Todo un arcade con letras mayúsculas que coge lo mejor de las grandes obras de los 90 para ofrecernos acción sin contemplación. Noitu Love: Devolution

Los arcades de los 90 parecen estar de moda y encajan a la perfección con las consolas de Nintendo. Prueba de ello son ejemplos de la gran SEGA que tenemos en nuestro eShop como el gran Gunstar Heroes y que de algún modo nos quiere homenajear este Noitu Love: Devolution, port del juego que salió hace unos años en Steam obra de Joakin Sandberg. Nos llega ahora por partida doble tanto a la eShop WiiU como a la de 3DS, con alguna diferencia entre versiones.

¿Enemigos a mí?

Encarnamos el papel de Xoda Rap, una valiente luchadora que tiene defender su mundo del ataque de unos robots pertenecientes a la organización Darn, los cuales se suponían extinguidos hace más de 100 años. El argumento, como podemos comprobar, es bastante sencillo por que necesitamos muy poco para descubrir que el verdadero protagonista del juego es la acción sin descanso.

Acción que se desarrolla con avance lateral mientras nos van atacando hordas de enemigos que parecen no tener fin. Todo ello mientras vamos destruyendo bloques o saltando plataformas, al más puro estilo SEGA. Las fases son bastante variadas, cambiando casi en cada nivel, teniendo las típicas de scroll lateral, combinando con otras en las que vamos cayendo en la pantalla o al revés, subiendo en ascensor como en los geniales Streets of Rage o volando en aerodeslizador.

Todo ello mientras evitamos que nos maten las docenas de enemigos que nos aparecen, los cuales, por desgracia, no nos dan mucha guerra y si la dan, rápido nos dan piezas de vida nueva para no caer a mitad de fase. Donde realmente se pone interesante las batallas es en los jefes finales.

En este momento si que nos toca demostrar nuestra valía, ya que tenemos varios durillos a mitad de cada fase (2 o 3 según la que corresponda) para acabar siempre con un mastodóntico jefe final. En estos casos te tocará sufrir en un par de ocasiones al menos hasta que te aprendas la rutina de ataque que corresponda que, por suerte, cambia en cada uno de los jefes.

Breve, pero con plan B

Todo parece perfecto hasta aquí con un sólo defecto, la duración del juego, ya que sólo disponemos de 7 fases que se hacen bastante cortas. Por suerte, si lo que busca es disfrutar de un arcade de los de siempre, este juego sí que dispone de Plan B.

Para empezar, disponemos de varios niveles de dificultad, cambiando bastante el panorama, ya que, si de primeras te parecieron muchos enemigos a derrotar, ahora se convierte en una verdadera fiesta de robots a la vez en pantalla.

En añadido, al terminar cada fase nos puntúan con un rango en función del número de enemigos que hemos matado, daños sufridos, etc, por lo que te picarás por superarte una y otra vez, por que, sin dudarlo el juego es bastante divertido y de los que pican.

Y si todo esto te parece poco, también podemos desbloquear nuevos personajes con los que jugar, teniendo pequeños cambios en el desarrollo de las fases en función de las propias habilidades de los personajes.

Elige tu control

Hasta ahora no hemos hablado nada del control, y quizá sea la parte más importante del juego. Originalmente en PC, se apuntaba con el ratón a los enemigos que querías atacar y al trasladarlo a las consolas de Nintendo se ha hecho de diferente forma, pudiendo llegar a condicionar para que formato adquirirlo.

Técnicamente, salvo por la resolución, ambos juegos son iguales. La única diferencia es que si optamos por la versión de 3DS la acción se desarrolla en la pantalla táctil, como sucedía en la época de DS.

Respecto del control, aquí si que existen matices. En 3DS sólo disponemos de una opción de control, que es exactamente igual que en WiiU a través de la pantalla táctil.

El juego está pensado para que se controlen los movimientos y el salto con una sola mano y con la otra utilizamos el stick para atacar a los enemigos, hacer ataques especiales o engancharnos en salientes para superar las partes plataformeras. Si quieres hacer un escudo, por ejemplo, le das en la pantalla donde quieras que salga y dando al botón correspondiente aparece.

Atacar en Noitu Love: Demolition

Atacar a los enemigos es igual de sencillo, y aunque no es difícil, sí que genera ciertas momentos de confusión por no ser del todo preciso. En los 2 casos tienes que tener en cuenta un factor que se torna determinante, que es que tienes que aguantar el peso de la 3DS o del Gamepad, lo cual, sobre todo en este segundo caso puede realmente cansar por la intensidad de las batallas y el peso del mando, recomendable, por tanto en este caso para partidas cortas.

En 3DS, si dispones del stand que venía con Kid Ikarus Uprising, es perfecto por que el control es muy parecido.

Pero en WiiU tenemos otra opción de control, usando el Wiimote más el nunchuck, lo cual hace que estemos ante una versión mejorada del mismo juego. Jugando así, nos olvidamos por completo del cansancio en partidas largas y, la precisión del Wiimote apuntando a los enemigos directamente a la tele es bestial, con lo que no se te resistirá ningún batallón de robots ni en los niveles más altos de dificultad.

En definitiva, si añoras los grandes arcades de los 90 o tienes ganas de disfrutar de un juego retante y frenético, éste Noitu Love: Devolution es una excelente opción que sin duda te dejará un gran sabor de boca juegues en la consola que juegues.

 

Comentarios