Disparos al estilo de barril DK.

Star Ghost es otro de esos nindies rescatados de Wii U para llegar a un público más amplío en Nintendo Switch. Gracias a RainyFrog, la obra de Squarehead Studios está ahora disponible en la híbrida, con el talendo de Rhys Lewis (ex de Retro Studios) en la programación y con David Wise al cargo de la música.

Star Ghost – payum payum

Con un breve texto inicial, se nos introduce a hierro en el juego, un arcade que tocará reiniciar desde el principio en caso de morir y que no tengamos créditos para comprar un continue. Nos esperan doce sistemas galácticos generados proceduralmente que podremos completar en algo menos de dos horas, pero la gracia del título está en jugarlo múltiples veces, puesto que al principio puede que no lleguemos al final y, además, cada partida es única e irrepetible.

Nuestra nave se mueve de forma automática hacia delante y también cae “hacia abajo”, siendo nuestro control principal pulsar un botón para ir dándole pequeños impulsos para que se eleve la distancia deseada. Además de nuestro movimiento tenemos el stick para dirigir un poco la dirección de nuestro disparo (que no es 360º).

Por lo tanto, bajo una idea aparentemente simple, aparece una una complejidad que es divertida de jugar. Cada tipo de enemigo tiene un patrón de comportamiento, que deberemos conocer si queremos recibir más puntuación por completar cada uno de los niveles que compone un sistema galáctico con el mayor número de bajas enemigas posibles. Además, hay que tener especial cuidado con los virus que aparecen en ocasiones, pues en caso de cogerlos por error, tendremos todas las funciones de la nave salvo el movimiento inhabilitadas.

Disparos al son de un simio espacial

Pero lo que hace especial a Star Ghost es su sistema de mejoras. Al final de cada zona hay una sección en la que podemos comprar alguna, siempre que tengamos los suficientes créditos para ello, los que se encuentran por el escenario o eliminando enemigos. Pero ese droppeo también puede darnos alguna de las mejoras que pueden comprarse. ¿Cuál es la gracia de pagar por ellas? Pues que ninguna es permanente, ya que con el paso del tiempo se agotan y bajan de nivel poco a poco hasta llegar a su estado original.

Hay mejoras para aumentar la velocidad de disparo, el rango del mismo, un multiplicador de puntos y un imán para atraer créditos y mejoras cuando lo activemos, así como un escudo para rellenar nuestra vida si hemos recibido algún golpe. La experiencia de tenerlo todo al máximo nos hace sentir poderosos, pero mantener dicho estado no será duradero, por lo que hay que estar pendiente de los cambios en nuestra nave, sobre todo en secciones en las que hay que luchar contra jefes o moverse entre una zona llena de asteroides.

Todo funciona de forma estable y fluida, con muchas luces presentes. La representación gráfica es simple y llena de transparencias, pero cumple de sobra con su cometido, permitiendo que los elementos en pantalla se diferencien bien. La música, pequeña en variedad de temas, acompaña perfectamente y se quedará en nuestra cabeza, pero no es de los mejores trabajos de Wise.

Star Ghost es un título que huele a pasado para bien o para mal, pero que funciona perfectamente. Se le puede pedir un selector de niveles, pero tal y como está la experiencia es lo que se puede esperar de un arcade de disparos. Las naves clásicas han vuelto con este juego que añade además algunos factores que lo diferencian del resto.