Seguir
Portada » Análisis » Análisis de OlliOlli: Switch Stance

Análisis de OlliOlli: Switch Stance

No pocos jugadores que disfrutaron de Nintendo 64 y otras plataformas de la época recordarán entre uno de los mejores deportivos las entregas de Tony Hawk’s Pro Skater. Más allá de la excelente jugabilidad, toda la cultura del mundo del skateboarding permanecía perfectamente recogida. Sin embargo, el intentar exprimir demasiado la formula con nuevas entregas de manera anual a lo largo de varias generaciones, acabó pasándole factura. Por su parte, la ya desaparecida EA Black Box logró un encomiable hito con su trilogía Skate, que en su tercera entrega gozó de una enorme popularidad. Desde entonces los jugadores han quedado huérfanos de un buen exponente del género, aunque la industria indie ha logrado ofrecer una propuesta que, si bien no puede compararse, sí es la respuesta necesaria de este mundo. Se trata de la franquicia OlliOlli, cuyas dos entregas llegan a Nintendo Switch con OlliOlli: Switch Stance.

Doble Ollie

OlliOlli tiene como esencia, en sus dos entregas, partidas rápidas en las que encadenar durante diferentes escenarios la mayor cantidad de combos posible sin caerte. Es una experiencia muy sencilla, pero repleta de encanto y enormemente adictiva. Ten por seguro que, aunque no conozcas este mundo e incluso no te atraiga, basta con probar un par de veces para acabar cayendo en sus redes.

La sencillez y, a la vez, difícil dominio de su manejo es otra de las grandes banderas de estos indie. Tanto es así que, completado su breve tutorial ya conoces toda la esencia necesaria para superarlo. Desde una perspectiva lateral manejamos un personaje que, skate en mano, se lanza por distintos escenarios. Su manejo se reduce a grandes rasgos en saltar, acelerar llegado el caso y realizar trucos. No precisa un gran conocimiento de los controles poder ejecutarlos y encadenar combos, solo un mínimo de reflejos. Con el joystick izquierdo te agachas para coger impulso y realizar el salto, pudiendo sortear escaleras y obstáculos o alcanzar un saliente sobre el que hacer un grind. Ofreciendo estos la oportunidad de ejecutar un truco al impulsarte simplemente jugando con el joystick y, en algunos casos, con los gatillos.

Nivel tras nivel la dificultad se va complicando por medio de los obstáculos, que acaban exigiendo mayor coordinación para superarlos. La diversión radica precisamente aquí, en los combos, los cuales se van enlazando y finalizan una vez pisas el suelo, aunque existe un flamante cambio para ello en su segundo juego, encontrando que las elementos que permiten los grinds son nuestros grandes aliados. No hay que olvidar además que el momento del aterrizaje es clave, pues tienes que pulsar justo antes de tocar suelo un mismo botón, dependiendo de este acierto la puntuación conseguida.

OlliOlli: Switch Stance

De poser a pro

Fue en 2014 cuando se estrenó originalmente OlliOlli, llegando un año después a Nintendo 3DS y Wii U, suerte que no corrió OlliOlli2: Welcome to Olliwood. Ni que decir que no existen añadidos para la ocasión en ninguna de ambas ediciones. Es por ello que el hecho de llegar ambos en un pack, cubre las carencias de contenidos adicionales.

De esta manera, en su primera entrega vas a encontrar los más de 120 trucos y grinds originales que poner en práctica a lo largo de los 50 niveles que ofrece, siendo realmente 25 pero cada uno con una versión normal y otra pro que se desbloquea tras contemplar los cinco desafíos que ofrece. Una vez los superes, desafíos incluidos, podrás acceder al exigente modo rad en todos ellos. Para añadir más horas, también hay otros 50 fases del modo spots – en su secuela se llaman enclaves – en los que exhibir el mejor combo posible en escenarios más cortos y el grind diario que te plantea un reto cada 24 horas.

Este contenido es casi igual de válido para describir el de OlliOlli2: Welcome to Olliwood. Junto a todo lo mencionado, bajo un renovado aspecto gráfico, también hay un modo cooperativo, un llamativo nuevo indicador de combo y nuevos trucos. Si bien esto último puede antojarse algo menor al leerse, hay que destacar la presencia de los manual y revert por encima de todo, los cuales una vez pruebes aquí echarás enormemente en falta en la entrega original.

OlliOlli: Switch Stance

Por ello, salvando las diferencias de los nuevos trucos, la posibilidad de intercalar partidas entre ambos juegos es un gran acierto. Puedes jugar de manera indistinta a cualquiera de ellos, ya sea alternándolos u optando por entrenar tu técnica en el primero antes de perfeccionarla en el segundo.

Funambulismo sobre la frustración

No van a ser pocas las veces que tu avance acabe truncado por un fallido aterrizaje o salto a destiempo. Fallos que además no se deben a ningún premeditado lastre en su control ni maldad en su diseño, aspecto que es irreprochable. Pese a ello, la irritante frustración que otras apuestas de corte similar producen no aparece aquí. Por un lado, no solo se conservan los desafíos superados, independientemente de que finalices el nivel, sino que su rapidez favorece el hecho de que conforme te veas en el suelo reinicies la fase. Todo sin olvidar que su justa curva de dificultad añaden un extra de motivación para lanzarte a repetirlo recordando anteriores logros.

En lo artístico no podemos poner pegas, más aún en OlliOlli2: Welcome to Olliwood, el cual aporta diferencias palpables desde su tutorial. El diseño pixel art es intachable y le otorga la suficiente personalidad. Por su parte, la música sí se encuentra unos escalones por debajo, no en la calidad de lo que escuchamos pero sí en su variedad.

OlliOlli: Switch Stance

Si bien son muchos los apartados dignos de elogio, es necesario también señalar algunas limitaciones. Problemas que se intensifican aún más al disponer de ambos juegos paralelamente. Se echa en falta así un toque de personalización, un editor de niveles y, en lo referido a su catálogo de trucos, la incorporación de grabs.

Dale caña al manual

Como dijo Phil Dunphy, “hay dos tipos de personas en el mundo: las que siguen el manual y las que le dan al manual“. Nintendo Switch recibe el skate más adictivo con OlliOlli: Switch Stance, una acertadísima propuesta que solo depara horas de diversión, altamente aprovechables si exprimes la consola en su modo portátil. No se trata de un título cuyo público esté sesgado a los amantes de este mundo, pues con independencia de tu conocimiento sobre este puedes disfrutarlo, incluso servirte para adentrarte un poco en él. Si buscas un arcade satisfactorio y con personalidad esta es una firme opción que no puedes pasar por alto.

Resumen
OlliOlli: Switch Stance traslada el skate indie por partida doble a Nintendo Switch. Exhíbete sobre la tabla con una jugabilidad accesible y profunda.
8.5
Notable
Escrito por
Player, amiibo de mis amiibo y miembro 1999 del club de fans de John Boy.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Wences A. Machado hace 5 días, 17 horas.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.