Seguir
Portada » Análisis » Mega Drive Mini - Reseña

Mega Drive Mini - Reseña

Parece que era ayer cuando en el patio del colegio se disputaban épicas batallas sobre si era mejor la Super Nintendo o la Mega Drive. No importaba cuál ganase, al final todos nos íbamos a casa del que tenía «la otra» para jugar a un par de juegos que nos acababan gustando más que incluso algunos de la nuestra. Ahora, con Mega Drive Mini, ha vuelto esa rivalidad en tamaño compacto, pero su público mira aquellos momentos con alegría y nostalgia al compararlos con el extremismo que suele verse hoy día.

Soplando cartuchos

Si nos fijamos en el lanzamiento de la nueva consola, es irremediable que se realicen comparaciones con las versiones mini de Nintendo. En este caso, nos espera una fiel reproducción, que cuida todos los detalles, de la mítica Mega Drive en su versión europea, o Genesis en caso de que la compréis en América, que contiene todos los interruptores que tenía la original – aunque sean a modo de accesorio estético. El botón de encendido sigue teniendo su misma función, y el reset nos vale para salir al menú principal desde un juego.

Las conexiones han cambiado, obviamente, para adaptarse a los tiempos que corren. Los mandos ahora van por puerto USB, algo que hace que la entrada sea compatible con varios modelos de mandos y que encima puedan usarse incluso en un PC (una gran decisión). Por la parte trasera encontramos dos entradas, la de energía y un puerto HDMI. El cable de corriente es el mismo que utilizan muchos móviles en la actualidad (no el nuevo modelo USB C como Switch, sino el de antes Micro-B) y para que funcione basta con conectarlo al puerto USB del televisor. En caso de no disponer de esa entrada, con cualquier adaptador puede enchufarse a la pared.

Una colección de escándalo

La colección completa de títulos la podéis consultar aquí, pero os adelantamos que está llena de títulos míticos. Se ha cuidado no saturar con muchas entregas de las series más iconicas, y también incluir licencias de terceros de calidad, como Castlevania o Mega Man e incluso Mickey Mouse. En total son 42 juegos bastante variados que darán alegrías a más de un jugador, entre los que se encuentra la versión de Tetris que fue ultra limitada en su día. Siempre se le puede pedir más a cualquier listado de un recopilatorio, pero la verdad es que es bastante completo, tanto en variedad como en cantidad (personalmente solo con Dynamite Headdy me la han vendido).

Cuando encendemos la consola tenemos acceso a un menú – con música creada especialmente para la ocasión – en el que se muestran todos los títulos (que podemos ordenar por varios criterios) y una sección de ajustes para adaptar la experiencia lo máximo posible a nuestro gusto, en términos de idioma y visualización sobre todo. Cada juego cuenta además con un menú adicional al que se accede dejando pulsado Start varios segundos (quizás podría haberse buscado una opción más rápida para ello) en el que podemos usar guardados rápidos, reiniciar el juego o irnos al menú principal de la consola.

Ahora no es Mario vs Sonic, es Mario y Sonic

Tras probar y trastear la Mega Drive Mini, podríamos hablar de que supera en todos sus aspectos a SNES Mini, dejando al margen el gusto por los juegos que incluye cada una. Los mandos son reproducciones de los originales de buena calidad y que se sienten cómodos, además de contar con un cable de 2 metros de longitud. La única pega del mando es que sea la versión de tres botones y no la de seis (que puede adquirirse por separado), más apropiado para títulos de lucha.

Por lo tanto, podemos encontrar que Mega Drive Mini ofrece dos mandos de serie y un fuerte catálogo a un precio bastante atractivo, y un paquete bastante completo. La caja viene un poco justa para todo lo que tiene en su interior, pero la disposición de las propias aperturas de la caja hacen que haya hasta una pequeña separación entre los mandos. Todo su contenido viene empaquetado en bolsas o protectores individuales, y los cables vienen liados para ocupar el mínimo espacio. En definitiva, una consola en la que se ha cuidado lo externo y lo interno a partes iguales.

En cualquier caso, la nueva consola ya no llega para hacer un «Nintendon’t», sino que los amantes de lo retro la recibimos con los brazos abiertos y como una nueva adquisición para nuestras colecciones. La época de la disputa entre SEGA y Nintendo ha terminado y, los que antiguamente eran rivales, ahora son compañeros.

Escrito por
Pikmin de nacimiento y strawhard de corazón, colecciono monedas DK por diversión.

¿Te ha gustado?

1 0
Comentarios

Para comentar tienes que estar logueado

Si no tienes una cuenta, puedes crearte una al instante para comentar.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Javier Aranda hace 5 días, 3 horas.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.