Seguir
Portada » Análisis » Análisis de Super Toy Cars 2

Análisis de Super Toy Cars 2

Los zaragozanos Eclipse Games nos deleitan una vez más con uno de sus juegos para Nintendo Switch. Tras su primera parte, llega ahora Super Toy Cars 2 con todo lo que una nueva entrega debería traer consigo, como son nuevos coches, circuitos, copas y por supuesto modos, aunque en la máquina de Nintendo nos hemos quedado sin las opciones online que sí están disponibles en otros sistemas.

Carrera

Uno de los principales atractivos de Super Toy Cars 2 es su nada desdeñable modo carrera que es también su mayor reclamo frente a su antecesor. En este nos dedicaremos a competir en una serie de copas, 12 para más señas, dotadas cada una de eventos. Y decimos eventos y no carreras porque en este título la variedad está asegurada y no todo será correr y llegar el primero a la meta. Pero antes, para poder acceder a las copas habrá que tener un coche apropiado (hay muscle cars, superdeportivos, GT, locos o monoplazas) que antes habremos de haber primero desbloqueado y segundo adquirido con la moneda del juego. Todo ello se consigue participando en los diferentes eventos así como completando las copas ya nombradas.

Entre los eventos podemos vérnoslas en una carrera normal solo que adornada con diferentes power ups, los cuales, dicho sea de paso, necesitan una buena revisión para resultar apetecibles, en carreras sin estos potenciadores, en contrarrelojes, destrucciones donde lo que importará será acabar con los coches que hay en pista, derbys de demolición al más puro estilo Destruction Derby y carreras de eliminación en las que no reapareceremos si somos destruidos. Todos estos modos están también disponibles fuera del modo carrera y pueden disputarse en compañía por hasta 2 jugadores simultáneos siempre en la misma consola. En Nintendo Switch nos hemos quedado sin las opciones en línea.

Volantazo

Otra de las señas de Super Toy Cars 2 es el hecho de que los bólidos reciban daño y acaben por explotar, aunque no tardaremos en volver a la pista. Sin embargo, nos queda la sensación de que o bien esto debería penalizarse más o bien verse con mayor frecuencia. Tal vez que los objetos que consigamos en carrera no sean todo lo efectivos que no hubiera gustado tenga algo que ver con esto último y será más fácil ver cómo restamos vida al coche al chocar en los márgenes de unos, por otra parte, estupendamente animados circuitos.

Los coches son de juguete, así que esperad fondos y pistas con temáticas cotidianas a tamaño gigante (para nuestra perspectiva) llenos de luces y detalles que los dotan de un encanto del que carecen los coches, tristemente. Eso sí, la cosa mejora cuando empezamos a desbloquear skins y el color y algunos buenos diseños hacen su aparición.

En cuanto a la conducción, lo más importante de cualquier juego de coches, hemos de confesar que nos ha resultado un tanto decepcionante. No es tanto porque el derrape no acabe de funcionar como uno espera, aunque una vez pillado el truco es algo más satisfactorio, sino porque no hay mucha sensación de velocidad y los efectos de colisión, especialmente con los límites de la pista, son aterradores. Menos mal que el juego tampoco es difícil y podemos remontar si contamos con el tiempo suficiente.

Chapa y pintura

Como la mayoría de juegos de coches en miniatura, Super Toy Cars 2 también destaca por sus pistas, imaginativas y detalladas con multitud de elementos móviles con los que chocar o hacer chocarse a otros. El trazado de estas pistas sin embargo algunas veces no termina de ser todo lo memorable que hubiera podido y deja un sabor agridulce precisamente por la buena factura del resto de elementos.

Los coches en Switch parecen haber recibido algo de tijera y no cuentan con unos modelados demasiado detallados (ni nítidos). Además, o no parecen correr demasiado o es el motor del juego o su optimización la que hace que esa sensación de ralentización se acreciente aún más.

Y llegamos al sonido, donde solo tenemos alabanzas para su banda sonora, compuesta por temas indies de pop, electrónica y alternativa que además podemos añadir a favoritos o desactivar de una manera muy sencilla, y críticas para sus efectos de sonido. Estamos ante uno de los mejores ejemplos de cómo un buen puñado de FX puede convertir una carrera de aburrida en épica, aunque aquí no hay nada de esto último.

Una lástima la cantidad de elementos mejorables que tiene porque tiene otros tantos de muy alto nivel. De cualquier forma, llega a resultar divertido y el desbloquear todo es un reto, sobre todo teniendo en cuenta la cantidad de modos que posee. Además sale a precio reducido, que siempre es de agradecer.

Resumen
Cuando aprendemos a derrapar, es entretenido, aunque deja de suponer un reto. Las pistas y la música están muy por encima de otros apartados. Sin online solo en Nintendo Switch.
6.5
Justo
Escrito por
Señor Bichos para ti.

¿Te ha gustado?

0 0
Comentarios

Para comentar tienes que estar logueado

Si no tienes una cuenta, puedes crearte una al instante para comentar.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Marcos Catalán hace 1 mes, 3 semanas.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.