Con la excusa de tener un personaje adorable entre manos, este Kirby´s Dream Course es un reto que te engancha irremediablemente con cada nuevo escenario y que mantiene excelentemente el tipo pidiéndonos a gritos que se recuperen este tipo de juegos a través de la Consola Virtual.

Junto con Mario, Kirby es uno de los personajes más versátiles de Nintendo, siendo el alma de varios spin off que le han llevado a protagonizar juegos de pinball o versiones de Arkanoid. En esta ocasión, nos toca golfear con nuestra querida bola rosa. Y por golfear no nos referimos a salir hasta el cierre de la última discoteca de moda, sino a jugar a una especie de mini golf donde Kirby va a ser nuestra pelota. Este es el planteamiento de base para este Kirby´s Dream Course, en el que vamos a comprobar si aguanta bien el tirón en su pase a la Consola Virtual de New 3DS.

Apunta, dispara…¡Y al hoyo!

El juego es muy sencillo: tienes que conseguir acabar con todos los enemigos que se presentan en cada nivel hasta que quede solo uno, que será el que se transforme en el hoyo final donde deberemos meter a Kirby para poder pasar al siguiente recorrido.

Lo primero que debemos hacer es apuntar. Para ello, tenemos dos opciones con las que golpear a Kirby. La primera, es disparar recto, simplemente apuntando al enemigo o lugar del escenario donde queramos dirigirnos. Podemos valernos del escenario rebotando en paredes o en los límites del escenario (si los hay) para poder alcanzar así a un enemigo o sortear elementos del escenario como los árboles, pinchos o el agua que nos dificultan el avance en los niveles, dándole efecto al golpe si lo vemos necesario.

La segunda opción es hacer un golpe que haga que Kirby se levante en el aire para poder alcanzar a enemigos aéreos o zonas del escenario elevadas. En este caso, toca hilar más fino con los efectos del golpe, ya que es necesaria tu pericia para golpear con el efecto y fuerza necesaria para que no se caiga Kirby del escenario o hacer que con el efecto de marcha atrás, por poner un ejemplo.

WiiUVC_KirbysDreamCourse_02_mediaplayer_large[1]

Además, en cada fase se van incorporando nuevos elementos en el escenario para hacernos la vida más “entretenida”. Contamos con potenciadores de velocidad, casillas que nos hacen aparecer en la otra punta del escenario, suelo con efecto rebote o escaleras mecánicas, todo ello para complicarnos o ayudarnos, según se mire.

Nuestros adversarios son los clásicos de la serie y algunos también nos otorgan sus poderes al golpearlos. De ese modo, podemos hacer un super salto después del golpeo, transformarnos en roca para poder parar a Kirby en las cuestas, en hielo para poder congelar el agua del escenario….Todos ellos nos hacen falta, ya que el juego se va complicando requiriendo no sólo puntería por nuestra parte, sino también saber en qué orden hay que acabar con los enemigos, al ser indispensable ese poder que ya has usado para la siguiente parte del nivel.

WiiUVC_KirbysDreamCourse_03_mediaplayer_large[1]

¿Un Kirby difícil?

La progresividad en la dificultad se hace patente porque, en cada nivel, empiezas siempre con 2 vidas con 4 golpes por vida, que pierdes si fallas al darle a un enemigo. También se puede perder directamente una vida si se cae del escenario. Esas dos vidas tienen que durar las 8 pantallas de las que consta cada nivel, así que las querrás guardar como oro en paño, ya que sólo te dan nuevas haciendo un Hole in One, que es bastante complicado en la mayoría de niveles.

El ensayo-error está muy presente en la mecánica del juego. Una vez das con la clave de cómo superar cada nivel, el siguiente reto es batir tu propio record en tu tarjeta de golpes de cada uno de los 8 recorridos disponibles, pudiendo conseguir diferentes medallas en función de tu pericia y consiguiendo alargar así la duración del juego hasta que seas un experto golfista.

WiiUVC_KirbysDreamCourse_04_mediaplayer_large[1]

En conclusión, estamos ante un juego que se adapta a la perfección al estilo de juego portátil y por el que parecen no haber pasado los años. En gráficos poco más necesita y nos trae las melodías típicas de Kirby. Si le sumamos el carisma del protagonista y la dificultad progresiva estamos ante una gran oportunidad de hacerte con un título fresco y adictivo sin fin y con posibilidad de jugar con un amigo pero por turnos, eso sí.