Seguir
Portada » Análisis » Análisis de EarthNight

Análisis de EarthNight

EarthNight es el próximo juego de Cleaversoft, un título que mezcla elementos del género runner con los del género roguelike, dos de los más habituales de los juegos de bajo presupuesto, en una ambientación postapocalíptica de dragones espaciales invasores.

A la caza de dragones espaciales

Toda la humanidad se ha rendido ante la invasión de los dragones espaciales. No hay ejércitos que valgan, solo Sidney, una niña con poseída por un dragón interior y Stanley, un señor calvo con una espada, se atreven a intentar poner solución a la amenaza que asola la tierra. Para ello, debes descender a la superficie del planeta desde tu nave espacial (curiosamente decorada con un dragón) matando por el camino todos los dragones posibles.

Lo primero siempre es enfrentarnos a un dragón. Cada uno de estos es en realidad un nivel en el que nuestro personaje corre por el escenario recogiendo basura (que luego cambiará por agua, veremos eso más adelante) y mejoras para el personaje. Ambos personajes pueden saltar y descender en picado, pero Sidney tiene una mayor variedad de movimientos (lo que hace que sea más fácil jugar con ella) y Stanely tiene mejoras más prácticas (para partidas avanzadas). Sobre los lomos de los dragones no solo cabalgamos nosotros, sino que una serie de enemigos saldrán a cortarnos el paso.

La mayoría de ellos se derrotan cayendo encima (no saltando, ya que nos movemos en gravedades muy bajas) aunque hay excepciones. Cuando llegamos al final, tenemos que matar al dragón pulsando varias veces el botón B en el momento oportuno, que es cuando se haya cargado nuestro ataque. Es decir, cuando Stanley tenga la espada en alto o el dragón interior de Sidney tenga la mayor cantidad posible de llamas alrededor.

Después de derrotar al primer dragón pasamos a una fase de caída libre en la cual podemos elegir más o menos sobre qué dragón queremos caer. Esto es importante, ya que cada vez que matemos a un dragón de un color concreto por primera vez desbloqueamos para la siguienta partida una nueva mejora. En la caída libre en realidad también hay varios niveles, cada uno de ellos con unos dragones diferentes. La dificultad sube mucho conforme nos acercamos a la tierra, tanto porque los niveles son más complicados como porque el juego funciona peor, aunque de eso hablaremos más adelante.

Corre, muere, repite

Nuestra vida no se recarga, por lo que es fácil morir en el segundo o tercer dragón en las primeras partidas. Al ser derrotados, volvemos a la nave y ahí podemos cambiar la basura obtenida por agua, y esta se emplea como moneda para comprar objetos. También desbloqueamos las mejoras obtenidas y nos preparamos un poco para volver a empezar. Es aquí donde el runner se convierte en roguelike, transformando el juego en una especie de corre, muere, repite.

Uno de los problemas principales de EarthNight es su rendimiento. En cuanto hay muchos enemigos en pantalla (y créeme, los habrá) el juego empieza a ralentizarse, dificultando mucho ajustar los saltos y descensos picados. Aparte, el título está diseñado para que mueras independientemente de tu habilidad. En muchos casos, una vez saltas ya no puedes ver hasta que es demasiado tarde los enemigos que hay en el suelo y hay algunas combinaciones de enemigos que son, literalmente, imposibles de flanquear en un principio. De esta forma, se potencia su vertiente roguelike ya que es indispensable conseguir mejoras para avanzar con solvencia.

A nivel visual, EarthNight es llamativo pero no rompedor. Tiene su encanto, aunque el acabado no es especialmente bueno y, sumado a los problemas de ralentizaciones antes citadas, contribuyen a restarle parte de su atractivo. La música, sin embargo, es de una gran cantidad. Las composiciones chiptune invitan a correr por los lomos de los dragones mucho más que el propio juego en sí.

Estrellados contra la superficie de la tierra

En definitiva, la mezcla de runner y roguelike, dos de los géneros más saturados de los juegos de bajo presupuesto, no ha salido especialmente bien parada en EarthNight, sobre todo por problemas técnicos. Es entretenido y la música es realmente buena, pero no es suficiente para recomendarlo, salvo a los fans de ambos géneros, que verán en el juego de Cleaversoft una apuesta interesante.

 

Resumen
Un juego que mezcla los géneros runner y roguelike, muy habituales en el panorama de videojuegos actuales. No reinventa la rueda y además tiene problemas de rendimiento, aunque su estilo puede resultar atractivo y su música desde luego lo es. El juego se queda a medias.
5.5
Simple
Escrito por
Compositor, aficionado a los videojuegos y colaborador en Revogamers desde casi sus inicios. Mi tarea en la web es coordinar análisis, impresiones y artículos, así como ejercer de redactor y procurar que haya contenido todos los días.

¿Te ha gustado?

0 0
Comentarios

Para comentar tienes que estar logueado

Si no tienes una cuenta, puedes crearte una al instante para comentar.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Arturo Albero hace 3 días, 22 horas.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.