Seguir
Portada » Análisis » Análisis de Crash Team Racing Nitro-Fueled

Análisis de Crash Team Racing Nitro-Fueled

Ya han pasado veinte años del lanzamiento del que fue uno de los títulos más destacados del marsupial en PlayStation. Sí, hablamos de Crash Team Racing, uno de los mayores juegos de karts que incluso consiguió rivalizar de tú a tú con otros titanes del género como Mario Kart 64 y Diddy Kong Racing. Ahora, al igual que la trilogía de juegos de Crash Bandicoot, las carreras más alocadas regresan con Crash Team Racing Nitro-Fueled, un remake de la entrega original de Naughty Dog que vuelve para hacerse hueco en el podio.

Marsupial al volante, peligro constante

Si conocéis el género de karts, os podréis hacer una buena idea del tipo de experiencia que nos ofrece Crash Team Racing Nitro-Fueled: carreras totalmente alocadas, en diferentes pistas y con un buen arsenal de objetos a nuestra disposición que sirven de ayuda para alzarnos con la victoria. Como no podía ser de otra manera, también tenemos una buena cantidad de personajes disponibles a elegir, todos ellos pertenecientes al universo de la serie.

Desde los clásicos como Crash, Coco, Dr.Neo Cortex y Tiny Tiger, hasta nuevas incorporaciones de las entregas más recientes e incluso viejos conocidos, que llegarán gracias a un pase de temporada totalmente gratuito. En resumidas cuentas, tenemos 25 pilotos, que se dividen en tres categorías (principiantes, intermedios y más avanzados) y que cada uno de ellos cuenta con variaciones en sus atributos de Velocidad, Aceleración y Conducción.

Lo mismo ocurre con los circuitos, con una cantidad de 32 pistas, entre las que se incluyen las que aparecieron en el juego original, pero también, de entregas posteriores como Crash Nitro Kart y Crash Tag Team Racing, siendo adaptadas para la ocasión. Todos estos trazados, están recreados a la perfección, manteniendo sus atajos, peligros y propulsores.

Modos de juego para frenar incluso a alienígenas

Aunque sin duda, lo más interesante de Crash Team Racing Nitro-Fueled es la ingente cantidad de contenido. Los modos de juego de la entrega original como son las batallas, torneos, contrarreloj, Carrera por la Reliquia, Desafío de Cristales, Desafío CTR siguen manteniéndose intactos, permitiéndonos incluso jugar con más jugadores y añadiendo la opción de pantalla dividida para cuatro corredores.

Entre la gran variedad, el más destacable para un solo jugador es el modo Aventura. En él, debemos de salvar la Tierra de las garras de Nitros Oxide, un extraterrestre amante de la velocidad que como no, reta a nuestros protagonistas. Si acabamos venciéndole, dejará en paz a nuestro planeta, pero, por el contrario, será conquistado.

Con esta sencilla premisa argumental arranca un desafío donde recorreremos cuatro áreas, todas ellas conectadas entre sí y con un buen puñado de carreras que habrá que completar consiguiendo la primera posición. Una vez consigamos esto, se desbloqueará el enfrentamiento contra un jefe final, que será necesario para avanzar, además del añadido de Desafío CTR y el contrarreloj de las reliquias en los circuitos superados. Completar este Modo Historia no conlleva demasiadas horas de juego, al menos si no pensamos en conseguir el 100%, sirviendo como un buen entrenamiento para el título.

También cabe destacar que se ha optado por introducir dos opciones a la hora de jugar al modo aventura. La primera es vivir la experiencia en su forma más clásica, que no nos permitirá cambiar de personaje, modificar nuestro kart ni cambiar el nivel de reto. En cambio, si elegimos la vertiente moderna, podemos modificar nuestro vehículo en cualquier momento, cambiar de piloto y seleccionar entre tres dificultades.

Derrapando con estilo

Más allá del modo Aventura, uno de los elementos más diferenciadores de Crash Team Racing frente a sus competidores es el genial sistema de derrapes, siendo este más complicado de dominar. Para realizar la maniobra de derrape, tenemos que pulsar cualquiera de los dos botones para realizar el movimiento, que en este caso son R y L. Una vez la barra de energía llegue hasta un determinado punto, debemos pulsar el otro botón sin soltar el que ya esté presionado. De esta manera, conseguiremos un impulso que nos dota de mayor aceleración, llegando hasta un máximo de tres turbos.

Como no, también influye notablemente el nivel de la barra de energía, cuanto más al límite se encuentre a la hora de derrapar, mayor velocidad alcanzaremos con el turbo. Es por eso que habrá que medir el tiempo a la perfección, para eso, también tenemos varias indicaciones aparte de la barra de energía, como las ruedas del kart, que se iluminarán en el momento adecuado, además del tubo de escape, que empezará a echar humo negro.

A priori puede parecer algo lioso, y realmente estamos ante algo complejo, pero una vez se domine este sistema es tremendamente satisfactorio. Especialmente, si nos encontramos en los retos más duros del juego y en la mayor dificultad. Aun así, también contamos con más mecánicas que añaden pequeños acelerones, como es el caso del inicio de la carrera o al realizar grandes saltos. Sin olvidarnos de las frutas Wumpa, que al recolectar diez nuestro kart se moverá a mayor rapidez y los objetos se potenciarán.

Conduciendo a la última moda

Una de las grandes novedades de Crash Team Racing Nitro-Fueled es la personalización. Tanto karts como pilotos estarán en la línea de salida a la última moda con diferentes apariencias. En el caso de los vehículos, estos se pueden modificar con nuevas carrocerías, ruedas, pegatinas y colores. Todos estos cambios realizados en nuestro coche son estéticos, esto quiere decir que por muchos cambios que realicemos ninguno de ellos afectarán a las estadísticas del kart. Algo que en un principio le quita cierta gracia a este añadido y que nos hubiera gustado que hubiera sido todo lo contrario.

¿Lo mejor? que todas estas piezas y apariencias se pueden conseguir de manera gratuita en los Boxes, una especie de tienda que pondrá a la venta todos estos elementos con incluso ofertas diarias. Para comprar, solo basta con utilizar las monedas que hayamos conseguido en las carreras del propio juego. Como en la vida misma, el dinero se gasta rápidamente, es por eso que para conseguir más habrá que recorrer cada modo de juego.

La competición empieza en el online

La renovación por completo de la obra de Naughty Dog nos deja mucho más que un lavado de cara gráfico y sonoro, como el paso de la franquicia al multijugador en línea. La competición online nos permite participar en carreras o batallas contra otros corredores, además de obtener novedades gracias a los eventos que se publicarán cada cierto tiempo.

Evidentemente, un modo en línea es más que necesario a día de hoy, siendo uno de sus mayores atractivos, pero, sin embargo, la experiencia nos ha resultado agridulce. Por un lado, es divertido competir contra otros jugadores, además de que los problemas de conexión causados durante sus primeros días han sido resueltos a través de una actualización. En cambio, hay puntos negativos, como la simpleza de este modo, sin disponer de un modo competitivo que motive a jugar. También nos encontramos con la ausencia de que un segundo jugador pueda disputar con nosotros de manera local carreras en línea, limitándose solo a un jugador.

Pero posiblemente, lo peor es la configuración de las partidas privadas. Para que nuestros amigos puedan entrar en la sala creada debemos invitarlos, no hay posiblidad de que puedan unirse mediante un código de acceso como sí lo hacen sus competidores directos. También se suma la eliminación de colisiones en este modo. Esto quiere decir que, si nos chocamos contra otro corredor, le vamos a atravesar.

Crash Team Racing Nitro-Fueled en cualquier lugar

En cuanto a la versión de Nintendo Switch, cabe destacar que el trabajo realizado es muy similar al de Crash Bandicoot N. Sane Trilogy. Para el modo portátil contamos con una resolución de 480p, en cuanto al Dock, llegaremos hasta los 720p. Es algo habitual en este tipo de lanzamientos, pero gracias al apartado artístico, el juego luce notablemente bien. Por lo demás, el juego corre bajo unos 30fps, igual que en el resto de plataformas y puede pecar de unas pantallas de carga algo lentas, pero en líneas generales, el rendimiento es bueno.

Resumen
Crash pisa el acelerador con un remake repleto de contenido, que por desgracia, se ve lastrado por su poco trabajado modo online. El título del marsupial más alocado es, sin duda, una de las mejores alternativas al que es el rey del género en la consola de Nintendo. Es exigente, divertido y tiene un modo aventura que junto a su sistema de derrape, son sus grandes bazas. Crash Team Racing Nitro-Fueled nos recuerda el por qué la entrega original es uno de los mejores juegos de karts de la historia.
8
Notable
Escrito por
En ocasiones suelo programar o por el contrario, me pierdo por Hyrule. Soy de los que sigue esperando el regreso de F-Zero y Golden Sun.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Sergio Barragán hace 3 semanas, 4 días.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.