Seguir
Portada » Análisis » Análisis de Crimson Keep

Análisis de Crimson Keep

La exploración de mazmorras aleatorias es una de las tendencias actuales en los videojuegos indie. Si bien algunos de ellos han conseguido el éxito de la crítica y las ventas, el resto no puede decir lo mismo. Crimson Keep es del segundo grupo y, aunque tiene mérito por ser un desarrollo de dos personas, no termina de brillar.

Bienvenidos a Crimson Keep

Comenzamos nuestro viaje cayendo a una zona que es meramente un tutorial, algo que conviene señalar puesto que cuando rejugamos el título, por muerte o porque hemos empezado una nueva partida, tocará volver a pasar por ella, siendo un poco molesto.

Una vez en faena nos encontramos con un título en primera persona en el que vemos nuestras manos y apuntamos y golpeamos a los enemigos que tenemos a nuestro alcance o no, porque tampoco es que las hitbox estén muy bien definidas, ni la nuestra ni la de los demás, creando a veces momentos en los que no entendemos el porqué o no de un golpe.

Tenemos a nuestra elección tres clases al empezar la partida, pero que actúan realmente más como dificultad que otra cosa, puesto que únicamente cambian sus armas y habilidades iniciales (aunque una directamente no tiene habilidades). Por su parte, las ventajas (aleatorias) al subir de nivel y las armas que podremos equipar durante nuestro progreso son aspectos comunes a todas.

Combate lento, pero no en el buen sentido

Un aspecto brillante del juego es que siempre tenemos presente en la pantalla todo lo que tenemos equipado y nuestras acciones posibles, sin ocupar tampoco demasiado espacio. Si necesitamos gestionar nuestras habilidades o equipo tendremos que acceder al inventario, aunque con cuidado ya que la partida no se para. Sin embargo, esa misma pantalla se vuelve nuestra enemiga cuando tenemos poca salud, porque se vuelve tan roja que no se ve ni un pimiento.

En lo técnico es necesario hablar de los escenarios; y es que al igual que las hitboxes no están bien delimitadas, con el espacio que recorremos ocurre lo mismo para los enemigos y para nuestro personaje y, aunque no es lo más habitual, molesta cuando ocurre. A nivel gráfico hay desigualdad entre zonas, ya que algunas están más trabajadas que otras, pero cumple con lo que se puede pedir a un título así.

Crimson Keep es una idea interesante, que no termina de estar del todo bien ejecutada y que queda en la sombra del mercado de su género, con propuestas que lo eclipsan fácilmente. Quizás depurando las colisiones y las hitboxes la cosa mejoraría mucho, pero de momento no es así.

Resumen
Mazmorras en primera persona con encanto pero sin magia.
4.5
Pobre
Escrito por
Pikmin de nacimiento y strawhard de corazón, colecciono monedas DK por diversión.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Javier Aranda hace 1 semana, 5 días.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.