Portada » Análisis » Análisis de Cris Tales

Análisis de Cris Tales

Tras un par de retrasos en su fecha de lanzamiento, llega por fin a nuestras Nintendo Switch un juego que nos entró por los ojos desde la primera vez que lo vimos. Se trata de Cris Tales, un juego de Modus Games, un RPG a la vieja usanza con unos gráficos preciosos. ¿Pero es tan solo un envoltorio bonito o su contenido también es bueno?

Vuelve a contarnos el mismo cuento

En la historia de Cris Tales tomamos el papel protagonista de Cris Belle, una chica campesina que vive en su pueblo cuidando de las flores de su maestra. Sin comerlo ni beberlo, descubre que es la chica elegida para controlar el poder del cristal, al mismo tiempo que en el reino un oscuro poder acecha con dominarlo todo y en el que se ve envuelto su hogar. De esta forma recae sobre los hombros de nuestra protagonista la noble tarea de salvar el reino.

Como podéis ver se trata de un argumento muy clásico dentro del género al que pertenece este Cris Tales. Y esto no sería un problema si no estuviéramos ante un juego que dura más de 20 horas, pero la historia no tiene capacidad para llevar la emoción por sí misma ni cuenta con giros que nos sorprendan. Además, el guion no está bien formado ni estructurado, y en el se dan muchas cosas por hecho y los sucesos se cuentan de manera abrupta.

Al menos presenta buenos personajes y leer las conversaciones que realizan entre ellos se hace ameno. Sobre todo, la de un personaje en especial, Matías, una rana que habla, cuyo papel será el hacer de estrella guía para nuestra protagonista al mismo tiempo que cumple una función dentro de la jugabilidad muy importante.

¿Nos damos una vuelta por el futuro?

En el otro lado de la balanza, Cris Tales nos trae un concepto jugable bastante original e interesante: viajar en el tiempo. Si bien no es la primera vez que su usa el concepto del tiempo dentro de un rpg, sí es novedosa la forma en la que lo hace.

Nuestra Cris tiene la habilidad de ver el pasado, el presente y el futuro al mismo tiempo. Y esta visión se representa en tiempo real mientras jugamos en la pantalla. La imagen en pantalla se divide en tres partes a modo de cristales partidos. A la izquierda vemos el pasado, a la derecha el futuro, y en medio estamos nosotros sobreviviendo a las adversidades.

Es bastante espectacular ver estas tres visiones simultáneas, y ver como el paso de tiempo arrasa con todo, los cambios, teniendo más capacidad de contarnos algo que a través de palabras.

La forma en que se usa está habilidad también nos ha gustado mucho, pues abre la puerta a originales puzles, en donde nuestras acciones en una determinada línea del tiempo influyen en el resto. Además, aquí también entra en juego nuestro Matías, pudiendo enviarlo a otra época para que recoja objetos del pasado o del futuro.

Peleemos, pero dame tiempo

Algo que no puede faltar en un RPG son los combates, y si son por turnos mejor que mejor. Y en Cris Tales no van a faltar, en absoluto, y más contando con abundantes peleas aleatorias, algo que los jugadores actuales del RPG ya no están tan acostumbrados.

Nuestro equipo protagonista cuanta con ataques básicos y diversas habilidades especiales que consumen pp para hacer frente a los enemigos. Además, cuanta con un sistema para bloquear ataques o aumentar el daño de los nuestros, que consiste en pulsar un botón en el momento exacto, visto ya en otros tantos juegos.

La habilidad de viajar en el tiempo también está presente durante los combates y funcionan a modo de puzles, sirviendo para localizar puntos débiles de nuestros enemigos o hacer que nuestros ataques sean más eficaces. Por poner un ejemplo gráfico, nos vamos a encontrar con un enemigo que tiene un escudo infranqueable por nuestros ataques, pues usando una habilidad de agua y viajando en el tiempo hacia el futuro conseguimos que el escudo se oxide. De esta manera, romperemos el escudo y derrotaremos a nuestro enemigo.

El mundo de Cris Tales

Otro de los puntos fuertes de Cris Tales es su apartado artístico. Este, compuesta de una estética de una apariencia de estar hecha por vidrieras, otorga a la obra de una personalidad única y fácilmente reconocible. Y dentro de lo malo tenemos los tiempos de cargas, que por alguna razón que no entendemos son demasiado numerosos y de larga duración, apareciendo muy frecuentemente y al comienzo y terminación de los combates.

Cris Tales no es un juego para todo el mundo. Toma mecánicas muy clásicas del género, convirtiendo al juego en una experiencia lenta, y sus tiempos de carga son capaces de sacar de quicio a más de uno. Pero en cambio, a nosotros nos ha gustado su jugabilidad de controlar el tiempo por lo novedoso y original, además su estilo artístico es muy mono.

8
Notable

¿Te ha gustado?

0 0
Suscribir
Notificar de
guest
Por favor, no introduzcas nombres reales. Los nombre reales completos serán eliminados.
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.

0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x