Portada » Análisis » Análisis de Horizon Chase Turbo

Análisis de Horizon Chase Turbo

¿Jugaste en tus años mozos en recreativas a arcades de velocidad? ¿Aún lo haces pero en tu casa? Entonces estás de suerte porque Horizon Chase Turbo es exactamente lo que estabas esperando. Recuperando el espíritu de Out Run, Lotus Turbo Challenge o Super Hang On (este con motos en lugar de coches), tenemos ante nosotros un juego donde prima la diversión rápida y en el que los coches no se despegan del suelo, como antes.

Acelera y gira

Horizon Chase Turbo no solo recuerda a los clásicos de conducción arcade en su estética, con un magnífico y colorido acabado low poly,sino que también lo hará en su manejo, aunque refinando la fórmula y añadiendo pequeñas variaciones que sin embargo no empañarán una jugabilidad rápida y apta para todos aquellos que cuenten con buenos reflejos. Así recorreremos más de 100 circuitos todos ellos diferentes pero unidos por un denominador común: cómo nos dirigimos hacia la meta sin soltar el acelerador y yendo marcadamente de izquierda a derecha.

Aquí no hay baches, las cuestas no se notan y el sobreviraje se deja para títulos más serios; aquí solo hay diversión y reflejos; bueno, y turbos y gasolina, una de las variantes que jugarán un papel importante en la creciente dificultad que notaremos y de qué manera.

Con cada uno de los más de 30 vehículos que podremos adquirir a base de puntos, todos ellos basados de forma muy obvia en modelos reales, recorreremos su modo principal en el que daremos la vuelta al mundo. Cada zona tendrá a su vez distintas pistas y estas estarán recreadas con detalles mínimos pero suficientes para hacer reconocible dónde nos encontramos, como el skyline de las grandes ciudades, los cactus de un desierto, etc. Además lloverá, aunque no se note mucho que vamos sobre asfalto mojado, levantaremos polvo e incluso veremos amanecer o anochecer. Son detalles impensables antaño y que ahora diferencian a Horizon Chase Turbo para bien de los títulos en que se fija.

Otras diferencias estarán ligadas a la conducción. Salir bien será importante pero no demasiado, ya que lo principal será mantener la aceleración intentando no frenar para así alcanzar la velocidad punta del coche, aunque siempre con cuidado de no chocarnos con los múltiples obstáculos que hay en los márgenes, como rocas, palmeras, carteles, etc. También habrá que mirar y mucho, sobre todo según vayamos avanzando en su modo principal, el depósito de gasolina. No ocurrirá muy a menudo, pero más de una vez veremos cómo se nos escapa una carrera porque no hemos recogido la gasolina repartida por el escenario, elemento que actúa como los viejos checkpoint de los juegos en los que este Horizon Chase Turbo se ha fijado.

Ganar será importante, claro, solo así conseguiremos los puntos necesarios para conseguir coches mejores, aunque también podremos mejorar los que ya tengamos con pruebas especiales donde quedando en el podio recibiremos una mejora que se aplicará a todos los vehículos que tengamos en el garaje y a los que consigamos posteriormente. Bien porque hace que no bajemos el ritmo preocupándonos de qué mejorar dónde, pero no tan bien en cuanto a que consigue que el hecho de conseguir un coche mejor no sea apenas una recompensa más allá de que nos guste más estéticamente porque al final todos acaban con unas estadísticas parecidas.

Es sin embargo algo que sí beneficia al resto de modos como son los torneos, los eventos y las pruebas de resistencia, las cuales será toda una odisea desbloquear pero harán las delicias de los aficionados a los recreativos y a las cabinas de conducción.

Los torneos son como os imagináis, cuatro carreras puntuadas en las que gana el que acabe con más puntos, y las pruebas de resistencia nos harán conducir hasta que acabemos la gasolina, lo que puede llevaros bastante tiempo si sois buenos en esto. En cuanto a los eventos, son casi a lo que más recurriréis cuando completéis el modo principal, ya que aquí nos encontraremos con pistas temáticas así como coches especialmente elegidos para la ocasión que irán cambiando con el tiempo. Unos añadidos que además pueden disfrutarse en compañía gracias a su modo multijugador para hasta 4 jugadores a pantalla partida, un modo donde no notaremos bajón gráfico alguno ni tampoco disminuirá la sensación de velocidad y fluidez. Lástima que no haya opción de jugar en línea, ni contra amigos o gente desconocida, tocará conformarse con unas tablas clasificatorias donde ya os adelantamos es imposible siquiera acercarse a algunos récords. 

Esto es básicamente todo lo que Horizon Chase Turbo tiene para ofrecernos, un muy buen arcade de conducción que, eso sí, empezará a desinflarse al cabo de unas pocas horas, claro que su naturaleza invita a disfrutarlo en pequeñas dosis, dilatando así más su vida útil.

Completar el garaje no es especialmente difícil ni acabar su modo vuelta al mundo o sus torneos, menos mal que están ahí los eventos temáticos. Cuenta también con un DLC obligatorio para los amantes de OutRun que además está a muy buen precio, así que ya tenéis una excusa más para empezar a pisar su acelerador retro y colorido. La otra es la música de Barry Leitch, de quien, todo hay que decirlo, esperábamos muchísimo más; una lástima.

Resumen
Genial en lo visual y regular en lo musical. No inventa nada, pero es tal guiñazo a los juegos de antaño donde solo importaban la velocidad y los reflejos que, si os gustaron aquellos, os encantará este. Con el tiempo se vuelve monótono y no tiene online, pero para partidas cortas es ideal.
7
Bueno
Escrito por
Señor Bichos para ti.

¿Te ha gustado?

0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no es necesaria. Los campos obligatorios están marcados *

Usted puede usar estos HTML Etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.