Seguir
Portada » Análisis » Darkest Dungeon

Darkest Dungeon

Llega a nuestras Nintendo Switch la versión definitiva de uno de los juegos de estrategia más aclamados de los últimos años. Su cualidades son muchos: buena ambientación, jugabilidad profunda y originalidad. Descubre que nos ha parecido Darkest Dungeon.

Mazmorras Terroríficas

Darknest Dungeon es un juego de estrategia por turnos y mazmorras. Sin entrar en detalles, la historia del juego nos cuenta como una maldición amenaza el mundo y nuestra misión es adentrarnos en las más oscuras mazmorras para erradicarla y establecer la paz. Una historia contada de manera excelente tanto visual como narrativamente que nos empujan a hacer frente a los demonios más horripilantes.

Los combates se generan aleatoriamente en nuestro paso por escenarios en dos dimensiones, aunque siempre van a haber enemigos prefijados como los jefes de mazmorras. Nuestro equipo está compuesto de cuatro personajes, los cuales pueden pertenecer a una amplia variedad de clases. Dependiendo de cuál sea la clase de nuestro personaje, éste posee unos ataques únicos y diferenciados de sus compañeros.

Es de gran importancia saber cuales deben ser los integrantes de nuestro grupo, pues su compenetración y la combinación de sus ataques pueden significar una victoria o la derrota. Además, Darkest Dungeon aumenta aún más las posibilidades, ya que según la posición que ocupen nuestros personajes en pantalla su comportamiento es distinto, pues cambia el alcance de los ataques y la defensa de los mismos.

Una dura sesión de gimnasio

Darkest Dungeon también tiene un marcado componente rol. Tenemos que “entrenar” a nuestros personajes para que suban sus parámetros y sus ataques, magias y defensas se hagan más poderosas. Así, también podemos equiparnos con gran cantidad de armas y armaduras, las cuales hay que ir mejorando sus bondades en la herrería a lo largo de la aventura.

La gestión también es un elemento muy importante. Antes de adentrarnos en una mazmorra tenemos que administrarnos bien con varios artículos, tales como comidas, antorchas, herramientas o pócimas. Este ingrediente de Darkest Dungeon puede llegar a desbordar al jugador debido a la gran variedad de menús y a las posibilidades que estos ofrecen. Sin duda, la gestión de nuestro inventario es algo al que hay que dedicarle su tiempo para poder completar las misiones con éxito.

Innovación y sudor

Darkest Dungeon riza aún más el rizo e incluye un elemento nunca visto antes en el género: el estado de cordura. Durante las misiones nuestros personajes están sometidos a estrés y a condicionantes ambientales. Llegados a un punto, estos pierden el control de sus emociones y actúan de manera irracional en los combates, para bien o para mal. Tras finalizar cada misión, y si estos no han perdido la cabeza totalmente, debemos dejarles descansar para que se recuperen, por lo que estarán ausentes en las siguientes misiones.

Este sistema de cordura no solo dota de más complejidad al título, sino que nos fuerza a tener un amplio elenco de personajes puestos a punto, pues no siempre vamos a poder disponer de los mismos personajes en combates puesto que hay que dejar que se recuperen.

Si esto no fuera suficiente, Darkest Dungeon nos obliga a cuidar de nuestros personajes porque si caen en combate nos podemos olvidar de volver a contar con ellos nuevamente. Aquí las muertes son permanentes y con ellas queda marcada la posibilidad de superar la aventura.

Horroroso pero precioso

Gráficamente, Darkest Dungeon imita una estética cómic. Todo lo que vemos en pantalla está dibujado a mano y sorprende la cantidad de detalle de los dibujos. Pocas veces una ambientación tan oscura luce tan brillante.

Sonoramente, el juego es bastante elocuente con lo que ofrece. Melodías con un aura tenebrosa, que nos transportan a un mundo lleno de misterios y que nos clavan la sensación de que va a aparecer cualquier peligro en cualquier momento es lo que vamos a encontrar en Darkest Dungeon.

Darkest Dungeon es un juego largo. Y cuando decimos que es largo es porque os va a durar unas cuantas decenas de horas. A todo esto hay que sumarle de que se trata de un título bastante rejugable ya que las opciones que posee, como la variedad de clases, ataques armas, etc, hace que cada partida se pueda afrontar de una manera diferente.

Darkest Dungeon no es un juego para todo el mundo dado su carácter complejo y de paso lento. Los jugadores que se atrevan con esta experiencia encontrarán un juego de estrategias profundo, con ideas originales, que dejará una sensación gratificante en cada victoria.

Nota Revogamers

Adéntrate en las mazmorras más oscuras.

8

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Carlos Firás hace 9 meses, 2 semanas.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.