Dorando el mejor Sonic 2D.

Sonic Mania llegó el año pasado tras un anuncio que causó más expectativas de las que esperaban, pues ironicamente fue para muchos de sus seguidores el “Sonic del año”, dejando a la producción mayor, Sonic Forces, como segundo plato. Conscientes de que este título es nostalgia pura, desde SEGA decidieron darle un lanzamiento físico con una edición Plus en condiciones (carátula reversible imitando a las clásicas de Mega Drive y un libro de arte) ampliando muy poco su precio y, de paso, llegando con más contenido. Para todo el que quiera solo el contenido nuevo, está por 5€ en la eShop.

Sonic Mania ahora es Plus

Sonic Mania sigue siendo lo que era hace un año, un juego más que digno de llamarse Sonic 5 (aunque algunos incluso lo llamarían 4 obviando el lanzamiento digital por capítulos de hace unos años) pero que carece de ser un título numérico por el homenaje que supone al personaje, ya que varios de los niveles pertenecen a entregas pasadas, aunque ahora tengan interesantes variaciones. Todo el conjunto está cuidado y se nota que está liderado por fans y, como se comentó en el análisis de la primera versión en su momento, se han recuperado un montón de animaciones e ítems que no se llegaron a utilizar, y se han pulido detalles demandados por los seguidores acérrimos del protagonista.

Disponemos de cinco personajes que destacan por hacer todas sus acciones con un único botón, simplicidad efectiva al máximo. Todos pueden saltar y hacer un dash (agacharse, recargarse siendo una bola y salir disparados), pero esconden movimientos propios utilizando alguna dirección o el botón de salto de nuevo. Sonic puede comenzar a cargar el dash en el aire, Tails puede elevarse y estar volando durante un tiempo antes de cansarse, Knuckles puede planear y escalar paredes, Ray puede planear cual Mario con su capa y, por último, Mighty destaca por su coraza, que le permite aguantar el primer impacto contra una serie de pinchos o rebotar proyectiles si se encuetra agachado y, además, puede lanzarse en picado hacia abajo en el aire (…no está roto ni nada). Todos tienen el mismo sistema de vida, los rings. Recibir un golpe manda todos los que tengamos por los aires y, si no tenemos ninguno encima, un nuevo golpe nos elimina – lo que supone una vida menos y vuelta al checkpoint anterior.

Todos los personajes están en todos los modos, lo cual permite que podamos jugar el juego muchas veces experimientando las particularidades de cada uno, o bien que nos centremos en explotar todas las localizaciones con nuestro favorito. Nos esperan de hecho muchos secretos, como fases bonus Blue Sphere (que desbloquean extras) o los niveles de Ring Gigante, en los que podemos encontrar las Chaos Emeralds en fases “runner” en 3D. Obtener todas esas piedras ofrece ventajas, como acceder a un nuevo final y poder manejar a versiones mejoradas de los personajes mientras tengamos suficientes anillos.

Rescatando clásicos olvidados

Los modos que ofrece Sonic Mania Plus son, por un lado, Mania, la historia clásicacon opción de guardado o no al terminar cada nivel, que nos permite escoger entre los cinco personajes o la dupla Sonic – Tails al estilo Sonic 2; y por otro lado, el siguiente modo, totalmente nuevo, es Bis. Es un tanto complejo aunque al inicio nos parecerá más fácil, pues comenzamos con Sonic y un aliado a escoger entre ,Ray o Mighty y podremos cambiar en cualquier momento al que manejamos. Al encontrar ciertas cajas nuestro personaje “titular” será reemplazado por el que hayamos encontrado, cambiando así la pareja jugable. ¿Y por qué es más difícil? Pues bien, por un lado las fases de Ring Gigante son más difíciles, y por otro los niveles han sufrido ligeros cambios de diseño complicándolos, pero sobre todo es porque no siempre tendremos a mano al personaje que queramos y, si la pareja titular y todos los que han pasado a la recámara caen, Game Over… es decir, no hay vidas. Por fortuna, pueden conseguirse continues y otras mejoras en nuevas fases bonus que nos esperan en lugar de las Blue Sphere, que juntan Pinball con “máquinas de grúa” (aquellas como las de los aliens de Toy Story).

El resto de modos son Crono y Competición, que nos invitan a competir contra las tablas de clasificación o contra nuestros amigos en modo local (hasta 4 jugadores). Los modos extras siguen ahí esperando ser desbloqueados y, si teníais el juego original, la partida y todo vuestro progreso se mantiene. Las físicas siguen igual que hace un año, muy fieles a las originales pero perfeccionadas, mimando mucho cada colisión pero con ciertos detalles que a lo mejor chirrían un poco a día de hoy pero que son parte de la esencia de Sonic desde sus inicios.

A nivel técnico, Sonic Mania Plus sigue igual que su anterior versión, aunque en esta ocasión añade nuevos personajes con sus animaciones muy trabjadas y “ciclos diarios” para todos los niveles en el modo Bis, incluyendo versiones a distinta hora respecto a los originales. La música sigue siendo la misma, con melodías clásicas remezcladas y temas propios de Mania que podrían haber formado perfectamente parte de los Sonic clásicos. Es como si estuvieramos ante un juego de Mega Drive, pero con muchas menos fisuras y pulido hasta el extremo técnico en tema de cargas y con más animaciones y detalles (y bueno, con secciones en 3D).

Sonic Mania Plus es el broche a uno de los mejores Sonic de la historia, y una forma de rendirle el homenaje físico que se merecía a una de las sorpresas del año pasado. Puede que el nuevo contenido no merezca la pena a todo el mundo puesto que es muy parecido a lo ya incluido, pero es una oportunidad para revisitar este gran título de una manera distinta y recordar por qué nos gustó tanto en su momento.