Llegan luchas de robots frenéticas a tu Nintendo Switch

El brasileño Daniel Snd y la desarrolladora canadiense Bitten Toast Games Inc. debutan en Nintendo Switch con Rocket Fist. Un juego arcade que bebe mucho del balón prisionero y que llega algo tarde a la híbrida de Nintendo respecto a otras versiones. En las siguientes líneas os contamos que nos ha parecido.

Sólo puede quedar uno

Rocket Fist es un juego donde se mezcla el arcade, la acción y la lucha en partidas cortas, frenéticas y divertidas. En él somos un robot que debe que eliminar al resto lanzándole pelotas al rival como si se tratase del balón prisionero.

Los controles para llevar a cabo esta tarea son bastante simples, constan del clásico control de movimiento por medio del correspondiente stick y de un único botón de acción. Con él, si tenemos la pelota nuestro personaje la lanza y si no la tememos hace un pequeño placaje que sirve para tanto abalanzarse hacia el balón como para aturdir a un rival. Se agradece mucho la simplicidad de los controles en juegos con partidas tan breves ya que ayudan mucho a adaptarte rápidamente.

En cuanto a los modos de juego hay dos claramente diferenciados: el modo aventura y el multijugador local. En el primero somos un robot que debe combatir un virus que ha entrado en el sistema a lo largo de 6 sectores (5 más el tutorial). Cada uno de ellos cuenta con 5 niveles distintos y algunos de ellos pueden suponer un auténtico dolor de cabeza. Sin embargo esto no es un problema ya que cuando se agotan nuestras vidas tenemos la opción de continuar desde el nivel anterior. Los niveles tienen una buena variedad de enemigos con diversas características y cada sector tiene un jefe final con habilidades muy peculiares que también puede hacernos sudar la gota gorda.

El multijugador local cuenta con dos variedades distintas, el modo supervivencia y el duelo a muerte. En el primero debemos ser el último jugador en perder sus vidas durante varias rondas mientras que en el segundo modo tenemos que obtener la mayor cantidad de muertes. El en multijugador existen características muy peculiares como los power-ups que harán que nuestro robot tenga habilidades muy útiles o como la posibilidad de ser una torreta que aturde a los enemigos cuando nos han derrotado. La frecuencia de los power-ups y otras muchas opciones se pueden personalizar al comenzar la partida.

El modo aventura pese a ser divertido la duración es bastante escasa. El modo normal puede superarse entre la media hora y la hora. Sin embargo se puede rejugar en más dificultades e intentar batir tu crono anterior. El modo que más juego puede dar es el multijugador. La simplicidad e intensidad de sus partidas lo hacen muy entretenido y puede convertir al juego en una nueva forma de picarnos con nuestros amigos.

Rocket Fist en Nintendo Switch

El apartado técnico de Rocket Fist es algo que tampoco se puede dejar pasar. El apartado visual del juego es bastante vistoso, con unos escenarios futuristas y unos personajes con un diseño un tanto minimalista. Los jefes tienen algo de personalidad y no rompen la estética del juego. La música se adapta perfectamente al videojuego y no desentona, en ningún momento llega a parecer repetitiva.

Sin embargo la versión de Rocket Fist de Nintendo Switch deja algunas carencias. La ausencia de modo multijugador online y el editor de mapas (el cual está disponible en otras versiones) son un punto bastante negativo. Ambos modos abrirían un abanico de posibilidades enormes en el juego y nos parece una lástima no poderlos disfrutar.

En definitiva podemos decir que la apuesta Rocket Fist es bastante atractiva. Un juego para todos los públicos, divertido y que gracias a la duración de sus partidas y a la portabilidad de la consola puedes disfrutar en cualquier momento dispongas del tiempo que dispongas. Las ausencias que hemos comentado antes opacan un poco al juego, pero sigue siendo una buena apuesta para disfrutar cuando te reúnes con los amigos.

Comentarios