Destroza a tus amigos en cualquier lugar con este arcade con olor y sabor a retro por todas partes.

Si bien Wii U trajo el jugar fuera del televisor en una sobremesa, Nintendo Switch aumentó la distancia al ser portátil en sí misma también. Esta característica la convierte en complemento de fiestas y quedadas sin necesitar mucho espacio, y hay juegos como Mario Kart 8 Deluxe que demuestran que, efectivamente, las fronteras espaciales de los videojuegos están desapareciendo. El caso que nos ocupa ahora, Astro Duel Deluxe, es otro de esos títulos multijugador que busca llevar diversión a cualquier lugar al que uno lleve la nueva consola de Nintendo, ofreciendo un título muy inspirado en los juegos de naves de los años 80. Y además llega con Deluxe en el nombre, que parece la nueva palabra clave para vender ediciones definitivas.

Decenas de ¡payum! 8 bits en Astro Duel Deluxe

En el vasto espacio, una nave solitaria viaja… no, realmente no. Estamos ante un título puramente multijugador (aunque puede jugarse contra la CPU), donde la inmediatez lo es todo y, por lo tanto, no hay una historia – ni falta que le hace. Aquí lo importante son los duelos en los que hay que eliminar las naves de los oponentes antes de que ellos hagan lo propio con la nuestra, aunque se añade una variante en la que lo que hay que destruir es el piloto que hay dentro. Esto quiere decir que se necesita un disparo para romper una nave y otro, o un placaje, para reventar al ocupante de la misma, quién debe intentar huir hasta que su nave reaparezca pasados unos segundos.

Toda esta acción de disparos se desarrolla viendo las naves desde una perspectiva cenital en distintos escenarios con sus obstáculos, donde hasta seis jugadores o CPU tienen que apuntar y disparar a sus rivales. Los controles son muy básicos: disparo, ataque especial (si se tiene la mejora) y un botón para avanzar, siendo el stick una herramienta de giro únicamente, al estilo de los viejos Resident Evil. Todo de forma tan simple que puede jugarse con un Joy-Con, el par o el Pro Controller.

Existe un modo fiesta donde el control puede ser cambiado por uno táctil de una forma muy peculiar. Hasta cuatro jugadores pueden situarse alrededor de la consola y usar dos de sus dedos en cada una de las esquinas para disparar y girar la nave a la derecha, siendo en este modo el avance automático. Es un poco caótico al no ser tan preciso como el control tradicional, pero ofrece sin necesidad de mandos la posibilidad de echar un buen rato en compañía.

Diversión retro para hasta seis jugadores

Los otros modos son el clásico y el caos. Solo el último permite seis jugadores y hay más condicionantes en el escenario que hacen más dinámica la partida. El modo clásico, hasta para cuatro, ofrece duelos en escenarios más sencillos. Todos los combates se realizan al mejor de varias rondas, donde se cuenta el número de KOs realizados por cada usuario al terminar la partida, de forma que si alguien queda segundo pero ha eliminado a dos usuarios y el primero solo a uno, cada uno avanza en el marcador las muertes que ha conseguido.

Por desgracia, no hay (quitando duelos con CPU) ningún tipo de modo arcade, historia, duelo o similar que sirva para darle vida al modo un jugador, por lo que si no hay gente con la que jugar, se pierde casi todo el fuerte de este título.

En lo referente a lo técnico, se presenta estilo muy retro con “sangre” al exterminar enemigos y personajes diferenciados, pero naves muy similares salvo el color. Los sonidos y la vibración acompañan bien, aunque podría quizás pedirse algún que otro tema de fondo más.

En definitiva, acción con amigos perfecta para la portabilidad de Switch, con ausencia de modos para un jugador. Divertido y para echar unas risas, puede ser un buen complemento a otros títulos de más peso, o incluso ser el protagonista de una noche loca de vicio. Si te van las “navecitas” de antaño, debes darle una oportunidad.

Comentarios