Pokkén Tournament DX

Nueva temporada de combates Pokémon, ahora en Nintendo Switch.

Pokkén Tournament fue una sorpresa en su momento, el deseo de muchos entrenadores de controlar libremente a sus Pokémon, de no ceñirse a un puñado de movimientos en combate. La colaboración de Bandai Namco resultó en un notable título de lucha, el cual cosechó unas nada desmerecidas ventas en Wii U aunque su salto de la recreativa acarreó ciertas debilidades.

Tras utilizar un Revivir, Pokkén Tournament experimenta una segunda vida, esta vez en Nintendo Switch. La consola híbrida recibe una adaptación con ciertas mejoras, una versión Deluxe que viene a cuidar de las debilidades anteriores. De esta forma, se continúa con la línea marcada por Mario Kart 8 Deluxe, haciendo llegar grandes juegos de Wii U a nuevos jugadores además de ofrecer novedades a aquellos que, habiendo disfrutado el juego, tengan la tentación de volver a ponerse la gorra de entrenador.

Sin embargo, ¿este juego realmente merecía una nueva oportunidad entre el vasto catálogo de la fallida sobremesa de Nintendo? ¿Justifica el DX una evolución suficiente? Tras un duro entrenamiento, os contamos nuestra odisea para alzarnos como campeones de la Liga Ferrum.

Nueva generación de combatientes

Qué sería de un buen combate Pokémon sin estas criaturas. Son más de 700 las que están registradas en la Pokédex, aunque no todos pueden hacer frente a las exigencias que plantea la Liga Ferrum. Solo un puñado de ellos, los más aptos, han sido designados para los muchos combates que esperan a cientos de entrenadores ansiando conseguir el título de campeón.

Antiguas caras retornan a Pokkén Tournament DX. Todo el plantel que encontramos en el título de Wii U vuelve tras un duro entrenamiento. Dividido en cuatro categorías (Ataque, Velocidad, Técnica y Estándar) los distintos Pokémon gozan de multitud de habilidades, cada una diferente, que bien usadas marcarán la diferencia en combate.

De esta forma, encontramos a expertos en el combate a distancia como Braixen, otros más avezados en el cuerpo a cuerpo como Machamp o los que disponen de arriesgados pero efectivos combos como Gengar. Visitando todas las generaciones, algunos de los Pokémon más carismáticos de cada una de ellas está representado en un plantel que crece con nuevas incorporaciones, la mayoría rescatados de las recreativas.

Mientras que la versión de recreativas continuaba expandiéndose, Wii U se quedó estancada. Finalmente, DX viene a recoger los nuevos combatientes que se unieron tras el lanzamiento del título. Scizor, Croagunk, Empoleon y Darkrai amplían la elección de compañero de combate, otorgando nuevos estilos y una mayor variedad en un plantel inicialmente escaso. Sin embargo, la incorporación más sonada es la de Decidueye. El inicial se convierte en la incorporación estrella, siendo el representante de la región de Alola.

Movimientos Pokémon y combos se cruzarán en los distintos combates, los cuales conservan una de las grandes diferencias con respecto a otros títulos del género. Sin cambios, Pokkén Tournament DX mantiene su carismático cambio de fase. Activado al realizar ciertos movimientos o causar cierta cantidad de daño, a lo largo del combate se alterna entre dos fases: abierta y duelo. Mientras que en la fase abierta podremos desplazarnos por todo el campo de forma tridimensional, la fase duelo reduce el combate a las dos dimensiones.

Será importante marcar el ritmo del combate. Las tácticas son distintas en cada fase, así como la cantidad de daño realizado siendo la fase duelo el momento ideal para causar un daño crítico al Pokémon rival. También podremos emplear combos y movimientos diferentes en cada una de ellas, así como el llevar la iniciativa del cambio de fase nos recompensará con un incremento de las barras de Pokémon de apoyo y sinergia.

Estos Pokémon de apoyo podremos usarlos en cualquier momento del combate, pudiendo atacar, inhibir movimientos o crear estados alterados que afectan al ataque, defensa y velocidad del Pokémon objetivo. Se incorporan a este amplio elenco Litten y Popplio, quienes junto a Decidueye abanderan a Alola en competición. Junto a ellos encontramos la sinergia, la cual dotará de un poder extraordinario a nuestros Pokémon, pudiendo efectuar destructivos combos así como un golpe final que, bien encajado, causará grandes daños.

Todos estos movimientos se realizan a través de unos efectivos controles. Resumido en golpes débiles y fuertes a través de la X e Y, podremos encadenar distintas combinaciones para realizar los combos, sumándose a ellos los ataques Pokémon a través del botón A, más versátiles y diferentes en cada combatiente. Los agarres y contraataques estarán a la orden del día, cerrando junto a los golpes un triángulo al más puro estilo Piedra-Papel-Tijera, siendo cierto movimiento más fuerte contra otro.

Pero, ¿cómo le ha sentado el paso del GamePad a los Joy-Con? Nada desmerecido, sin duda. Durante la realización de los movimientos, la mayor debilidad la vemos en la carencia de una cruceta convencional, subsanado con el mando Pro, sin lugar a dudas la mejor forma de disfrutar de la acción de Pokkén. La vibración HD acentúa la sensación de cada golpe, sin ser nada meritorio. En resumidas cuentas, se siente igual de preciso y efectivo que en Wii U, resultando en una buena adaptación de los controles de Switch.

Todo Pokémon tiene su debilidad

Una de las debilidades de Pokkén Tournament en Wii U fue su escasa oferta de modos. Como de estudiarse la tabla de tipos se tratase, Nintendo ha sabido corregir en mayor o menor medida una de las mayores debilidades de su título, no ampliando sustancialmente el número de modos pero sí haciéndolos más atractivos.

De nuevo, nuestra historia como entrenador se resume en la Liga Ferrum. Organizada en distintas fases, arrastra las mismas características que en Wii U: cuatro ligas a disputar, cada una con una serie de combates clasificatorios, con el objetivo de alzarse con el título de campeón. Una vez alcancemos  los primeros puestos en cada una de ellas, se disputará un torneo entre los mejores, teniendo el ganador el derecho de enfrentarse con el mejor entrenador de cada una de ellas para pasar a la siguiente.

Ir escalando puestos equivaldrá a mayor prestigio, aumento de rango y, por ende, de la dificultad. Con una curva ascendente, los combates sencillos irán desapareciendo conforme ascendamos puestos, siendo desafiantes aquellos contra los líderes de cada liga. Sin sorpresas, la Liga Ferrum se siente insípida, sin un objetivo real más allá de realizar decenas de combates con el fin de alcanzar el título de campeón. Ni siquiera la inclusión de misiones en cada liga subsanan esta situación, teniendo que realizar tareas como activar cierto Pokémon de apoyo o realizar un movimiento en concreto un número de veces. Pudiendo dar razones a aquellos más completistas, un modo historia más elaborado habría sido lo idóneo, redondeando la experiencia de modos individual ofrecida en Pokkén.

Sin embargo, la renovación de modos no radica únicamente en la Liga Ferrum. Dedicando gran parte del tiempo jugado a las modalidades de combate, las individuales ven ampliada su oferta. A las dos modalidades anteriores, básico y especial, se suman los combates por equipo. En ellos habrá que completar un equipo con tres Pokémon, ganando aquel que consiga derrotar antes a su oponente. Será importante decidir la estrategia a tomar, así como tener en consideración que la barra de vida de los Pokémon no se irá rellenando tras cada ronda.

Los estilos básicos y especial conservan las características de Wii U. Inciso en la modalidad especial, donde al más puro estilo Mario Kart irán apareciendo objetos en medio del combate. Éstos permitirán rellenar la vida, barra de sinergia u otorgar estados alterados, tanto positivos como negativos, al Pokémon que los coja. Además, estos combates son completamente personalizables, pudiendo seleccionar la dificultad de la CPU, número de rondas y su duración entre otros.

Otra de las novedades son los Retos Diarios. Cada día, se podrá optar por realizar un combate con unas normas preestablecidas. Atendiendo a cualquier modalidad, deberemos afrontarlo con los Pokémon de combate y apoyo que se nos exijan, teniendo que cumplir los requisitos para obtener las recompensas. Siendo algo meramente anecdótico, el combatir con Pokémon a los que no estemos acostumbrados resulta desafiante, así como es una buena forma de obtener puntos de habilidad con los que perfeccionar sus habilidades.

Estos puntos de habilidad, los cuales se obtienen además subiendo de nivel a los Pokémon, permiten mejorar sus características en combate, como su potencia de ataque, capacidad defensiva o efectividad de la sinergia y Pokémon de apoyo. Se podrán gestionar en Mi zona, centro de nuestra actividad como entrenadores. Allí podremos personalizar a nuestro entrenador, pudiendo adquirir diferentes complementos, así como gestionar nuestros Pokémon y ficha de entrenador, carnet de presentación de cara al público. Finalmente, aquellos novatos encontrarán las puertas del dojo abiertas para prácticar, siendo aconsejable visitarlo para aprender las mecánicas más básicas, así como movimientos y combos específicos para cada Pokémon.

Potencial multijugador

La faceta multijugador en Pokkén Tournament DX es incomparable a su oferta individual. El potencial de este título radica en el multijugador y Switch consigue expandirlo gracias a sus posibilidades de juego local.

Esta modalidad es sin duda una de las grandes joyas ofrecidas por Pokkén. Con opciones de juego local, hasta dos jugadores podrán enfrentarse en las tres modalidades de combate. El uso de los Joy-Con se convierte en un gran atractivo para disputar un puñado de combates con amigos, especialmente en el modo portátil. El único inconveniente quizás sea la disposición de los controles en cada mando individual, siendo más aconsejable este manejo para partidas rápidas antes que para juego más competitivo.

La faceta local ve acentuada su presencia gracias a las opciones de juego inalámbrico de Nintendo Switch. La conexión inalámbrica de la consola posibilita esta forma de jugar siempre y cuando cada jugador disponga de una copia del juego. Con este añadido, uno de los grandes atractivos de Pokkén reside en sus posibilidades locales, siendo un título excelente en este ámbito, sin desmerecer sus opciones online.

 

El juego online se ve reforzado en gran medida con varios cambios. En primer lugar, se podrán disputar varias modalidades de combate donde a los combates amistosos se suman los oficiales y en grupo. Mientras que la primera modalidad se enfoca en el competitivo realizando combates que definirán nuestro rango, el segundo de ellos refuerza el juego con amigos. En los combates por grupo, podremos realizar torneos, gestionando aspectos como las normas, número de participantes o el periodo en el que permanecerá abierto. Además, habrá acceso a un ránking online donde poder descubrir quién ha sido el mejor entrenador.

Sin lugar a dudas, el multijugador es uno de los grandes atractivos que residen en Pokkén Tournament DX. La entrega de Switch apuesta fuertemente por esta faceta, en especial por el juego en local, así como no desmerece el juego competitivo. La experiencia multijugador ha sido refinada en esta nueva oportunidad para Pokkén, siendo sin dudas uno de los grandes reclamos del título de cara a nuevos y anteriores compradores en Wii U del juego.

Cabe concluir con la incorporación de las repeticiones. La Cámara Lucha amplía sus compatibilidades, permitiendo grabar nuestros combates, así como poder realizar la búsqueda de repeticiones de otros jugadores seleccionando, entre otros, un Pokémon en concreto participante en la lucha por ejemplo. Además, aparecerán las distintas combinaciones de botones, perfecto para poder aprender nuevos combos o técnicas que emplear en futuros enfrentamientos.

Conclusión

Pokkén Tournament merecía una segunda oportunidad y ha sido Nintendo Switch quien ha brindado una segunda vida al título de lucha. Con todo el contenido que salió a posteriori en recreativas, se corrige el escaso plantel inicial que disponía la entrega de Wii U, superando actualmente la barrera de los 20 luchadores. Además, otras deficiencias han sido corregidas, como el perfeccionamiento de algunos modos, renovados en cuanto a contenido.

Sin embargo, el título sigue acusando debilidades, entre ellas el descafeinado “modo historia”, reducido a un arcade donde realizar multitud de enfrentamientos, con apenas incentivos que hagan permanecer al jugador enganchado para superarlo. Lejos de los combates individuales, la oferta de modos es escasa. Pero realmente la apuesta de Pokkén Tournament DX viene por su faceta multijugador.

Switch brinda al título con un gran potencial en este ámbito. El modo de juego local le queda como anillo al dedo, pudiendo disfrutar de combates a dos en cualquier momento con una consola mediante el juego con ambos Joy-Con, además de mediante la conexión inalámbrica. El online se perfecciona con lo combates competitivos y la creación de grupos con amigos, así como las repeticiones son un excelente añadido para aquellos decididos a perfeccionar su habilidad en combate o guardar los mejores enfrentamientos.

¿Justifica pasar de nuevo por caja? En cuanto a contenido, las novedades pueden aparentar escasas. Solo Decidueye ha sido la única nueva incursión, así como aquellos de las recreativas podrían haber llegado a Wii U perfectamente, aunque estas incorporaciones subsanan el pobre plantel inicial. A nivel técnico, Pokkén Tournament DX luce muy similar a Wii U, a remarcar una mejor fluidez, ejecutándose el juego a 60fps y 1080p en modo sobremesa (reducido a 720p en portátil) sintiéndose vibrante su acción en la pequeña pantalla.

Lo nuevos jugadores encontrarán en Pokkén un excelente título de lucha, diferente en cuanto a los demás juegos dentro del género. Por otra parte, el juego en portátil es uno de los principales reclamos para los que lo disfrutaron en Wii U. Las bondades de esta versión residen, entonces, en una experiencia multijugador más refinada, aprovechando el potencial de Switch en este ámbito, así como la posibilidad de disfrutar el título donde queramos. Pokkén Tournament DX llegará a Nintendo Switch el próximo 22 de septiembre.