Portada » Análisis » Análisis de TRIALS of MANA

Análisis de TRIALS of MANA

Trials of Mana, o Seiken Densetsu 3 para los “más puretas”, es el tercer juego de la saga MANA de Square. Esta serie, que nació como un spin-off de Final Fantasy, consiguió con Secret of Mana el reconocimiento para convertirse en un referente dentro de los J-RPG de acción. El lanzamiento que nos ocupa es un remake de dicho título, con un renovado apartado visual, una excelente localización al castellano y algunas modificaciones para adaptarse a un mundo y una cámara en 3D.

El árbol de mana está en peligro

La diosa del mana selló hace tiempo a ocho entidades malignas, lo que la obligó a descansar en forma de árbol. Ahora, la corrupción de los habitantes de la tierra ha provocado que el árbol esté a punto de marchitarse y que el mal se extienda por todo el mundo. Trials of Mana nos narra la historia de seis héroes que, sin buscarlo ni quererlo, deben utilizar la espada de mana para restaurar el equilibrio y la paz, además de para cumplir su misión individual.

Así pues, una de las características que invitan a rejugar este Trials of Mana es, precisamente, la variedad de equipos que podemos confeccionar. A diferencia de otros J-RPG en los que la “fiesta” está al completo y nosotros elegimos a los combatientes, aquí no hay un protagonista fijo ni ese tipo de distribución de equipo, pues en este título podemos escoger entre seis personajes quién queremos que sea el protagonista, y qué otros dos personajes lo acompañen.

Aunque en teoría esto nos hace pensar que hay seis tramas principales, realmente hay tres. Esto es así porque cada dupla de héroes comparte un mismo enemigo, por lo que ya queda en nuestra decisión si escogemos a dicha pareja (como protagonista y uno de los acompañantes) para ahondar en cada trama o si preferimos centrarnos en una visión más general cogiendo a uno de cada trío. En cualquier caso, gran parte de los lugares a recorrer y de la trama son comunes a todos los héroes, y de hecho es interesante ver como los caminos de estos se ven cruzados incluso con aquellos tres personajes que no son del equipo.

Olor retro en 3D

A nivel jugable, este remake ha conseguido trasladar muy bien la esencia del título en el que se basa. Originalmente teníamos un mundo en perspectiva isométrica, pero en esta ocasión estamos ante un vasto mundo en 3D con vista en tercera persona. Se mantienen paredes invisibles y otros elementos de la época, pues en esencia es el mismo juego, pero se añaden diferentes niveles de altura y varios trucos para que los cofres secretos y otros objetos estén bien escondidos y haya que explorar un poco.

Las ciudades, mazmorras y espacios abiertos que visitamos pueden pecar un poco de “pasilleros”, pero son una gran actualización respecto a lo que había en origen. En lo que sí que hay una gran puesta al día es en el sistema de combate, pues en esta ocasión, solo a nivel básico, contamos con un ataque rápido y otro fuerte que pueden combinarse al estilo de un juego musou, además de un salto y una esquiva para que las luchas ganen dinamismo.

Estas posibilidades se ven enormemente aumentadas gracias al uso de ataques especiales y habilidades (que hemos de equipar y aprender), que nos obligan a pensar mejor nuestras decisiones para no caer en combate. Ademas, en todo momento podemos cambiar el personaje que controlamos, y la IA funciona muy bien por los patrones de comportamiento que le hayamos dejado establecidos, por lo que aunque el cooperativo no esté presente, sentimos que tenemos un buen control sobre todo el grupo.

Evolucionando Seiken Densetsu 3

Otro aspecto muy interesante es que, al subir de nivel, queda en nuestra mano elegir qué atributo (y por ende habilidades) queremos mejorar de cada personaje. Esto se ve potenciado gracias a la inclusión del cambio de clases, que permiten que cada héroe tenga una especialidad, de manera que así podamos crear un equipo equilibrado que se adapte bien a nuestra forma de jugar. A pesar de que hay combinaciones mejores que otras, casi todos los posibles equipos pueden tener una combinación de clases que funcione bien, por lo que ningún personaje se queda excluído.

Trials of Mana cuenta con tres dificultades diferentes que pueden modificarse sin penalizaciones en cualquier momento, y eso es un acierto con mayúsculas. De esta manera cada jugador puede ir cambiando según su propia habilidad, y los más “clásicos” siguen pudiendo jugar de un tirón con la que hayan escogido desde el inicio. El primer nivel está orientado a aquellos jugadores novatos, el segundo puede ser completado fácilmente por cualquier jugador de videojuegos con cierta experiencia, y el tercero sí que requiere un mayor dominio del sistema de habilidades y clases para salir airoso.

Por tanto, encontramos que, manteniendo la esencia del original, se ha creado un “juego nuevo” más que una simple puesta al día a nivel técnico. Obviamente, es en el apartado gráfico donde más se nota el cambio y, pese a no ser un portento gráficamente hablando, los personajes y entornos lucen muy bien. Puede que se eche en falta una mayor variedad en la presentación, pues por ejemplo choca ver que todos los señores mayores son iguales, pero esto refleja un paralelismo con los sprites de su momento, creando así una experiencia nueva que se sienta retro.

Un remake que sabe mantener la esencia

Más allá de eso, en lo técnico el juego rinde bien, aunque presenta algún momento de popping y alguna textura que tarda en cargar (sobre todo en vídeos), aunque no perjudican a la jugabilidad. Las cargas entre zonas no son extensas, pero habría estado bien que casi no existieran como sí que ocurre en otros momentos del desarrollo en los que se cambia de localización sin pasar por una pantalla en negro.

Por otro lado, donde no se puede tener queja alguna sino halagos, es en el apartado sonoro. Además de poder elegir la música original para los más nostálgicos, todas las piezas y efectos sonoros se han recreado con bastante acierto a los nuevos tiempos, pero sintiéndose en todo momento como una adaptación y no como un cambio radical. Las voces de los protagonistas y algún que otro personaje principal funcionan muy bien, y en el doblaje japonés son de gran calidad, pese a que los diálogos en sí puedan ser algo más planos, algo más propio del tipo de juego y de la época del lanzamiento original.

En definitiva, Trials of Mana es un título que enamorará a todos los jugadores del original, a los seguidores de la serie y a cualquier jugador de otros J-RPG de acción. Ofrece muchas posibilidades y, pese a que para lo que suele esperarse a día de hoy haya cosas mejorables, es una actualización sobresaliente de un clásico, que ha sabido mantener toda su esencia y ofrecer nuevos elementos y detalles a los jugadores.

Resumen
Una actualización de todo un clásico, con sus puntos buenos y no tan buenos. Gana mucho en detalles y presentación, aunque pierde el cooperativo por el camino.
8.5
Notable
Escrito por
Pikmin de nacimiento y strawhard de corazón, colecciono monedas DK por diversión.

¿Te ha gustado?

2 0
Suscribir
Notificar de
guest
Por favor, no introduzcas nombres reales. Los nombre reales completos serán eliminados.
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.

0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x