Circle Entertainment vuelve a Nintendo 3DS con su saga de RPGs de estrategia Low Cost. ¿Merece la pena?

El rol táctico siempre ha sido un género bastante laureado entre la comunidad de jugadores por la calidad de la gran mayoría de sus juegos. Los jugadores de consolas Nintendo hemos podido probar las buenas cualidades de este tipo de títulos con sagas como Final Fantasy Tactics o Fire Emblem. Al plantel de juegos que podemos aglomerar a este género, hay que añadir el juego que hoy nos atañe, Mercenaries Saga 3: Gray Wolves of War.

Un vasto mundo dividido en dos continentes.

De primeras nos encontraremos con una historia bastante convencional para el género. Sin entrar en spoilers innecesarios, la trama se centra en la lucha entre dos continentes totalmente opuestos. El primero de ellos, conocido como el reino de Flare, se sitúa en el norte del país y es un reino que cuenta con ejército y una armamentística industrial muy desarrollada. Por el contrario, al sur del país se encuentran las tribus de Kirialos, un reino muy fragmentado debido a las intensas luchas entre su población por la subsistencia.

En este contexto, el reino de Flare pretende implantar un falso gobierno en  las tribus de Kirialos para enviar las pocas riquezas con las que cuenta este territorio hacia el reino más poderoso.  Pero esta situación durará bastante poco, ya que desde el sur se dan cuenta del engaño realizado por el reino de Flare y se forman diferentes grupos anti sistemas conocidos como el Ejército de Liberación. Para enfrentarse a ellos, desde el gobierno se crea la Coronea, un equipo de mercenarios que se unen a la causa, y es ahí donde comienza nuestra verdadera historia. Con un pequeño grupo de cuatro personajes afrontaremos nuestras hazañas: un caballero, un arquero, una ladrona y una maga blanca. Pero no tardaremos mucho en ir reclutando a más mercenarios para nuestros fines.

Un cliché innecesario.

Si bien la historia se podría decir que no se puede calificar como “mala”, al mismo tiempo tampoco podemos colocarla entre los estandartes de este género.  Esto es debido a que no innova respecto a lo existente, pero es que, además, tampoco profundiza y, por lo tanto, no nos hace sentirnos partícipes dentro del título. Los personajes siguen la estela del título en general y, salvo alguno que otro, no sentimos interés por ellos, hecho que es trascendental para el disfrute de la historia de un juego de este tipo.

No obstante, no todos los aspectos respecto a la historia del título son negativos. Por ejemplo, un aspecto muy positivo podría ser la historia narrada con la que cuenta este Mercenaries Saga 3. Por desgracia, se necesita un nivel medio, o incluso medio alto, de inglés para comprender con solvencia la trama del título.

Diferente pero no bien logrado

La jugabilidad de este título no difiere demasiado de lo que se ha visto en videojuegos como Final Fantasy Tactic Advance . No obstante, para los que no sean expertos en este tipo de juegos, se les ofrecerá un tutorial donde aprenderás las facetas básicas como  atacar o usar objetos.

Al principio de cada batalla,  el jugador debe colocar a sus personajes dentro de un área predeterminada  pero no basta solamente con colocarlos, ya que se debe elegir la dirección hacia donde mira. El juego nos indica el número máximo de personajes disponible para utilizar por nivel. Una vez elegidos por el jugador, se inicia la batalla y siempre tendremos el primer turno.

Existen diversas opciones para el jugador; entre ellas puede atacar, moverse, elegir una habilidad o un objeto y, por último, investigar la casilla donde uno debe esperar. Nuestro turno acaba cuando le demos esperar o hayamos acabado con nuestros comandos de acción ya sea atacando, usando un objeto o investigando. No obstante, existe una particularidad con el patrón de esperar, ya que, si posemos un escudo, el comando esperar se transforma en defender.  Cuando el jugador haya utilizado a todos los personajes,  el turno termina y la acción pasa al enemigo.

Muchas veces, el juego nos da dos condiciones de victoria diversas y con realizar una de ellas la batalla finaliza. Al mismo tiempo, las condiciones de derrota son similares. El ritmo de batallas del juego puede pecar de ser bastante lento respecto a diversos títulos dentro del género, y esto se acentúa debido a la repetitiva banda sonora con la que cuenta el videojuego. Por último, hay que hablar respecto a la inadecuada curva de dificultad del título. Como no cuenta con un sistema compensado de dificultad, el juego pasa de ser excesivamente fácil a ser tremendamente difícil.

Apartado técnico que cumple con las expectativas

Mercenaries Saga 3: Gray Wolves of War presenta un apartado técnico bastante positivo respecto a lo que es la saga  y además de ello teniendo en cuenta que no es un título con bastante apoyo económico. De este apartado habría que destacar la particularidad de la utilización de la vista isométrica, ya que gracias a ella los escenarios son un cubo, es decir, podremos observar diferencias de altura dentro del escenario. Este hecho especial dará más profundidad al juego.

Este título contiene sprites en 16 bits y al mismo tiempo durante las conversaciones que se dan en el título, los avatares contienen un estilo anime. Para finalizar, el juego no tiene efecto 3D. No obstante, esto hecho podrá ser positivo, ya que la aplicación de un efecto 3D a este tipo de títulos rompería la esencia de los mismos.

Conclusión

Si bien no estamos ante una obra maestra, ni por supuesto podríamos colocar  a este título entre los mejores dentro de su género; Mercenaries Saga 3: Gray Wolves of War cumple  de manera adecuada en casi todos sus aspectos, siendo  la historia su punto más flojo y el sistema de combate lo mejor del título. Por otro lado, solo cuesta 6€.

Comentarios
  1. 1.
    Pues a mi me gusta y bastante lo que veo. Tiene una pinta muy parecida a los Ogre Battle.
    Y viniendo de experiencias como los FF Tactics, Stella Deus, Kartia, Vandal Hearts, mas todavía. Estos juegos no buscan super gráficos. Por eso me encantan los TRPGs: jugabilidad pura. Es esta clase de títulos me fascinan los combates. A veces ni me importa la historia.
    En cuanto al idioma, nunca ha sido un problema para mi. Le pondría un 7.5.