Portada » Análisis » Análisis de Assassin’s Creed: The Ezio Collection

Análisis de Assassin’s Creed: The Ezio Collection

La saga Assassin’s Creed es, hoy por hoy, para bien o para mal, una de las grandes sagas de los videojuegos. Su historia está plagada de problemas que han plagado internet con mayor o menor humor, pero sería injusto dejar de lado sus personajes, sus localizaciones históricas o las aventuras y emociones que nos han dejado. Y en especial hay un personaje que es muy querido, y que ha sido la piedra angular de la consolidación de esta saga. No es otro que Ezio Auditore da Firenze, el protagonista de una trilogía que hoy tenemos el placer de poder disfrutar remasterizada en Nintendo Switch. Demos la bienvenida al italiano con Assassin`s Creed: The Ezio Collection.

La historia de Ezio al completo

Como en cada lanzamiento de este estilo hay gente que ya conoce los juegos que se van a lanzar y hay quien llega a ellos por primera vez. Para ambos, no viene mal recordar qué viene en este recopilatorio y de qué tratan estos títulos. Assassin’s Creed: The Ezio Collection incluye Assassin’s Creed II, Assassin’s Creed: La Hermandad y Assassin’s Creed: Revelations como títulos jugables, además del cortometraje Assassin’s Creed Embers, que nos contará una última historia de Ezio anciano, y Assassin’s Creed Lineage, un cortometraje que nos sitúa antes de los acontecimientos del primer juego del recopilatorio para conocer un poquito más al padre del protagonista.

Assassin’s Creed II nos sitúa en la Italia del Renacimiento con un joven libertino y qué únicamente piensa en pasárselo bien y en acabar con sus enemigos. Sin embargo, pronto su familia es acusada de traición y Ezio se encuentra en una posición complicada al encontrar un traje del Credo de Asesinos en una habitación de su casa. Pero lo que se postula como una historia de venganza, pronto se verá arrastrado a una guerra más antigua que él mismo, la de los Asesinos contra la Orden de los Templarios. En este viaje visitaremos dos de las grandes localizaciones de Italia: la Florencia natal del protagonista y Venecia, así como otros lugares más pequeños.

Y, a partir de aquí, Ezio se posiciona como la cabeza del Credo de Asesinos en Italia por lo que cuando la Orden de los Templarios, en especial los Borgia, traman hacerse con el control de Roma, es trabajo de Ezio desmantelarlo y acabar con ellos. Además, suya será la labor de atraer a nuevos reclutas y entrenarlo para la antigua guerra que libran ambas órdenes. Esta es la trama de Assassin’s Creed: La Hermandad, mientras que la última entrega nos pondrá en la piel de un Ezio entrado en años que sigue los pasos de su antepasado y maestro asesino, Altair, para sacar a la luz un misterio en Constantinopla, donde nuevamente se encontrará con un conflicto contra los templarios.

De manera paralela nos cuentan la historia de Desmond Miles, el sujeto en cuya sangre se encuentran los genes de Ezio. No deja de ser un poco una historia secundaria sobre lo que nos quieren contar, puesto que Desmond no es el personaje más carismático. Es cierto que cuenta con momentos emocionantes, grandes giros de guion u ocasiones interesantes, pero bajo la sombra de la evolución y el carisma de Ezio y la gran historia que cuentan, se siente algo secundario.

Italia y Costantinopla, más bonitas que nunca

Una vez definido el contenido, queda ver qué tal ha salido, esta remasterización. Con las entregas originales en mente, hay que decir que Assassin’s Creed: The Ezio Collection sorprende para bien. Cuenta con unas texturas muy bien definidas y muchas de ellas rehechas, puesto que algunos detalles de la ciudad como los ladrillos de las calles o un simple mosaico religiosos se ven excelentes que, sumado a una buena resolución, que brilla tanto en portátil como en el televisor. Por si fuera poco, se mantiene como una roca, es decir, ni forzando que varios grupos de la ciudad persigan al protagonista ha reducido la tasa de imágenes por segundo.

Aun así, los años no pasan en balde en lo que a los personajes o ciertas situaciones de iluminación se refiere. Aunque se ve que hay pieles que han tratado de mejorarlas mediante algunas texturas nuevas, se notan algo anticuados los modelados. Pero hay que hacer mención especial a las animaciones faciales, muy trabajadas y, si bien algún ojo se puede ir un poco, están muy trabajadas en general. Lo mismo con la iluminación, sin olvidarnos de que en prácticamente la totalidad del juego tiene un buen apartado gráfico, hay veces que se nota aquella iluminación brillante de la que hacían uso los juegos de aquella época.

Una última aclaración en lo que al juego se refiere, tanto si compramos Assassin Creed: The Ezio Colection tanto en digital como en físico, de primeras únicamente tendremos acceso a Assassin Creed II. Los otros dos juegos, la película, la serie y los paquetes de voces en idiomas (incluido el español), se tienen que descargar de la eShop como si de un contenido descargable se tratase.

Italia y Costantinopla, verticales y llenas de contenido

Entramos ya al apartado de la jugabilidad, partiendo de una base: la ciudad. La ciudad es el gran escenario donde nos moveremos y lo hace muy bien, puesto que no solo podemos desplazarnos por ella, sino que son totalmente verticales ya que en cada pared o esquina hay puntos donde agarrarnos y escalar. Todo ello bajo ambientaciones envidiables, sobre todo a partir de Assassin’s Creed: La Hermandad, donde no solo la ciudad esta fielmente representada, sino que añaden efectos sonoros como vendedores gritando para vender sus productos.

Además, es en las ciudades donde tenemos todo tipo de actividades secundarias, desde las típicas atalayas para desbloquear el mapa, pasando por misiones de mensajero o mercenario, hasta todo tipo de coleccionables. Un punto a favor de estos Assassin’s Creed es que, precisamente estos coleccionables, no son simples objetos estéticos, sino que suelen tener un premio al final en forma de equipamiento o expandir un poco la intrahistoria del juego con un vídeo que genera aún más incógnitas, por lo que suele merecer la pena buscarlos.

Ezio escala, pelea y asesina

Entrando ya en la jugabilidad del propio Ezio, poco que decir, podemos correr, saltar, hacer parkour, escondernos, pasar desapercibidos en una multitud y pelear. Como decíamos antes, el parkour y la escalada se pueden hacer en prácticamente cualquier punto de la ciudad, se hacen de manera muy sencilla y da gusto hacerlo con animaciones prerrenderizadas. Aunque es verdad que en ciertas ocasiones no siempre responde como queremos y la cámara se ha vuelto un poco loca al descolgarnos de un saliente que, con alguna sombra que baila un pelín, son los dos únicos fallos que han ocurrido durante el transcurso del juego.

El combate se basa en golpear, esquivar, agarrar (donde podemos dar cabezazos, lanzar, patadas o puñetazos) y contragolpear con animaciones de muerte bastante llamativas. Es cierto que cuando hay varios enemigos, se puede notar algo frustrante, pero no por ello imposible. También se nota cómo Assassin’s Creed II es la primera entrega de la trilogía, puesto que el combate va evolucionando, tanto en ritmo como en calidad, así como los distintos artilugios con los que contamos, como los dardos envenenados que nos proporcionan en La Hermandad.

Y para combatir, emplearemos armas que podemos comprar en armerías, entre las que hay gran variedad, desde floretes o espadas normales hasta hachas, pasando por lanzas. Pasa igual con nuestro traje de asesinos, aunque hay variedad de trajes y colores, normalmente podemos ir comprando mejoras que nos proporcionarán más salud y afectarán visualmente al propio traje como hombreras o una pechera. Todo esto lo compramos con dinero del juego, florines, que conseguiremos completando misiones, encargos o saqueando los cuerpos de los rivales que derrotemos, aunque puede que los ciudadanos no lo vean con buenos ojos.

Conclusiones de The Ezio Collection

Assassin’s Creed: The Ezio Collection nos ofrece tres grandes juegos con contenido de sobra para tener horas y horas de contenido. En la piel de Ezio Auditore da Firenze, visitaremos la Italia del Renacimiento y Constantinopla, llenos de lugares y personajes históricos que suman aún más a la gran ambientación que proponen y con una historia que nos atrapará. Todo ello bajo un gran remozado gráfico que luce muy bien en Nintendo Switch, con su HUD adaptado para jugar perfectamente en portátil y otros añadidos como una vibración HD discreta, pero que está ahí y control táctil en los menús.

Se pueden notar algo anticuados en jugabilidad, sobre todo Assassin’s Creed II, y le podemos encontrar fallos, pero no desmerecen un producto que, en general, ha hecho las cosas muy bien para adaptarse a la consola y permitirnos tres de las mejores entregas de una saga que ha pasado por multitud de etapas. De esta manera, si queréis vivir una historia y personajes muy bien escritos, bajo una ambientación envidiable y unos títulos en los que nos podemos perder durante horas y horas con todo el contenido y activades que nos ofrece, Assassin’s Creed: The Ezio Collection es un recopilatorio más que recomendado.

Resumen
A pesar de que su jugabilidad puede sentirse algo antigua (especialmente en el primer título de la colección) y que hay cosas mejorables, el trabajo de conversión a la consola está muy bien y podemos jugar la subsaga más mítica dentro de la franquicia en portátil.
8.5
Notable

¿Te ha gustado?

0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no es necesaria. Los campos obligatorios están marcados *

Usted puede usar estos HTML Etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.