Seguir

Corría el año 1986 y Sega buscaba una mascota que estuviese a la altura de la de su rival, Nintendo. La responsabilidad, hasta 1991 con el lanzamiento de Sonic, recayó en Alex Kidd, que apareció por primera vez en la consola Master System con su juego Alex Kidd in Miracle World. Hoy, más de tres décadas después, reaparece en Nintendo Switch dentro de la línea de juegos de Sega denominada SEGA AGES. Veamos qué tal le ha ido al bueno de Alex en todo este tiempo.

En el juego tomamos el control de Alex, un joven que tras enterarse que es príncipe de Radaxian vivirá una trepidante aventura luchando contra una enorme variedad de enemigos para liberar a su país de Janken el Grande, el cual usurpó la corona del reino cuando nuestro protagonista era aún pequeño.

Para hacerlo recorreremos distintas fases recogiendo objetos y luchando (o esquivando) a variopintos enemigos, de los cuales hay que destacar a los jefes. Para derrotar a los enemigos finales de este juego tendrás que vencerles en un duelo mortal a piedra, papel o tijera que otorga mucha frescura al título. Pero no temas, no es aleatorio. Cada uno de los jefes tiene su propia estrategia y si la descifras les ganarás sin problemas.

Aparte del modo original tenemos el modo AGES que incorpora mejoras en el sonido, te permite continuar la partida si pierdes (en el original había que hacer una combinación de botones tras perder y tener cierta puntuación, en este modo no es necesario) e incluye la opción de poder rebobinar por si te quedas atascado en algún lado. Además incluye un modo desafío con un ranking mundial que cuenta con dos pequeños niveles cronometrados. Pese a que estos desafíos no son muy interesantes, en los rankings puedes ver la repetición de los demás jugadores para aprender de ellos y mejorar tu tiempo. Un detalle muy curioso y a tener en cuenta.

La duración del juego la pone en parte su dificultad. Si jugamos el modo AGES con rebobinado el juego será bastante corto, mientras que lo juegas hasta agotar las vidas dependerá de tu habilidad, es decir, de las veces que tengas que jugar una y otra vez para lograr hacerlo antes de que salga el cartelito de Game Over. Pasarse el juego de una vez lleva aproximadamente una hora y sus modos de juegos adicionales no son lo suficientemente atractivos para querer dedicarles demasiado tiempo.

Tanto la versión AGES de Alex Kidd como la original gozan de un buen apartado técnico. Es un buen port del juego original de Master System, va muy fluido y los controles responden a la perfección. Los temas musicales del juego son muy pegadizos y el diseño tanto de niveles como de personajes es increíble, aunque algunas fases contienen los mismos elementos repetidos una y otra vez volviéndolas algo monótonas. Hay que destacar además la gran cantidad de configuraciones que tiene el juego y el manual que incorpora, el cual es de gran ayuda para aprender que hace cada objeto.

En conclusión podemos decir que Alex Kidd in Miracle World es un gran juego, una joya de Master System que ahora podemos disfrutar en nuestra consola híbrida. Un tesoro para segueros de toda la vida y para nostálgicos y uno de los juegos que sin duda cualquier persona que quiera descubrir la historia de los videojuegos debería de probar.

Sin embargo su versión SEGA AGES dista mucho de arreglar algunos de los aspectos que en su día no eran inconvenientes pero que ahora sí lo son, como por ejemplo su duración, ya que los añadidos no son lo suficientemente interesantes como para jugarlos durante mucho tiempo. Aunque si introduce algunas características que ayudan a las personas que quizás no están tan acostumbradas a este tipo de juegos implementando el rebobinado. Ojalá el bueno de Alex Kidd vuelva pronto en una nueva aventura o en un remake tan notorio como fue el de Wonder Boy.

Novedades

No se encontraron elementos.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.