Seguir
Portada » Análisis » Análisis de Super Cane Magic ZERO

Análisis de Super Cane Magic ZERO

Una serie de tipejos deben parar a un perro mágico que ha ganado sus poderes tras llorar por la muerte de su amo, algo que ha desatado el caos en la tierra. Un personaje cae del cielo y es confundido con un meteórito. Un árbol está listo para pelear a muerte porque piensa que el que se le acerque es un instructor de combate. Estas son solo algunas de las locas ideas que aparecen en Super Cane Magic ZERO, un action rpg lleno de humor, personalización y cooperativo para cuatro jugadores.

Super Cane Magic Zero, mejor en compañía

Aunque es cierto que no todo el humor vale para todo el mundo, el de este título tiene su encanto, algo que se ve potenciado por su localización al español latino. Estamos ante un juego tipo Gauntlet, Diablo o similar, pero obviamente muy distinto en concepto y desarrollo. Pero para hacerse una idea como tipo de género está bien, ya que juego de acción con vista cenital en el que hay que pegar a los enemigos, coger objetos, hacer algunos puzles y mejorar a nuestros personajes (cooperando si se juega en compañía) que encajaría dentro de los denominados Dungeon Crawler es una descripción demasiado larga.

Nuestra posibilidad para escoger personaje inicialmente está limitada a cuatro héroes (Tipo, Tipa, Tiperto y Tipancia), cada uno con su propio nivel de atributos para adaptars a distintos estilos de juego. Están muy orientados a crear un buen set diferenciado para jugar en cooperativo a cuatro personas, aunque posteriormente se añaden más personajes para ofrecer una mayor variedad. Todos los tipejos que tengamos pueden jugar en el mdo historia, pero también en otra modalidad competitiva en la Arena.

Respecto al modo historia, nos encontramos con una estructura clásica en la que principalmente que atacar a todo enemigo (u objeto) a través de dos acciones: golpear con un arma y lanzar otro objeto). Es interesante esto segundo, sobre todo porque hay decenas de objetos (cada uno con su potencia) que podemos coger del escenario para utilizarlos como arma arrojadiza – y algunos de ellos tienen premio dentro y todo. A esto le sumamos una habilidad extraña, la de devorar, con la que podemos «adquirir» un montón de cachibaches que haya por el escenario para obtener beneficios – o no – durante nuestro avance.

Libertad y locura a partes iguales

Contamos con un árbol de habilidad sencillo, multitud de piezas de equipo para mejorar y personalizar a nuestro héroe (que modifican la apariencia) y en general, elementos que potencian la aventura y la exploración. Pese a su sencillez, una característica especial que hay que tener en cuenta es el apuntado, ya que incluso para pegar fisicamente en la dirección que queramos no basta con mirar hacia ella, sino que con el stick derecho tenemos que dejar clara la inclinación (al igual que para lanzar objetos). De hecho, no mirar en la dirección adecuada hace que nuestro personaje a veces ande de espaldas (sin consecuencias negativas, por lo que resulta hasta gracioso).

En general todo el juego es entretenido, aunque su estilo de dibujo plano a veces nos confunde con el tema de los combates por la posición relativa de nuestro personaje y los enemigos. Esto es algo que al inicio choca un poco, pero que una vez nos acostumbramos ya lo manejamos bien. Sin embargo, ese mismo estilo de dibujo es parte de la esencia del juego, ya que le da carisma gracias a un montón de animaciones diferentes.

En lo relativo al rendimiento, encontramos ciertas bajadas de frames y unos tiempos de carga algo elevados entre zonas, pero que son nulos en cualquier espacio abierto (que suelen ser grandes). Su apartado sonoro, con música chiptune, comienza siendo agradable, pero acaba haciéndose tremendamente repetitivo en algunas zonas de larga duración.

Estamos ante un título que engaña cuando lo vemos por primera vez. Su animación tipo flash y su tono absurdo pueden hacernos pensar que estamos ante un título muy del montón y, en realidad, no es así. Bajo su fachada (que también es parte de su encanto) se incluye un título variado y que, aunque tiene varios problemas, nos deja una sensación positiva. Además, puede jugarse en compañía, lo que le da más puntos

 

Resumen
Un juego divertido, sobre todo en compañía. Un estilo y humor peculiar en una propuesta que enganchan más de lo que parece.
8
Notable
Escrito por
Pikmin de nacimiento y strawhard de corazón, colecciono monedas DK por diversión.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Javier Aranda hace 4 días, 19 horas.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.