Portada » Análisis » Análisis de Streets of Rage 4

Análisis de Streets of Rage 4

Desde su nacimiento en los años noventa, Streets of Rage se ha convertido en una de las sagas por excelencia de SEGA, siendo uno de los grandes abanderados del género Beat’em Up y del catálogo de Mega Drive. Tras años en el olvido, las peleas callejeras de Axel, Blaze y compañía regresan por todo lo alto con Streets of Rage 4. Esta vez, la vuelta del clásico de los 16 bits corre a cargo de DotEmu, Lizardcube y Guard Crush Games, siendo los dos primeros los encargados de otro regreso de la época como puede ser Wonderboy: The Dragon’s Trap.

Volvemos a ser los más duros del barrio

Han pasado más de diez años desde los acontecimientos vividos en Streets of Rage 3, donde nuestros protagonistas consiguieron derrotar al Sindicato del crimen liderado por Mr.X. Tras recobrar la paz, como es de costumbre, una nueva organización hace acto de presencia para seguir con el legado del Sindicato del Crimen, esta vez, son los hijos de Mr.X los encargados de que en las calles de la ciudad vuelva a reinar el caos. Así pues, el elenco protagonista liderado por Axel, Blaze y Adam, además de nuevas caras conocidas como Cherry Hunter y Floyd Iraia, deben de detener a esta nueva amenaza.

Una premisa simple y efectiva que funciona a la perfección para meternos de lleno en un universo que, no solo busca ser un homenaje a los juegos originales en esta generación, sino continuar su legado y hacerles justicia. Esto se puede ver desde el primer momento en el que estamos tras los mandos. La forma de desarrollar la acción sigue la misma base de sus predecesores, siendo un Beat’em Up de corte tradicional. Sí, estamos ante un Streets of Rage en toda regla, y todo lo que hizo grande a los primeros tres títulos está presente en esta cuarta entrega.

Yo contra todos

Por suerte, Streets of Rage 4 no se trata de un regreso puramente nostálgico, ya que se han implementado novedades que añaden una evolución a la jugabilidad. Para empezar, tenemos los golpes básicos y llaves tan característicos de antaño que, junto a los ataques especiales, nos hace disponer de un buen arsenal de movimientos. Estos últimos ataques, que nos permiten golpear de manera muy fuerte a cambio de una pequeña penalización de nuestra salud, se han vuelto más importantes por el añadido de un sistema de riesgo que nos ha parecido un acierto total, ya que también recompensa al jugador con vida dependiendo de como seamos capaces de encajar nuestros golpes contra los oponentes.

También, tenemos en nuestro poder el uso de los Movimientos Estrella, que a diferencia de los especiales, están mucho más limitados, ya que dependemos de estrellas para poder ejecutarlos y solamente contamos con una al iniciar el nivel. Lo mejor, es que estas se pueden conseguir en el escenario destrozando el inmobiliario, junto a otros objetos como las míticas manzanas y los pollos asados, que curan nuestra salud, además de otros objetos como armas y dinero. De esta manera, no todo se convierte en golpear rivales en el escenario, ya que en ocasiones habrá que estar atentos de cada detalle.

Toda la acción se lleva a cabo en una selección de escenarios que nos ha gustado mucho, con unos cuantos niveles que los podemos catalogar como algunas de las mejores experiencias que nos ha brindado la franquicia. Todo esto se debe por la variedad que se ha conseguido, ya que estamos ante una entrega que cuenta con un buen conjunto de enemigos y jefes finales, todos ellos, muy variados y con sus propios movimientos.

Más Streets of Rage que nunca

En cuanto a contenido, nos esperan una buena cantidad de horas por delante gracias a su rejugabilidad. De primeras tenemos el modo historia, ideal para aprender a desenvolverse con el juego y desbloquear nuevas opciones y personajes. Una vez terminado, el modo arcade se llevará todas nuestras miradas, ya que utiliza el sistema de vidas de los juegos de antaño, con un mayor número pero también, si caemos en combate tenemos que volver a empezar desde el principio. Además, también se suma el modo para combatir contra jefes, un genial añadido que nos hace revivir enfrentamientos memorables, algo que siempre gusta y le viene como anillo al dedo a un juego de este calibre.

Por supuesto, todo mejora con la posibilidad de disfrutar en modo multijugador cooperativo del título, teniendo la capacidad de tener hasta cuatro jugadores de manera local. También, el modo online cobra protagonismo, permitiendo partidas en línea para dos jugadores.

En ese sentido, toda la esencia se sigue conservando, con cambios que mejoran todo lo jugable, pero que no suponen ninguna revolución. Los grandes cambios de Streets of Rage 4 que suponen una ruptura con los anteriores se deben más a lo visual, donde se ha optado por un estilo muy de cómic, con todo ello dibujado a mano. El apartado gráfico no sólo gusta por este cambio estético que le sienta genial, sino por el bien hacer en cuanto animaciones, rediseños de los personajes y los escenarios, repletos de detalles y colorido. Con la banda sonora ocurre algo similar. Capta toda la esencia y está totalmente a la altura, tiene una gran cantidad de temas que se nos meterán en nuestra cabeza por esos ritmos tan animados, estando a un gran nivel.

Un regreso por todo lo alto

Han pasado 26 años desde su tercera entrega y este regreso de la saga beat’em up de Sega nos ha parecido todo un ejemplo de como revivir una propuesta tan clásica. Streets of Rage 4 no sólo es un homenaje a lo vivido en la saga, que también, sino una secuela en mayúsculas, capaz de mejorar en lo jugable y ofrecer algo nuevo con personalidad. Es todo un regalo para el género y sus fans, siendo desde ya uno de los imprescindibles en este tipo de experiencias. Apartado artístico renovado y con personalidad, banda sonora a la altura y una jugabilidad pura que sabe mejorar sin perder el toque, esos son los ingredientes para que Axel, Blaze y demás estén de nuevo con nosotros en mejor forma que nunca.

Resumen
Streets of Rage 4 es el mayor regreso a la actualidad que puede tener la franquicia noventera de Sega. Tras 26 años en el olvido, esta cuarta entrega nos recuerda la grandeza de los Beat'em Up de los 16 bits y se atreve a mejorar todo lo que conocemos de ellos, superando ampliamente las expectativas.
9
Genial
Escrito por
En ocasiones suelo programar o por el contrario, me pierdo por Hyrule o navego rumbo a Laugh Tale. Soy de los que sigue esperando el regreso de F-Zero y Golden Sun.

¿Te ha gustado?

3 0
Suscribir
Notificar de
guest
Por favor, no introduzcas nombres reales. Los nombre reales completos serán eliminados.
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.

0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x