Portada » Análisis » The Battle Cats POP!

The Battle Cats POP!

The Battle Cats POP! es un éxito free-to play en móviles. En Japón al menos, lo peta, y mucho. No es de extrañar que cuando PONOS quiso llevarlo a 3DS como un juego completo (sin micropagos) se le dedicase incluso un espacio en la última Nintendo Direct nipona para enfatizar todavía más la noticia. El juego tiene esa locura que en Japón es habitual y aquí suele verse extraña, aunque cada vez menos. Y además, tiene gatos… personalmente no me gustan demasiado, pero todo el mundo los adora y los busca por internet, ¿no?

Nadie puede detener al ejército minino

Los adorables gatos han decidido hacerse con el control del mundo (si no lo tenían ya de por sí). Una historia sencilla  loca, y que además sabe dar sorpresas. Pero aquí interesa poco, es más una anécdota graciosa que sirve de introducción y de final a cada uno de los tres episodios que forman del juego. Al igual que los comentarios del gato que aparece en el menú o las descripciones de todos los enemigos y personajes que podemos controlar, son casi todas ideas absurdas pero que saben sacar una sonrisa y, a diferencia de la versión de móvil, está todo en completo castellano.

Lo normal de ver un juego de móvil en consola es olvidarse de cosas como esperar, pagar de vez en cuando y otras cosas así, ya que pagas por una experiencia completa. Todo eso lo cumple The Battle Cats POP! regalando incluso latas (la moneda del juego que podía comprarse con dinero real) periódicamente. Existe sin embargo la espera de móvil. Cada nivel tiene un valor de liderazgo que consume al jugarlo y dicho atributo no es ilimitado, y al final se acaba agotando. Puede rellenarse con latas fácilmente, pero quizás lo ideal es esperar, algo que al ser un juego para ratos cortos no le sienta mal (se recarga relativamente rápido de hecho). Incomprensible sí, pero no rompe tampoco mucho el ritmo de juego.

Y ahora la pregunta clave, ¿de qué va este juego? Se dice que es un Tower defense, se puede comparar a Plants vs Zombies, pero aquí los elementos “torres” avanzan lateralmente en 2D, y van a luchar cara a cara con los enemigos que quieren llegar a nuestra base, siendo el objetivo final de nuestro ejército el de tomar la base enemiga. Ambas bases tienen una cantidad de vida que hay que dejar a 0, además de ser el punto de salida de las tropas de cada uno de los bandos. Nuestra base tiene incluso un cañón que se va cargando con el paso del tiempo y que nos permite realizar un disparo que hace bastante daño, pudiendo disparar en varias ocasiones si la duración de la partida lo permite. Existe además la posibilidad de invocar a un dios para que, a cambio de latas, cambie algo el rumbo del combate a nuestro favor.

Combates de gatos

Los combates funcionan de la siguiente manera: existe un “currela” que está pringando todo el rato haciendo que ganemos dinero. Con ese dinero se puede pagar la aparición de uno de los diez gatos que forman nuestro equipo actual o bien hacer que el currela suba de nivel para aumentar el tamaño máximo de la cartera y la velocidad con la que se llena ésta. Además, derrotar enemigos también se traduce en dinero, por lo que buscar el equilibrio entre mejorar al currela, sacar tropas pequeñas o esperar para sacar otras más poderosas y más caras será lo que decidirá nuestra fortuna. En fases más avanzadas puede que incluso un equipo de gatos mal escogido suponga la derrota.

33254[1]

Nuestros gatos se van consiguiendo gastando puntos de experiencia cuando aparecen en la tienda de mejoras, aunque también se pueden usar tickets especiales y latas para sacar bolas de una máquina expendedora que contiene gatos raros, algunos demasiado raros (y si sale repe, se puede convertir en experiencia). La experiencia también sirve para subir a los gatos de nivel, pudiendo incluso evolucionar al alcanzar un nivel determinado, y para mejorar las capacidades del currela, nuestra base y su cañón, y otros aspectos del juego. Existe aparte una tienda para comprar objetos de un único uso para empezar los combates con otro pie o cambiar latas por cantidades ingentes de experiencia.

The Battle Cats POP! merece la pena

En general el juego se hace muy disfrutable, planteando verdaderos retos sobre todo a partir del segundo episodio. Eso sí, siempre la cabeza para elegir equipo, la suerte de los gatos obtenidos en los sets especiales y el uso de nuestras latas serán vitales para hacer que el camino sea más o menos sencillo. Lo bueno es que siempre se puede esperar a obtener las 10 latas diarias o repetir algunas fases que tienen bonus especial de latas y así poder avanzar cuando nos quedamos algo bloqueados. La dificultad va subiendo, teniendo un pico considerable tras la aparición de enemigos negros, que harán que se vuelva casi necesario tener un gato en concreto que sea bueno contra ellos, y a partir de ahí una decisión mal tomada puede traducirse en partida perdida.

Largo y rejugable, sobre todo para obtener tesoros que pueden aparecer como premios en las fases y que aportan ventajas extra, un modo desafío en el que hay que sobrevivir todo lo posible y un modo vs local hacen que la experiencia tenga una duración todavía mayor.  Perfecto para partidas cortas, en total un mínimo de 10 horas no las quita nadie, pero para sacar trofeos, gatos, y todos los contenidos del juego ese número de multiplica.

A nivel estético los gatos y sus rarezas enamoran, hay pocos colores y diseños sencillos, pero en pantalla puede haber decenas de combatientes a la vez y la consola no se resiente en absoluto. Es muy curioso además ver la base de cada país invadido, como puede ser la Torre Eiffel de Francia o una plaza de toros en España, habiendo algunos que son icónicos y otros que son divertidos. La música no es muy variada, hay pocos temas, pero los pocos que hay acompañan y no se sienten cargantes para nada.

33255[1]

En definitiva, The Battle Cats POP! – o como a mí me gusta llamarlo, “los gatos” – es un juego Tower Defense que es adictivo, convence y se hace jugable sin demasiada explicación con un tutorial en las primeras fases sencillo y bien planteado. Su mayor pega es su mayor virtud: el paso al móvil, con algunas cosas que nos obligan a esperar, pero sin tener que pagar nada extra. Si te gustan esas joyitas adictivas de móvil en 3DS, dale una oportunidad.

Nota Revogamers

Sencillo, directo y entretenido. Buen juego de su género y que se hace asequible para todos los públicos.

8
Escrito por
Pikmin de nacimiento y strawhard de corazón, colecciono monedas DK por diversión.

¿Te ha Gustado?

0 0
Comentarios
Comentarios

Para comentar tienes que estar logueado

Si no tienes una cuenta, puedes crearte una al instante para comentar.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Javier Aranda hace 2 años, 4 meses.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Contraseña perdida

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.