Portada » Análisis » Análisis de The Diofield Chronicle

Análisis de The Diofield Chronicle

Esta es la historia de unos mercenarios que se convirtieron en leyenda.

Estamos asistiendo a un año en el que Square Enix no para de lanzar juegos casi todos los meses. Ya sean del gusto de todos o juegos dirigidos a un grupo más reducido de la comunidad de videojugadores, no se puede negar que el trabajo que están realizando sea improductivo. En esta ocasión nos toca hablar de The Diofield Chronicle que nos ofrece una propuesta la mar de interesante dentro del género de la estrategia.

Cuatro pilares

The Diofield Chronicle es un juego de estrategia en donde sus combates se desarrollan en tiempo real. En el campo de batalla dirigimos a cuatro unidades de batalla al unísono. Podemos mover a cada una de las unidades hacia el punto que queramos del mapa y seleccionar el ataque que queramos realizar. No nos vamos a topar con comandos complicados de entender ni con tareas que supongan una carga. La estrategia reside en ciertos requisitos que tenemos que conseguir controlando las unidades para poder ir superando los objetivos.

Las misiones del juego se componen de los objetivos principales y también otros secundarios. Superar estos objetivos nos proporciona recursos que podremos invertir en mejorar armas, hacer crecer nuestras unidades y conseguir mejores ataques. El sistema de progresión de The Diofield Chronicle es bastante sencillo de seguir pero también premia el esfuerzo del jugador.

La historia de The Diofield Chronicle nos sitúa en media de una guerra entre reinos. Se nos presenta un montón de personajes de fuerte personalidad que luchan por mantener el honor de su pueble y el suyo propio. La historia se desarrolla a través de cinemáticas, que son numerosas, y también durante el desarrollo de los combates. Podríamos decir que esta cumple su cometido, pero no llega a explotar ni a profundizar en sus personajes a pesar del potencial que posee todo el conjunto.

The Diofield Chronicle

Un mundo de fantasía

En cuanto al diseño artístico de The Diofield Chronicle este nos ha parecido precioso, con escenarios que parecen haberse realizado en acuarela y llenos de color, con el que se ha dibujado una ambientación medieval envuelta completamente por fantasía y en el que la tecnología no se corresponde con su tiempo. A pesar de su diseño, no consigue lucir como se mereciese por unos modelados y animaciones de resultado bastante pobre.

La música cumple de sobra, sabiendo transportar la emoción y el calor de las batallas. Además, cuando con un doblaje al inglés muy bien ejecutado. La duración del juego también es elevada, pues puede llegar hasta las 30 horas fácilmente, pudiendo esta aumentar si decidimos repetir misiones con la intención de completar todos los objetivos en busca de mejores recursos.

The Diofield Chronicle

La propuesta que nos ofrece The Diofield Chronicle es como un oasis en un desierto, en el que con elementos visto de otros juegos anteriores se consigue hacer una experiencia única y diferente a todo lo demás. Puede que no termine de explotar todo su potencial y no de todo de lo que podría ser capaz, pero sin duda que ofrecerá mucha diversión en sus numerosas horas de juego para aquellos que no les importe que venga totalmente en inglés, porque inexplicablemente ha llegado a nuestras tierras sin una traducción al castellano.

Resumen
Un juego de estrategias en tiempo real, con ideas frescas y un montón de horas de diversión que no explota todas sus virtudes, pero dejará huella en el jugador. En inglés.
7.5
Bueno

¿Te ha gustado?

0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no es necesaria. Los campos obligatorios están marcados *

Usted puede usar estos HTML Etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.