Portada » Análisis » Análisis de Shin chan: Mi verano con el profesor

Análisis de Shin chan: Mi verano con el profesor

Quien no tiene pueblo no tuvo infancia.

Shin Chan es un niño divertido, graciosillo y extrovertido; y vuelve con su nueva aventura para hacernos vivir uno de los mejores veranos. La propuesta de Shin Chan: Mi verano con el profesor es muy sencilla: llevarnos a pasar las vacaciones de verano en el pueblo. ¿Quién se puede resistir a un plan como este? Prepárate para evocar el pasado, aquellas tardes soleadas que pasabas correteando, saltando, explorando y jugando con los amigos.

La semana infinita

Shin Chan: Mi verano con el profesor es toda una aventura envuelta en una novela visual. Nuestra partida comienza cuando la familia Nohara se dirige de vacaciones a Kumamoto, una región campestre de Japón, donde la madre de Shinosuke vivía en su infancia. A su llegada a este pueblo, en la misma estación de tren, conocen a un misterioso científico que le regala a Shin Chan una misteriosa cámara de fotos con la que Shin Chan no durará en plasmar todos los acontecimientos que viva en su interminable verano.

La región de Kumamoto es un lugar de tranquilidad y lleno de frondosos campos con mucho verde por los que perderse correteando y saltando. Existen muchas especies de insectos y peces por descubrir, por lo que cazar y pescar será una de nuestras actividades favoritas en las que dedicar nuestro tiempo. Conoceremos un montón de nuevos amigos con los que jugar a las cartas y dar paseos. Y no faltan los recados como comprar pimiento en el mercado.

Un verano inolvidable

La aventura de Shin Chan: Mi verano con el profesor está estructurada en días. A lo largo de todos estos días iremos conociendo nuevos amigos e irán ocurriendo extraordinarios sucesos que marcarán el devenir de la historia. Además, junto a estos nuevos sucesos se desbloquearán nuevas localizaciones por lo que a medida que avancemos en la historia nos encontraremos cada vez más con nuevos lugares que explorar, nuevas especies de insectos y peces que atrapar y, en resumen, muchas cosas por hacer.

Las vacaciones que viviremos en Shin Chan: Mi verano con el profesor nos entretendrán durante unas 10 horas, en donde cada día vivido en el juego dura alrededor de media hora. Nuestra recomendación es disfrutar de la experiencia con calma, sin empacharnos, disfrutando de cada día como un momento único como si de nuestras propias vacaciones se tratara.

El apartado gráfico de Shin Chan: Mi verano con el profesor posiblemente sea el elemento que más representa la propuesta y la razón por la que la llegada del juego a nuestro mercado ha sido tan deseada. Utilizando pantallas prerenderizadas se ha conseguida recrear imágenes muy fidedignas, unos gráficos que parecen sacados directamente de la serie de animación que nos han dejado algunas de las capturas más hermosas que han aparecido en nuestras Nintendo Switch

Shin Chan: Mi verano con el profesor es un juego donde ir a buscar la tranquilidad y despreocuparse de todo. No hay otro objetivo que hacernos pasar un buen rato transportándonos al pasado y hacernos rememorar nuestros veranos de la infancia a través de las vivencias y ocurrencias de Shin Chan y amigos, una compañía insuperable.

Resumen
Shin Chan: Mi verano con el profesor es un juego donde ir a buscar la tranquilidad y despreocuparse de todo. No hay otro objetivo que hacernos pasar un buen rato transportándonos al pasado y hacernos rememorar nuestros veranos de la infancia a través de las vivencias y ocurrencias de Shin Chan y amigos, una compañía insuperable.
8
Notable

¿Te ha gustado?

0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no es necesaria. Los campos obligatorios están marcados *

Usted puede usar estos HTML Etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.