Únete a esta curiosa pareja para superar niveles de todo tipo y salvar a sus amigos, o crea tú mismo tus propios escenarios.

Una malvada bruja ha secuestrado a un montón de pollos, pero lo que ella no sabe es que uno de ellos ha conseguido escapar y ha encontrado a un amigo para seguir la pista a la villana. Su amigo no es otro que un gusano, con el que recorrerá numerosos niveles para poder llegar hasta su objetivo; una curiosa pareja la de Chicken Wiggle, que combina sus habilidades para abrirse paso.

Una pareja imparable

En Chicken Wiggle tenemos que salvar a nuestros amigos de las celdas en las que están atrapados, pero es necesario superar antes los diferentes niveles del juego para alcanzarlos. Para ello, contamos con las habilidades combinadas de los protagonistas; con el pico del pollo podemos romper obstáculos y derrotar enemigos y el gusano se estira para llegar a lugares difíciles y aturdir a los rivales.

Con esta combinación avanzamos en escenarios de temática variada, en los que vamos recogiendo objetos opcionales con los que se completa el nivel al 100%. Por un lado, tenemos gemas que nos sirven de guía para saber qué debemos hacer para continuar; por otro lado, en cada nivel hay tres letras ocultas que cuando se juntan se forma la palabra FUN. Asimismo, si no sabemos continuar, en cada nivel se nos da una pista sobre los peligros que hay que evitar.

No hay obstáculo que se nos resista

A lo largo de Chicken Wiggle aparecen bloques que se interponen en nuestro camino y los hay de todo tipo; por ejemplo algunos tienen pinchos y si nos chocamos con ellos se termina nuestra aventura, otros con forma de nube empiezan a desaparecer cuando nos ponemos en ellos, incluso hay bloques invisibles que no vemos a menos que estemos encima.

Los bloques no es lo único que nos debe preocupar, ya que en Chicken Wiggle también hay que plantarle cara a enemigos que no nos dejarán seguir adelante si no acabamos con ellos antes. Aquí es donde entra la combinación de del pollo y el gusano; al estirarse este último podemos aturdir al rival o quitarle alguna armadura que pueda llevar y con el pico del pollo lo eliminamos, pero no nos lo pondrán fácil, pues saltan, se mueven y hasta tiran fuego.

No todo lo que encontramos en los escenarios es malo, puesto que hay objetos que nos ayudan a superar los niveles. Por una parte, hay elementos que sirven para sortear tramos que no podemos pasar, como un globo con un contador de movimientos para poder volar. Por otra parte, los protagonistas de Chicken Wiggle pueden ponerse diversos trajes que les proporcionan habilidades especiales, como poder usar las alas para volar o correr a toda velocidad.

Coge el puntero y a crear con Chicken Wiggle

Uno de los aspectos más interesantes de Chicken Wiggle es la opción de crear nuestros propios niveles. Con la ayuda del puntero y la pantalla táctil podemos dar rienda suelta a nuestra imaginación y hacer escenarios en los que podemos incluir los obstáculos, los enemigos y los objetos que queramos. Además, se puede modificar el objetivo de estos; por ejemplo, en vez de tener que rescatar un pollo de una jaula podemos hacer que sea necesario recolectar todas las gemas para ganar. Estos niveles se pueden compartir, es por ello por lo que se pueden dar a conocer nuestras creaciones e intentar superar las de otros jugadores.

Sin duda, Chicken Wiggle es un juego muy interesante con el que podemos divertirnos, ya sea con el modo aventura para seguir la historia hasta el final, creando niveles para jugarlos y compartirlos, o también explorar los de otros jugadores y ver si somos capaces de superar sus desafíos. Una opción con la que será difícil aburrirse y que nos ofrece muchas horas de diversión diseñando y jugando.