Que no pare la magia.

Por fin, de la mano de 10tons llega Spellspire a Nintendo Switch. Este pequeño pero curioso indie aterrizó el pasado 9 de noviembre en las pantallas de nuestra consola híbrida, tras la más que aceptable acogida en otras plataformas. La compañía finlandesa ya nos tiene más que acostumbrados a llenar nuestros dispositivos con un amplio abanico de juegos más o menos entretenidos pero que consiguen que no nos despeguemos de las pantallas por su sencillez y toques adictivos.

Siente el poder de las letras

Spellspire nos lanza un reto, un enorme reto, y no es ni más ni menos que subir a lo alto de una torre de 100 plantas. Y es que si pensábamos que por tratarse de un indie el juego sería corto, lo cierto es que para nada. Esto nos lleva a preguntarnos qué debemos hacer para ascender y así pasar de una pantalla a otra, y la respuesta es sencilla: formar palabras. Este juego de ingenio mantendrá nuestro cerebro a mil por hora, buscando todas las posibilidades que nos ofrecen las letras que tenemos a nuestra disposición, y es que la rapidez es una característica esencial si no queremos tener que empezar la pantalla una y otra vez.

Comenzamos la aventura manejando a un simpático mago, sombrero de pico y varita incluidos, cuya misión es alcanzar el último piso de una torre de cien plantas, que se alza imponente hacia el cielo. En cuanto atravesamos la puerta comenzará el primer combate contra unos enemigos aún más carismáticos si es posible.

También se trata de un juego catalogado como RPG, así que como ya todos sabemos, para enfrentarnos a los enemigos tendremos que derrotarlos a base de hechizos y conjuros que nuestro mago conoce, solo que necesita de nuestra ayuda. Con un contador de tiempo en el medio de la pantalla, se nos indica el restante para ir formando palabras antes de que el enemigo que tenemos frente a nosotros comience a atacar. De forma completamente aleatoria, al principio de cada fase nos darán diez letras, pudiéndose repetir. Esto es importante dado que solamente podremos utilizar cada letra una vez, así que si una palabra tiene dos “E”, necesitaremos contar con ella para poder formarla.

Cuantas más letras compongan la palabra que formamos, más potente será el hechizo que nuestro mago lanzará a sus enemigos. Por este motivo, deberemos buscar cierto equilibrio entre la longitud de las palabras y el tiempo que nos indica el reloj. Una misma palabra no se puede utilizar dos veces en una misma fase, por lo que debemos contar con varias posibilidades si queremos acabar con los monstruos. Un buen consejo es tener presente los plurales, si entre las letras contamos con una “S” nos salvará de bastantes apuros.

No obstante, y algo primordial a tener en cuenta, es que el juego se encuentra en inglés. Esto quiere decir que únicamente reconocerá como válidas las palabras de este idioma y no de ningún otro. Para aquellas personas que no cuenten con un nivel medio de vocabulario puede resultar complicado, ya que según se avanza es cada vez más necesario articular palabras más largas para así realizar ataques más efectivos. Si lo vemos desde otro punto de vista, tenemos un juego educativo que nos hará mejorar nuestro nivel de dicho idioma, o por lo menos nuestra capacidad para formar palabras. Si tenéis pensado añadir el inglés a vuestra lista de propósitos para el año 2018, Spellspire os puede echar una mano a ritmo de magia y diversión.

Sube a lo alto de la torre ¡pero cuidado con los monstruos!

Un puñado de zombies, tanto normales como vestidos de vikingo o de unicornio, flanes malvados, goblins con cara de pocos amigos, esqueletos… Todos intentarán impedir que despejemos la planta donde se encuentran y podamos ascender al siguiente reto. No todos los enemigos han de ser espeluznantes para que nos compliquen la partida, sino que como en este caso, pueden estar cargados de humor.

Hay que aplaudir los nombres y las descripciones de algunos de ellos, que podemos consultar en la Monsterpedia una vez que nos enfrentemos a tan temidas criaturas. Unicorpse Wannabe, Chilling Stalker, Angry Corpse y muchos más están esperando a nuestra llegada.

Cada diez plantas, señaladas en la torre con adornos, tendremos una fase especial donde nos enfrentaremos a un enemigo más fuerte, un jefe. Tras derrotarlos, pasarán a engrosar las filas de los muchos contrincantes a derrotar, cada vez más y más conforme subimos el número de la planta en la que nos encontramos.

Además, si subir 100 plantas a alguno le puede saber a poco, se nos dará la posibilidad a partir de determinado momento de rehacer los niveles inferiores ganando importantes bonus. Estas misiones secundarias, si las podemos llamar así, tendrán un objetivo que deberemos lograr si queremos obtener la recompensa especial y obtener una estrella dorada en dicha planta, la cual indica que hemos desbloqueado ese nivel en su totalidad. En estos casos, los monstruos serán más rápidos que la primera vez que nos enfrentamos a ellos, y también más fuertes. Además, generalmente nos pedirán que no recibamos nada de daño para poder desbloquear los premios, por lo que es recomendable haber jugado unas cuantas partidas y así tener la mente preparada para el reto.

Una varita por aquí, un sombrero por allá… ¡Tachán!

Como buen título de rol, podremos equipar a nuestro mago con diferentes ítems que nos harán la aventura mucho más sencilla. Habrá dos formas de conseguirlos, o bien recogiendo objetos que caen al suelo cuando vencemos enemigos, o bien comprándolos en una tienda flotante con el dinero que conseguimos al derrotar a estos malvados personajes y al terminar las fases.

Al principio, solo tendremos un hueco en nuestro bolsillo, así que únicamente podremos recoger un objeto que encontremos en el suelo. Si de repente observamos uno que nos interesa, tendremos que deshacernos del que tenemos para poder recogerlo (que es simplemente pasando por encima de él). Tendrán diferentes efectos, como recuperar vida si es una poción, que se forme automáticamente la palabra más larga con las letras que tenemos, lanzar una maldición al enemigo para que pierda salud, etc. Muchas son las posibilidades.

Por otra parte, con dinero nos podemos volver un mago especialmente poderoso. En uno de los apartados podremos aumentar el ya comentado bolsillo de objetos, hacer que tengamos más vida, más ataque, comprar consejos para jugar mejor así como comprobar la Monsterpedia, las estrellas que hemos conseguido y obtener un pequeño bonus por cada ciertas horas jugadas.

También habrá una tienda de varitas, donde podremos contar con diferentes posibilidades. Desde el fuego hasta el hielo, pasando por alteraciones de estados como la varita que envenena enemigos, las iremos desbloqueando conforme avanzamos en la historia. Cada varita que compremos podrá ser mejorada varias veces, lo cual aumentará el daño que hace a los enemigos y nuestra defensa. Algunas de ellas cuentan con efectos secundarios de lo más provechosos, así que atendiendo a las debilidades de los monstruos, tendremos que optar por una u otra opción.

Siguiendo la misma mecánica, podremos comprar túnicas y sombreros, que nos proporcionarán nuevas habilidades que también podrán ser mejoradas. Las primeras prendas suelen tener un carácter más defensivo, mientras que los sombreros tendrán un efecto relacionado con los enemigos a los que nos enfrentemos, como provocar que al ser vencidos dejen más dinero, perfecto para nuestros bolsillos.

Sácale el mejor partido a la pantalla táctil

Y es que la mejor manera de disfrutar del juego es utilizar nuestros propios dedos para formar las palabras. Tocando encima de cada letra la seleccionaremos, mucho más rápido que si tenemos que utilizar los joy-con para llegar hasta su posición, ¿verdad? Así que en un título donde la velocidad es esencial y puede regalarnos una victoria, lo más acertado es jugar en modo portátil.

Asimismo, seleccionaremos más fácilmente los ítems caídos, los objetos que queramos comprar y, en general, manejar el menú será ligeramente más costoso si preferimos jugar en modo sobremesa.

Otro motivo para abogar por jugar en portátil es que así tendremos la posibilidad de compartir la pantalla con otros amigos. Puede que a veces las palabras en inglés se nos atranquen un poco, o que no quieran salir de la punta de la lengua, así que siempre puede venir bien una mano amiga en estos momentos de dificultad, siempre y cuando os pongáis de acuerdo y no creéis una palabra que no exista en el diccionario, claro.

No todos los héroes llevan espada, algunos llevan varita, y gafas

Casi pareciera que estamos hablando de una famosa saga de libros y películas, ¿a que sí? Aunque me temo que no tiene nada que ver. Las aventuras de este hechicero pueden amenizarte los ratos libres que tengamos mientras jugamos a títulos importantes como el Zelda o el Xenoblade 2. En caso de ser unos valientes, podéis jugar en el transporte público mientras llegáis a vuestra parada, o cuando esperéis en la consulta del médico. Son partidas especialmente cortas, algunas incluso pudiendo durar unos cuantos segundos y extendiéndose a lo sumo durante unos pocos minutos, sobre todo en los primeros niveles donde la dificultad no es grande.

Pero si tenemos en cuenta que solamente podemos utilizar vocabulario en inglés, el público se reduce, así como las ganas que podamos tener por jugarlo. Muchas veces, después de una larga jornada de trabajo o estudio no tenemos ganas de pensar en inglés, y encima rápido, así que para muchos puede no ser la mejor opción para relajarse después de un día atareado.

Por otra parte, y siguiendo la estela ya comentada, si nuestro vocabulario es inglés es limitado acabaremos usando palabras de tres o cuatro letras como mucho, siendo insuficiente en ocasiones. Son las que más rápido se forman y antes llegan a nuestra mente después de unas cuantas partidas, pero en la mayoría de las ocasiones nos encontraremos perdidos si no contamos con, por lo menos, una “E” y una “S”. Por fortuna cada vez que comenzamos un nivel las letras se reparten aleatoriamente, aunque sea el mismo que acabamos de pasarnos o donde nos hayan vencido, pero puede cansar intentar un nivel varias veces y ser derrotado solo por no cantar con unas letras básicas.

Con todo esto, Spellspire nos puede sacar unas cuantas risas y entretener durante unas horas por un precio bastante módico (9.99€). Puede hacer que nuestras reuniones con amigos acaben en batallas de palabras o amenizar nuestros viajes si vivimos en grandes ciudades, donde hay que usar el transporte para desplazarse hasta prácticamente todo, pero puede terminar resultando repetitivo y frustrante, sobre todo al avanzar a fases de nivel elevado.

Así que, como ya dijo Edward Lytton, la magia de la lengua es el hechizo más peligroso.