Crash Bandicoot por fin ha llegado a Nintendo Switch y trae consigo las tres primeras entregas, las más aclamadas, y que por fin podemos jugar en portátil, la mejor manera de disfrutarlo. Con algunas concesiones en lo gráfico Crash Bandicoot N. Sane Trilogy nos deja un sabor de boca excelente.

Aunque Crash Bandicoot ya había debutado en consolas de Nintendo, concretamente en Game Boy Advance, Gamecube y Wii, las tres entregas originales, obras de la aclamada Naughty Dog, no habían salido de las consolas de Sony… hasta hace unos días. Los tres primeros juegos del marsupial, que hizo las veces de mascota de las consolas de Sony, se consideran obras maestras de las plataformas, juegos que, más allá de la nostalgia, ofrecían algo distinto. Ahora es el momento de que salgan de su primer hogar para debutar en el resto de plataformas y podamos disfrutar de ellos en cualquier sitio.

Hace ya unos cuantos días que tengo Crash Bandicoot N. Sane Trilogy en Switch y, de momento, he jugado mucho más en portátil que en el Dock. Es un juego que pedía a gritos una versión portátil. Aunque se haya demostrado que funciona a 480p en portátil, se luce en este modo, no por la calidad gráfica, puesto que lógicamente está por debajo del resto de versiones, sino por la posibilidad de jugarlo donde queramos y otros añadidos de los que solo la consola de Nintendo es capaz.

Crash Bandicoot en portátil

Ya he mencionado que el juego funciona a 480p, también he de decir que en el modo Dock va a 720p y se ve relativamente mejor. Empiezo por los gráficos porque mucha gente se preocupa antes por la calidad gráfica que porque sean grandes juegos. A toda esa gente he decirles que Crash Bandicoot N. Sane Trilogy en Nintendo Switch se ve por debajo del resto de versiones, teniendo que hacer algunas concesiones en cuanto efectos en pantalla (como reflejos en los niveles futuristas de Crash Warped o en los de hielo de Crash Bandicoot 2: Cortex Strikes Back).

Aparte de estos efectos en pantalla, sí que he notado que a la hora de jugar en portátil, que el juego oscurece bastante, pero si entras en el menú manteniendo pulsado el botón home y le quitas el brillo automático mejora bastante. Sin embargo, realizando esta acción, se percibe algo más la falta de resolución y parece que pierda nitidez, sobre todo en ciertas letras como en la Warp Room de Crash Bandicoot 2. Si jugamos en el televisor, esto no es tan notorio y solo me puedo quejar de los efectos de pantalla que se pierden.

En cuanto al rendimiento, no puede ser mejor. Quizás la pérdida de resolución se deba a garantizar que funcione excelentemente bien. En ninguno de los tres juegos he sentido que la tasa de imágenes por segundo descendiera, ni siquiera en niveles con muchos elementos en pantalla. Sorprendentemente, se mantienen esos 30 fps, juguemos como juguemos.

Ya he dicho que, aparte de poder jugarlo en portátil, hay cosas que solo Nintendo Switch es capaz de ofrecer. En esta ocasión estoy hablando de algo que no esperaba y me ha sorprendido, una s de esas cosas que nos sacan una pequeña sonrisa. Es la Vibración HD para ciertos elementos como recoger fruta Wumpa, dar vueltas con Crash o cuando tenemos que manejar algún vehículo en alguno de los juegos. Es algo con lo que te sientes más conectado con el juego y genera una mayor inmersión, simplemente se agradece. También se han reducido los tiempos de carga significativamente y podemos jugar a un nivel casi al instante de entrar en él.

El primer Crash, un plataformas desafiante

Una vez aclarado cómo funciona con respecto a las otras versiones, es hora de entrar en lo que son los juegos en sí. Comenzamos como no puede ser de otra manera con el primer Crash Bandicoot. Es quizás uno de los juegos más desafiantes del género de plataformas, si no el que más, pero llegado a cierto punto, claro está, no todo puede ser sencillo. El juego trata de la creación del ejército de Cortex para dominar el mundo, pero un experimento con marsupiales sale mal y Crash, el sujeto del experimento, huye, pero una bandicoot hembra es atrapada y Crash deberá tanto frustrar los planes de Cortex como salvar a la damisela.

Es el primer juego del marsupial y hay niveles tanto de playa, como de laboratorio o castillo. En cuanto a jugabilidad experimenta tanto con niveles de 2 dimensiones, con otros en 3 dimensiones y un par montados a lomos de jabalí. Un plataformas desafiantes, sobre todo una vez llegamos a The High Road (un nivel donde perder vidas), donde hay otro final si conseguimos las 26 gemas que se reparten a lo largo de las tres islas, y que se consiguen recogiendo todas las cajas de un nivel. Esto tiene una excepción porque las gemas de color se consiguen de la misma manera, pero sin perder ninguna vida en el nivel, o lo que es lo mismo, sin morir. También hay un par de llaves que desbloquearán dos niveles extra y un nuevo nivel, excluido del juego original, y que es el más difícil de la trilogía.

En cuanto a cambios es el que ha recibido un mayor remozado, aparte de lo gráfico, ahora tiene un sistema de guardado normal, que será el mismo para los tres títulos. También ha cambiado el sistema de las fases de bonificación, ahora, aparte de recoger las tres fichas, tendremos que entrar en una plataforma que nos lleve a la fase, antes te llevaba directamente. Todos cambios a mejor, sin duda.

Crash Bandicoot 2, los secretos mejor escondidos

Entramos ya en el segundo juego, Crash Bandicoot 2: Cortex Strikes Back, y con él, el juego que más me gusta de los tres, por los secretos que esconde y por la variedad. Poco hay que decir de este juego, un año después de que Crash desmantelase los planes de Cortex, el enemigo encuentra una fuente de energía, los cristales, y construye una base espacial para disparar un rayo y tomar el control de la Tierra. No puede recoger todos los cristales por su cuenta por lo que engaña a Crash para que los recoja por él a lo largo de 25 niveles (y alguno más secreto), pero finalmente desmantela sus planes otra vez.

La segunda entrega era una evolución lógica de todas las mecánicas del primer Crash Bandicoot y añade algunas cositas más. No es tan dificil como el primero pero es muy divertido y algunos niveles harán sudar y perder vidas. Como novedades está el sistema de guardado nuevo, algunos cambios en la sala de selección de nivel y añade la Vibración HD a los vehículos nuevos, como una mochila propulsora.

Crash Bandicoot Warped, la cúspide de Crash

El tercer Crash Bandicoot, titulado Warped, es la cúspide los plataformas de aquella época, evoluciona todo de una manera absolutamente hilarante y añade los poderes a Crash, otorgando una nueva dimensión a los niveles. En esta ocasión la historia se asemeja a la del segundo título, solo que esta vez tendremos que recoger los cristales a través del tiempo, con niveles desde la época de los dinosaurios, hasta los niveles futuristas, pasando por lo medieval. En cuanto a variedad es un juego muy completo, porque, aparte de las plataformas, hay niveles completos dedicados a vehículos. Sin embargo, aunque también hay secretos, tendremos que superar los niveles a contrarreloj para conseguir las reliquias (que van desde el zafiro hasta el platino), que desbloquean nuevos niveles.

Nuevamente añade la Vibración HD a toda la nueva gama de vehículos, se incorpora el nuevo sistema de guardado y algunas pequeñas modificaciones que mejorar la manera de jugar. Esta tercera entrega también trae un nuevo nivel incorporado que es bastante dificil, no tanto como Stormy Ascent pero hace sudar, pero imposible de hacerlo al 100% sin poseer todos los poderes.

Crash Bandicoot N. Sane Trilogy añade muchas novedades

Ya hemos comentado el remozado gráfico o el sistema de guardado unificado para las tres entregas, pero Crash Bandicoot N. Sane Trilogy trae consigo muchas novedades. Por ejemplo, podemos jugar como Coco, la hermana de Crash, en cualquiera de las tres entregas y pasarnos el juego con ella. También es digno de mención que las reliquias de tiempo se han incorporado a los dos primeros juegos y ahora se puede conseguir el 105% del juego con ellas. Muchos enemigos han sido remodelados para que por fin sepamos lo que son y muchas más cositas pequeñas.

Una de esas novedades tiene que ver con la banda sonora y todo el apartado sonoro en general, esto se merecía un párrafo para sí mismo. Todas las canciones de los niveles se han rehecho de cero y son exactamente iguales que las originales pero adaptadas a los tiempos modernos. En cuanto a los sonidos, se han unificado sonidos de recoger gemas y otros elementos. Los sonidos que salen de los enemigos, en algunas ocasiones son iguales, mientras que otros han cambiado ligeramente, pero suena muy bien.

Los controles son iguales que cuando lo jugábamos en la primera PlayStation, con la excepción de que si hay que seleccionar algo, en Nintendo Switch se hace con la A. No hay input lag, ya sea si lo jugamos en portátil como en nuestro televisor. Todo funciona muy bien y solo ha cambiado ligeramente el sistema de salto y colisiones, algo que confirmó Vicarious Visions.

Conclusiones

Crash Bandiccot N. Sane Trilogy es una oda a la nostalgia por parte de Viacrious Visions. Han devuelto a la vida a tres grandes juegos de plataformas, juegos que marcaron una época y marcaron a muchos jugadores. Hay quien dirá que son ortopédicos, pero son divertidos, difíciles y excelentes juegos. Todo lo que hace Crash Bandicoot  N. Sane Trilogy lo hace muy bien, salvo algún problemilla con la oscuridad de la pantalla en portátil, y lo que es más importante, todo lo que hace lo hace en portátil. Es un juego que se disfruta mucho en portátil, es quizás el medio al que mejor se adapta, y que a mi, como fan de la saga, me ha enamorado.

Comentarios