que se queda escaso en modos. Puede llegar a ser adictivo en compañía, pero en solitario no se luce casi nada.
6
Justo
Escrito por
Pikmin de nacimiento y strawhard de corazón, colecciono monedas DK por diversión.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Javier Aranda hace 2 semanas, 4 días.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.